Asesinatos enlutan a la música grupera mexicana
2536A.jpg
Los tres últimos asesinatos de gruperos mexicanos elevan al menos a 10 las víctimas mortales en los últimos años de intérpretes de este género musical, a menudo cantando canciones con letras al narcotráfico y la delincuencia organizada.
Nombres como Sergio Gómez, vocalista del grupo K-Paz de la Sierra; Zayda Peña, cantante de la banda Zayda y Los Culpables; Trigo Figueroa, hijo de Joan Sebastian; Valentín Elizalde, "El Gallo de Oro"; Javier Morales, cantante de Los Implacables del Norte, así como 4 integrantes de la Banda Fugaz, son parte de los cantantes de la música grupera asesinados sin saberse el motivo real.
Una reciente muerte fue el secuestro y asesinato del conocido vocalista del grupo K-Paz de la Sierra, Sergio Gómez, cuyo cuerpo fue hallado el lunes 3 en un camino rural del poblado de Chiquimitío, en el estado de Michoacán.
El intérprete, quien había recibido amenazas para que no actuara en Morelia, Michoacán, fue secuestrado en la madrugada del domingo por hombres armados junto con dos representantes de la banda, después de terminar un show.
Los dos representantes fueron liberados más tarde, no así Gómez, cuyo cuerpo fue encontrado al día siguiente con signos de tortura.
La policía trabaja con varias hipótesis, entre ellas la venganza o el cumplimiento de una amenaza.
El domingo 2 también perdió la vida Zayda Peña, vocalista de 28 años del grupo Zayda y Los Culpables, quien fue rematada en un hospital de la ciudad de Matamoros, Tamaulipas, donde fue intervenida quirúrgicamente tras un disparo recibido en el cuello un día antes.
A Zayda le dieron un disparo por la espalda en un motel, en un hecho en el que fallecieron una amiga de la cantante y un empleado del inmueble.
Un sicario burló la seguridad del hospital donde era atendida y remató a la cantante con dos balazos en el rostro. Posteriormente el hombre se dió a la fuga.
Las autoridades encontraron el jueves 6 el cadáver del trompetista José Luis Aquino, de 33 años que tocaba en el grupo Los Conde en un río del sur de México, en lo que al parecer fue el tercer asesinato brutal de un músico mexicano en menos de una semana.
La policía lo encontró con las manos y pies atados y una bolsa de nylon en la cabeza y presentaba golpes en el cráneo, e indicó que las autoridades investigaban posibles motivos, pero que se sospechaba un crimen pasional.
Según el sitio en internet del grupo, sus miembros aparecieron a principios de la década de 1990 en la película "Mafioso pero gracioso".
La música grupera es uno de los géneros más populares en México y se caracteriza por los "narcocorridos" (canciones sobre el tráfico de drogas) y temas picarescos.
Sus intérpretes son formaciones de varias personas que se visten uniformadas con sombreros de vaquero, trajes con flecos del mismo color, cinturones con grandes hebillas y botas de cuero, y suelen lucir bigote.
Cuentan con muchos aficionados en las filas de las organizaciones criminales y en ocasiones sus temas reflejan la realidad de la violencia y el tráfico de drogas en México, como en las populares canciones Jefe de jefes, de Los Tigres del Norte, y El papá de los pollitos, de Los Tucanes de Tijuana.
En agosto de 2006 tuvo mucha repercusión el asesinato de Trigo Figueroa, hijo del veterano cantante Joan Sebastian. Figueroa, quien intentaba calmar los ánimos de los asistentes a un concierto de su padre en el condado de Hidalgo, Texas, recibió un balazo en la nuca que acabó con su vida.
Otro caso notorio fue la muerte de Valentín Elizalde, de 27 años, conocido como "El Gallo de Oro". Fue asesinado a tiros el 25 de noviembre de 2006 después de presentarse en un palenque de Reynosa, Tamaulipas, en un ataque en el que también fallecieron su chofer y su representante. Su muerte dio pie a múltiples rumores sobre su posible relación con la delincuencia organizada y de forma extraoficial se habló de la autoría del cartel de Sinaloa, una de las más poderosas organizaciones de tráfico de drogas de México.
Quince días más tarde, el 11 de diciembre, el cantante Lupillo Rivera salvó la vida tras un atentado fallido en Guadalajara, cuando a su salida de un restaurante le dispararon siete balas desde un automóvil.
Pocos después falleció Javier Morales, cantante de Los Implacables del Norte, quien recibió varios disparos desde un automóvil en marcha en Huetamo, Michoacán.
En febrero de este año, cuatro miembros de la Banda Fugaz también resultaron muertos luego de ofrecer un espectáculo en Michoacán.
Se recuerda también la muerte de Adán Chalino Sánchez, ocurrida el 24 de marzo de 2004 en un accidente automovilístico en el que viajaba al lado de su representante, Lorena Rodríguez, y un chofer de la empresa que los contrató para trabajar en Nayarit. Curiosamente en 1992, ahí también murió asesinado su padre, Chalino Sánchez, el creador del "narcocorrido".
Igualmente cabe recordar que Vicente Fernández Jr. fue secuestrado durante varios meses. La negociación para dejarlo en libertad tras haberle cortado un dedo costó muchos miles de dólares. Esta serie de trágicos eventos confirma que el medio grupero ha vivido las peores tragedias en el mundo de la música mexicana en los últimos años.
Edición de esta semana
CLUB ROTARIO DE WEST LITTLE ROCK OTORGA BECAS A LATINOS 
El miércoles 13 durante su junta semanal regular, el West Little Rock Rotary Club a través de su Fondo de Educación y Beneficencia, entregó becas de estudios de $1.000 por semestre para el año académico 2018-19, a tres jóvenes estudiantes secundarios graduados que cumplieron con los requisitos de calificaciones, necesidad financiera, liderazgo, y servicios a la comunidad y/o escuela.   / ver más /
EL LATINO recibió la denuncia del padre de una alumna de la escuela Hall High de Little Rock, cuando se dio cuenta que, en el boletín escolar de la niña, no habían traspasado la mitad de sus créditos por los cursos completados.     / ver más /
Michel Leidermann
comentario
par Michel Leidermann
Si puede, recuerde cuando usted era pequeño y recuerde cómo se sintió al estar separado de su madre y su padre. No solo jugando en el patio o en la calle o parque, incluso por un corto momento, sino verdaderamente perdido. Recuerde el pánico que sintió.   / ver más /