Continúan abusos contra mujeres
Por Michel Leidermann
Sabemos que algunas religiones y sectas del oeste y centro de los Estados Unidos, como la Iglesia de los Mormones o la Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días, practicaron la poligamia en sus comienzos. Sin embargo, sus 'mayores', como suelen llamarse sus líderes de más edad, estuvieron de acuerdo en terminar con esta práctica cuando los territorios donde tenían sus iglesias, solicitaron ser admitidos como estados miembros en la Unión Americana.
Así, con la promesa de sus mayores de rechazar la poligamia, de acuerdo a la ley estadounidense, Utah, Arizona y otros territorios se convirtieron en estados. Pero para nadie fue un secreto que, aunque la mayoría de los miembros de estas religiones hicieron honor a su promesa, algunos grupos la rechazaron y continuaron con la práctica. Estas agrupaciones han evitado llamar la atención, viviendo en comunas rurales lejos de las ciudades y tratando de ser absolutamente autosuficientes para evitar contacto con los afuerinos..
Hoy estamos sorprendidos por los descubrimientos hechos por la policía de Texas que rescataron a 416 niños al allanar una de estas comunas hace algunas semanas en la iglesia 'Anhelando a Zión' (YFZ) perteneciente a la Iglesia Fundamentalista de los Santos de los Últimos Días.
En los archivos confiscados en dicho recinto, se encontraron documentandos con nombres de hombres con varias esposas, entre ellas algunas niñas adolescentes. Cada uno de ellos con docenas de hijos. Algunos 'mayores' con dos o tres de estas familias polígamas en varios estados, sumando más de 50 esposas.
¡Qué vergüenza para los Estados Unidos que esto suceda en esta tierra progresista en pleno siglo XXI! Es realmente inaudito que en este país, que se precia de ser uno de los campeones de los derechos humanos, suceda esta violación a sus leyes y a los derechos más elementales de la mujer.
La poligamia atenta contra la mujer. Es un descarrío impuesto como un deber religioso a jóvenes mujeres, en muchos casos niñas aún, que no tienen la posibilidad de rebelarse contra costumbres vergonzosas que las someten a la voluntad de hombres mayores y de sus otras esposas. ¿Hasta qué punto se les ha lavado la mente a todas estas jóvenes que aceptan vivir casi en condición de esclavas sexuales, sin derechos sobre sus hijos, ni sobre sus vidas?. Se dispone de ellas como objetos. Se les ordena cómo vestirse, cómo peinarse, qué comer, y aun cómo rezar. Es el es la sistemática oposición al progreso, al cuestionamiento de dogmas y a la difusión del conocimiento más allá de ciertos límites, tal como existía en la Edad Media.
Lamentablemente, la poligamia es legal en muchos países (especialmente en los de fe islámica) y es aceptada voluntaria o involuntariamente por millones de mujeres porque es considerada como su deber religioso, o parte de costumbres inquebrantables, al igual que lo es la oblación del clítoris de las jóvenes o fue, en otros tiempos, la deformación de los pies entre los orientales.
¿Cuándo serán las mujeres completamente libres de las costumbres y las religiones que las denigran? De tener que “someterse” al marido cada vez que este lo desee y exija sin derecho a hacer vales sus propios derechos y sentimientos. ¡Porque ha sido tan difícil para la mujer librarse de estos abusos! Ya es hora de que las mujeres usen su poder político y económico y digan ¡BASTA!.
Edición de esta semana
FAMILIA LATINA DE ACTORES EN ARKANSAS CENTRAL
El talento artístico entre los latinos as algo casi natural pero lamentablemente en Arkansas Central son pocos los casos en que se destacan por sus diferentes expresiones artísticas, en especial la actuación teatral.   / ver más /
El consulado de México en Little Rock invita al concierto en Little Rock de Paco Rentería, el talentoso guitarrista y compositor mexicano para celebrar tanto el 208º Aniversario de la Independencia de México, así como el Mes de la Herencia Hispana, el lunes, 24 de septiembre, en el Teatro CALS Ron Robinson (#100 River Market Ave.) de 7 a 8:30 p.m.    / ver más /
Michel Leidermann
comentario
par Michel Leidermann
Aquellos que hacen de la política un medio para ganarse la vida, a menudo asumen que, a otras personas, la política les importa tanto como a ellos. Pero no es así.   / ver más /