La complicación del monolingüismo
Por Michel Leidermann
Se estima que el número de latinos en los EUA ha pasado la marca de los 45 millones y en menos de 50 años podría llegar a 130 millones (sin contar los 4.5 millones de boricuas en la isla Encantada). Con el innegable progreso de los latinos en los EUA, es sorprendente que haya personas que estén en contra de aprender otros idiomas, diciendo que todos deberían sólo hablar inglés si quieren vivir aquí.
¿Pero porqué la americanización debe exigir que todas las personas se conformen con un sólo idioma? ¿No sería más alentador si tomáramos el ejemplo de los países europeos donde es común hablar dos o tres idiomas? Nada bueno puede venir de sólo hablar un único idioma dominante, especialmente en una economía cada día más globalizada en donde las comunicaciones personales continúan teniendo un valor innegable.
El monolingüismo debe ser considerado una enfermedad en los EUA por todos los efectos negativos que tiene en la política, la sociedad y la economía de este país.
En la política, el monolingüismo puede dañar e impedir la posibilidad de que un candidato sea elegido en ciertos distritos de California, Texas, Florida, Arizona, Illinois, Nuevo México o Nueva York, donde el voto latino es esencial para ganar un cargo en el gobierno.
El monolingüismo también afecta la sociedad de manera negativa. El establecimiento del inglés como el idioma absoluto contribuye a los prejuicios contra los inmigrantes. Las personas que no han alcanzado un dominio del inglés corren riesgo de ser discriminados cuando tratan de encontrar un trabajo en lugares que son predominantemente anglo-americanos.
El monolingüismo crea una intolerancia contra todos los inmigrantes, no solamente contra los latinos que no saben inglés. También impide el crecimiento de la cultura de los EUA porque es una población limitada por una sociedad que tiene una lengua dominante, lo que a su vez hace más difícil apreciar y aceptar otras culturas.
La economía también puede ser impactada negativamente por el monolingüismo. Debido a la globalización, hablar más idiomas que sólo el inglés es necesario para competir en el mercado internacional. El español es el cuarto idioma en el mundo después del chino/mandarín, el inglés y el hindi (de la India), y claro muchos de los socios comerciales de EUA en Latino América, hablan castellano.
Mejoraríamos mucho si los estadounidenses aprendieran a hablar más de un idioma en vez de continuar el hábito del inglés como la única lengua. La comunicación entre la gente sería más fluida y aumentaría su participación en la política, la sociedad y las artes.
Los candidatos podrían alcanzar más votantes y servir mejor a la población. Las personas aceptarían mejor las nuevas culturas porque podrían comunicarse y entender lo que es nuevo para ellos. La economía también prosperaría porque empresas y negocios podrían interrelacionarse y expandirse a otros mercados en un mundo políglota.
Nada malo puede resultar de aprender más idiomas, pero sí tiene muchas ventajas. ¿De hecho, por qué no llevarlo un paso más allá y aprender no sólo el español, sino también el mandarín? Es el idioma más hablado en el mundo, con más de un billón de hablantes. Y eso sin dejar de considerar el árabe y el ruso por la importancia económica y estratégica de los países en que hablan esos idiomas.
El viejo chiste: una persona con tres idiomas es políglota, una con dos es bilingüe, y una que sólo habla inglés, es estadounidense.
Edición de esta semana
LOS DEMÓCRATAS GANAN EL CONTROL DE LA CÁMARA DE REPRESENTANTES, PERO LOS REPUBLICANOS AUMENTAN SU MAYORÍA EN EL SENADO
Aunque las esperanzas de los demócratas estaban puestas en ganar el Senado y la Cámara Baja en las elecciones de noviembre, el partido solo volverá a controlar la Cámara de Representantes después de siete años, pero los republicanos reforzaron su dominio en el Senado aumentado 4 senadores a su mayoría.    / ver más /
El día de Thanksgiving o Acción de Gracias es una de las festividades más importantes en Estados Unidos, se festeja cada cuarto jueves de noviembre.   / ver más /
Michel Leidermann
comentario
par Michel Leidermann
La orden de Donald Trump de desplegar miles de militares en servicio activo a la frontera sur para detener lo que caracterizó como una inminente “invasión” de las llamadas caravanas de los migrantes centroamericanos, tuvo su función como farándula política para las elecciones de noviembre 6.   / ver más /