México y la recesión de EUA
Por Michel Leidermann
Un popular refrán dice que cuando EUA estornuda a México le da catarro, en alusión a la profunda dependencia que existe entre las economías de ambos países.
Lo novedoso es que el presidente Felipe Calderón parece estar dispuesto a demostrar que ese dicho no sancionará su gobierno y que la economía mexicana no depende exclusivamente de los EUA.
"Tengan la seguridad que ante la desaceleración económica de EUA, México no se quedará cruzados de brazos dijo el mandatario ante los temores que se han desatado en México por los problemas económicos de la Unión Americana.
Según Calderón, México tiene dos poderosos motores de crecimiento que no dependen del mercado externo y que van a impulsar la economía y la creación de empleos: la vivienda y la infraestructura. Para apuntalar el mercado inmobiliario, el Presidente señaló que de aquí al 2012, se otorgarán seis millones de créditos para la compra de casas, sector que tan sólo el año pasado generó 1.3 millones de trabajos.
En cuanto a la infraestructura, Calderón dijo que su gobierno tiene previsto destinar el equivalente de 39,000 millones de dólares para la construcción de carreteras, aeropuertos, puertos y líneas de ferrocarril.
Los planes de Calderón para afianzar la economía mexicana, que parecen prometedores, no están completamente inmunes de las oscilaciones de la economía estadounidense.
Por ejemplo, las fuertes bajas de la Bolsa de Nueva York impactan negativamente en los mercados internacionales, incluído el mexicano.
Economistas han alertado que es imposible tener una protección completa de una posible recesión de la economía de EUA, puesto que, para bien o para mal, México es el principal socio comercial de los EUA.
En este sentido, mientras México no diversifique sus exportaciones hacia otros países seguirá dependiendo importantemente de la economía estadounidense y afectado directamente por lo que suceda al Norte de su frontera. Otro factor que no puede pasarse por alto es la importancia cada vez mayor que tienen en México las remesas que envían los mexicanos que viven en EUA (24 mil millones de dólares en el 2007). Lo único que salva las finanzas mexicanas en este momento, es el aumento del precio del petróleo en los mercados mundiales, en algunas calidades a más de $105 por barril (Hace un par de años sólo costaba $18).
Y naturalmente aún queda por verse lo que el congreso mexicano aprueba o no, la reforma energética con PEMEX, una industria nacionalizada que podría contribuir mucho más a la economía mexicana si la empresa privada invirtiera millones en nuevas exploraciones y modernización de sus instalaciones. El PRD se opone a tal reforma señalando que PEMEX es un orgulloso patrimonio nacional a pesar de su ineficiencia y envejecimiento.
En el plano interno, Calderón tiene también que superar grandes obstáculos para asegurar la estabilidad económica, entre ellos resolver los problemas pendientes en materia fiscal y laboral. Falta también fortalecer el campo, hoy más amenazado que nunca por la apertura del mercado a productos básicos como el maíz y el fríjol en cumplimiento de los plazos y acuerdos del tratado de Norte América (NAFTA). Pero sin duda el reto mayor de Calderón para tranquilizar al país y a los posibles inversores extranjeros, es demostrar que su estrategia contra el crimen organizado va por buen camino. Por ahora siguen los secuestros y asesinatos lo que no da tranquilidad ni a los que están, ni a los que quieren llegar.
Edición de esta semana
¡SUBIERON BANDERA EN OAKLAWN!
Ubicado en el Parque Nacional de Hot Springs, el Oaklawn Racing & Gaming (# 2705 Central Ave. Hot Springs.1-800-OAKLAWN) es uno de los mejores hipódromos en el país desde 1904, y hogar del afamado Arkansas Derby con un premio de $1 millón al ganador. Hoy en día, Oaklawn también ofrece una gran cantidad de diversión y conciertos y máquinas de juegos de azar, día y noche durante todo el año.   / ver más /
¡Nueva sección!   / ver más /
Michel Leidermann
comentario
par Michel Leidermann
El Partido Republicano (GOP) está en problemas más profundos de lo que sugiere la pérdida de un escaño en el Senado en la elección en Alabama. La fuente de ese problema se remonta al 19 de julio de 2016, cuando el GOP aceptó a Donald Trump como candidato a presidente.   / ver más /