Ilegales pagan impuestos, aún sin beneficios
Por Michel Leidermann
Los indocumentados pagan impuestos aún a sabiendas de que nunca gozarán de los beneficios a los que están aportando.
El Servicio de Rentas Internas (IRS) no lleva registros del estatus migratorio de las personas, y calcula que la cifra aportada por los “no autorizados” asciende a miles de millones de dólares. Un estimado indica que pagan unos $9,000 millones anuales tan sólo al servicio de Seguro Social (pensiones de jubilación), sin contar los seguros de salud para los mayores de 65 años (Medicare) y otros impuestos.
Los empleadores descuentan impuestos y aportes a todos sus empleados sin distinguir entre residentes legales e indocumentados.
Por más que el IRS no sancione a los sin documentos ni los denuncie al Servicio de inmigración (ICE), muchos indocumentados no presentan una declaración de impuestos cada año, incluso aún cuando les correspondería un reembolso por haber pagado en exceso. No se sabe a ciencia cierta cuántos de estos casos existen.
Muchos indocumentados usan el número de identificación para contribuyentes extranjeros que no tienen un número de Seguro Social (SS) conocido por la sigla ITIN en inglés, el que el IRS asigna para poder cobrar impuestos a los extranjeros que trabajan en el país.
Es un error pensar que ningún indocumentado paga impuestos.
El SS calcula que 3/4 de los indocumentados pagan impuestos y con ello contribuyen a darle solvencia al servicio de pensiones y al Medicare.
El SS estima que en el 2005, el último año para el cual hay estadísticas, las personas que presentaron formularios W2 con datos incorrectos que no corresponde a identificaciones reales, ganaron un total de $75,000 millones en sueldos y pagaron $9,000 millones en impuestos.
Esa cifra representa tan sólo el 1.5% de los $593,000 millones que recibió en aportes el servicio de SS en el 2005.
Pero su impacto es importante, ya que ayuda a que el sistema se mantenga solvente frente al aumento de jubilados que no continuarán aportando como si estuvieran trabajando. La ley prohíbe pagar pensiones a indocumentados.
Usando cifras del último Censo nacional, el SS calculó que si siguen llegando al país 1, 300,000 inmigrantes por año, el fondo de pensiones será solvente hasta el 2043, pero seria insolvente cuatro años antes, si la llegada de inmigrantes se reduce a la mitad.
El IRS no lleva estadística de cuántos contribuyentes son indocumentados. Pero los formularios W2 dan una pista. En el 2004 hubo 9 millones de personas que presentaron esos formularios con datos que no cuadraban, o sea, nombres que no coincidían con los números de SS. Esas personas reportaron ganancias totales por $53,000 millones y tres cuartas partes de ellos habían pagado impuestos.
El IRS informó que en el 2004 hubo 2.5 millones de declaraciones que usaron el ITIN. Es previsible que muchas de las personas que piden esos números sean indocumentadas.
Entre 1996 y el 2003, el fondo de SS y el Medicare recibieron $41,400 millones, de personas cuyos formularios W2 tenían incongruencias. Eso quiere decir que esa gente pagó unos $90,000 millones en impuestos al gobierno federal durante ese período de 8 años.
La mayoría de los economistas coincide en que los indocumentados benefician a la economía de EUA y no son una carga. Según cálculos recientes, en el 2006 los ilegales aportaron $428,000 millones al Producto Interno Bruto. En realidad más inmigrantes y no menos son necesarios especialmente ahora que la generación de posguerra (75 millones de personas baby boomers) empiexa a jubilarse.
Edición de esta semana
¡SUBIERON BANDERA EN OAKLAWN!
Ubicado en el Parque Nacional de Hot Springs, el Oaklawn Racing & Gaming (# 2705 Central Ave. Hot Springs.1-800-OAKLAWN) es uno de los mejores hipódromos en el país desde 1904, y hogar del afamado Arkansas Derby con un premio de $1 millón al ganador. Hoy en día, Oaklawn también ofrece una gran cantidad de diversión y conciertos y máquinas de juegos de azar, día y noche durante todo el año.   / ver más /
¡Nueva sección!   / ver más /
Michel Leidermann
comentario
par Michel Leidermann
El Partido Republicano (GOP) está en problemas más profundos de lo que sugiere la pérdida de un escaño en el Senado en la elección en Alabama. La fuente de ese problema se remonta al 19 de julio de 2016, cuando el GOP aceptó a Donald Trump como candidato a presidente.   / ver más /