Votantes latinos aún desconcertados
Por Michel Leidermann
Los votantes latinos en EUA son un grupo variado y complejo y no un grupo homogéneo y unido cuando se trata de temas electorales, esto debido a que pueden tener diferentes posturas liberales, en algunos aspectos, y moderadas o conservadoras, en otros.
Analistas y expertos en materia electoral consideran que en general, sobre los temas nacionales esenciales, los latinos tienen las mismas preocupaciones que los ciudadanos de otros grupos étnicos.
En asuntos como el aborto o el matrimonio entre homosexuales, los latinos son en general más conservadores, pero cuando se trata del papel del gobierno sobre el dinero para la educación, o cosas como el control de armas de fuego, son bastante liberales.
De acuerdo con recientes encuestas entre votantes latinos, un 42% votaría por ahora por Hillary Clinton, reflejando el apoyo que el presidente Bill Clinton tuvo siempre hacia la comunidad latina. Aún durante el escándalo con Mónica Lewinsky, cuando él era presidente, cerca del 70% de los latinos lo apoyaba.
Lo que sí es una sorpresa es que en las preferencias de los latinos, Rudy Giuliani aparezca por debajo de Barak Obama y que los porcentajes de sus simpatizantes latinos, sean tan bajos. Ni siquiera conocen a Bill Richardson, quien es el único candidato chicano.
Sin embargo parece claro que los votantes latinos todavía no se han enfocado en las campañas y que no les hacen caso hasta el último mes.
Las encuestas reflejan que la mayoría de los latinos consideran la guerra en Irak como el asunto más importante, por encima de la inmigración, debido a que quienes son votantes inscritos, también ya son ciudadanos o nacidos en EUA, o que aquellos que son residentes con documentos legales no se ven afectados directamente por la situación de la inmigración.
El tema de la guerra en Irak preocupa a la comunidad latina, porque una gran cantidad de familias latinas tiene a alguien en el servicio activo de las Fuerzas Armadas (el 14% de los marines en Irak son latinos).
Los republicanos creen que sus posiciones conservadoras están mucho más cerca de las prioridades y los valores de los latinos, que las políticas liberales de Obama o Clinton, que quieren forzar un sistema de salud universal administrado por el gobierno, e imponer aumentos de impuestos a los pequeños negocios.
Todavía falta bastante para Noviembre y las posturas de los precandidatos así como las preferencias de los electores, continúan modificándose rápidamente. El ex gobernador de Arkansas, Mike Huckabee, ha dado una gran sorpresa hasta ahora pero los expertos vaticinan que Huckabee ya llegó a la cúspide de las preferencias y que ahora va cuesta abajo. ¡Habrá que esperar!
La verdad es que todo este asunto de las campañas políticas cansa y desgasta: casi dos años de campañas y un BILLON de dólares en promocionarlas. Unos 6 meses de campaña es más que suficiente y mucho menos costosa.
Algunos latinos están acostumbrados al voto obligatorio para mantener la democracia palpitante y con participación masiva. Acá en EUA vota el 52% de los electores.
Los latinos están acostumbrados a votar los domingos en escuelas habilitadas especialmente para la ocasión. Acá se vota los martes, día de trabajo, y principalmente en las iglesias. Otra razón por la que la concurrencia popular es tan baja.
Los EUA tienen que cambiar o continuar sufriendo una democracia al 50%.
Edición de esta semana
¡SUBIERON BANDERA EN OAKLAWN!
Ubicado en el Parque Nacional de Hot Springs, el Oaklawn Racing & Gaming (# 2705 Central Ave. Hot Springs.1-800-OAKLAWN) es uno de los mejores hipódromos en el país desde 1904, y hogar del afamado Arkansas Derby con un premio de $1 millón al ganador. Hoy en día, Oaklawn también ofrece una gran cantidad de diversión y conciertos y máquinas de juegos de azar, día y noche durante todo el año.   / ver más /
¡Nueva sección!   / ver más /
Michel Leidermann
comentario
par Michel Leidermann
El Partido Republicano (GOP) está en problemas más profundos de lo que sugiere la pérdida de un escaño en el Senado en la elección en Alabama. La fuente de ese problema se remonta al 19 de julio de 2016, cuando el GOP aceptó a Donald Trump como candidato a presidente.   / ver más /