El dinero es más importante que la salud escolar
Por Michel Leidermann
VA A PASAR ALGÚN TIEMPO HASTA que todas las escuelas de Arkansas pongan en efecto las nuevas reglas para las máquinas expendedoras de antojitos y refrescos.
Resulta que los contratos entre muchas escuelas y las compañías que operan estas máquinas, tienen validez por varios años más, en algunos casos hasta 7 años.
Eso no era lo que se esperaba, cuando las nuevas reglas fueron aprobadas. La Junta de Educación de Arkansas pensó que los contratos serian anuales (parece que nadie lo verificó).
De acuerdo con las nuevas reglas, por lo menos el 50% de las bebidas que venden estas máquinas, tendrán que ser saludables, como ser jugos de frutas, leche desgrasada, o agua sin aditivos azucarados. El otro 50% podrá continuar siendo de refrescos con alto contenido de azúcar.
La razón por la cual la reglas deben ser cambiadas de inmediato, es obvia. Las estadísticas muestran que casi el 39% de los 450,000 estudiantes en las escuelas públicas de Arkansas, sufren de sobrepeso (son gordos), o están en peligro de volverse obesos. Es sólo una cuestión de sentido común el reducir la disponibilidad de antojitos chatarra de las máquinas expendedores. Los hábitos saludables de nutrición deben comenzar a temprana edad.
Arkansas hace algunos años prohibió las máquinas expendedores en las escuelas primarias (elementary). Pero al menos 100 de los 252 distritos escolares de Arkansas, tiene contratos válidos con compañías de estas máquinas hasta por varios años, de manera que los alumnos de secundaria, no serán beneficiados con las nuevas reglas hasta que esos contratos sean renegociados.
¿Porqué tantos contratos a largo plazo? Es cuestión de dinero. Los distritos escolares en su deseo por conseguir más fondos, firmaron contratos de largo plazo con los operadores de las máquinas, para asegurarse comisiones mejores por varios años. En teoría, es una cuestión de buen sentido comercial.
Desgraciadamente, se sacrifica la salud de los niños para poder conseguir más dólares.
Hasta los que quieren cambiar esto, dicen que legalmente no pueden cancelar estos contratos. A no ser que sean las propias empresas las que tengan algo de conciencia social y voluntariamente renuncien a los contratos vigentes y los renegocien de acuerdo a las nuevas reglas. ¿Es esto una idea altruista o un sueño económicamente irrealizable?
Pero aún cuando estas nuevas reglas entren en efecto, los jóvenes seguirán consumiendo los antojitos chatarra y los refrescos azucarados que continuarán siendo vendidos por las máquinas.
Es hora que pongamos la salud de nuestros niños, por encima de los intereses de estas empresas y de los distritos escolares. Entonces a hacer campaña, a alzar nuestras voces y enseñar a nuestros hijos a ser sanos y felices.
¿Y usted que opina?
Estadísticas de Arkansas:
* Alumnos blancos obesos 19.5%, alumnos blancos en riesgo de ser obesos 16.8%, alumnos negros obesos 23.6%, alumnos negros en riesgo de ser obesos 17.6%; alumnos latinos obesos 26.5%, alumnos latinos en riesgo de ser obesos 20.3%.

el-latino@arktimes.com (501) 374-5108 www.ellatinoarkansas.com
Edición de esta semana
CENTRO DE AYUDA A VICTIMAS LATINAS DE VIOLENCIA Y CRÍMENES
Por Michel Leidermann
EL LATINO visitó las oficinas del Centro de Asistencia a Latinos Victimas de Crimen en North Little Rock para conocer detalles sobre esta nueva organización que está ayudando a las victimas latinas (sin importar su condición migratoria) que han sido víctimas de crímenes y hablan poco inglés para ofrecerles ayuda con los tramites policiales/judiciales, apoyo emocional y desarrollar en la victima la confianza y la seguridad en sí misma para prevenir nuevos siniestros.   / ver más /
Michel Leidermann
comentario
par Michel Leidermann
La evidencia está a la vista: la Organización Trump, como decenas de otras empresas también habría contratado inmigrantes indocumentados, copiando de este modo una fórmula bastante conocida de beneficio económico al hacer uso de mano de obra sin documentos y, por ende, mal pagada y sin beneficios de salud. Unos necesitan de otros, cierto, pero la balanza siempre se inclina en favor de quien contrata.   / ver más /