Latinos aterrados tras serie de asesinatos en Georgia
Cinco mexicanos muertos y seis heridos en ola de robos armados
289A.jpg
Los latinos que residen en la comunidad de Tifton, en el sur de Georgia, y que trabajan en los campos de algodón y cacahuate estaban aterrados el sábado 1, un día después del asesinato brutal de cinco inmigrantes mexicanos durante una serie de robos a casas rodantes.
"Por ahora tenemos miedo de ir a dormir, todos estamos inquietos", dijo Pedro Bemol, de 36 años de edad. "No sabemos si vendrán y nos sorprenderán por la noche, si entrarán mientras estamos dormidos", agregó Bemol, quien se mantuvo despierto la mayor parte de la noche, tomando turnos con otros cinco inmigrantes mexicanos para montar guardia en la casa rodante que comparten (una traila usada, sin electricidad y con una puerta delantera que no puede cerrar debido a un pestillo roto).
Los ataques ocurrieron en por lo menos cuatro estacionamientos de casas rodantes: tres en el condado de Tift y uno en el vecino condado de Colquitt. Además de los cinco mexicanos muertos, otros seis resultaron heridos en los ataques.
Los investigadores creen que dos hombres negros cometieron los ataques y que se enfocaron en los latinos porque son presa fácil de robo, no por odio racial.
"Ellos son víctimas fáciles", dijo Vernon Keenan, director de la Oficina de Investigación de Georgia. "Los latinos son renuentes a ir a la policía y hablan poco inglés. El poco dinero en efectivo que tienen lo guardan con ellos o en sus casas", agregó.
Por lo menos dos de los hombres muertos perdieron la vida por disparos. Otras de las víctimas fueron golpeadas con bates de béisbol de aluminio, un arma usada en los cuatro ataques, dijo Keenan.
Los investigadores estaban siguiendo varias pistas después de que la policía difundió los bocetos de dos atacantes con base en las descripciones de las víctimas que sobrevivieron. Keenan dijo que los delitos contra latinos se están volviendo cada vez más comunes en el sur de Georgia.
Las autoridades retenían todavía los nombres de los muertos. El portavoz de la oficina estatal John Bankhead dijo que la policía estaba trabajando con el consulado mexicano en Atlanta para notificar a las familias de las víctimas en México.
Además de la barrera del idioma, los inmigrantes indocumentados no pueden abrir cuentas de banco y guardan sus salarios en efectivo, dijo la residente Luz Martí. Muchos están ilegalmente en Estados Unidos y temen revelar los delitos a la policía porque creen que eso provocará su propia deportación, agregó.
Según las cifras del censo, hay unos tres mil latinos en Tift y unos 4,500 en Colquitt, que equivalen al 10% de la población en cada condado.
Edición de esta semana
CENTRO DE AYUDA A VICTIMAS LATINAS DE VIOLENCIA Y CRÍMENES
Por Michel Leidermann
EL LATINO visitó las oficinas del Centro de Asistencia a Latinos Victimas de Crimen en North Little Rock para conocer detalles sobre esta nueva organización que está ayudando a las victimas latinas (sin importar su condición migratoria) que han sido víctimas de crímenes y hablan poco inglés para ofrecerles ayuda con los tramites policiales/judiciales, apoyo emocional y desarrollar en la victima la confianza y la seguridad en sí misma para prevenir nuevos siniestros.   / ver más /
Michel Leidermann
comentario
par Michel Leidermann
La evidencia está a la vista: la Organización Trump, como decenas de otras empresas también habría contratado inmigrantes indocumentados, copiando de este modo una fórmula bastante conocida de beneficio económico al hacer uso de mano de obra sin documentos y, por ende, mal pagada y sin beneficios de salud. Unos necesitan de otros, cierto, pero la balanza siempre se inclina en favor de quien contrata.   / ver más /