CANDIDATOS RIVALES ocultan sus similitudes sobre la inmigración
3206A.jpg
Cuando se trata de inmigración, ambos candidatos presidenciales, el demócrata Barack Obama y el republicano John McCain en general están de acuerdo. Es sólo que no quieren decirlo.
Ambos rivales se acusan entre sí de echarse para atrás cuando más importaba, durante y después del debate año pasado en el Senado sobre un proyecto de ley que habría dado a millones de inmigrantes ilegales un camino a la residencia.
Ambos favorecen el fortalecimiento de la seguridad fronteriza y ambos quieren también facilitar algún tipo de legalización para buena parte de los 12 millones de inmigrantes indocumentados en el país.
Pero la diferencia está en los detalles, y el apoyo de los votantes latinos dependerá en parte de lo habilidosos que sean ambos candidatos para navegar las difíciles aguas del debate migratorio.
Hasta ahora, ninguno de los dos ha dicho exactamente cómo echaría a andar un plan reforma migratoria consensuado para evitar la debacle vivida en el Congreso en 2007, cuando una propuesta de reforma no pudo avanzar.
McCain "fue el campeón de una reforma amplia, y yo le admiraba por ello", dijo Obama en una comparecencia ante la 25 Conferencia anual de la Asociación Nacional de Latinos Electos y Funcionarios Designados (NALEO) el pasado 28 de Junio. "Pero cuando él estaba haciendo campaña para la candidatura por su partido, se alejó de ese compromiso y ahora ha dicho que no apoyaría su propia proyecto, si hubiese una nueva votación."
McCain habló el mismo día al mismo grupo, y rápidamente enfrentó las acusaciones de su rival. "Obama pone primero la política y apoyó los esfuerzos para derribar a la reforma de inmigración el año pasado," dijo en su refutación.
Si el desacuerdo parece un poco forzado, los motivos que están detrás son sencillos.
Más tarde el martes 8, McCain y Obama, en ese orden, ofrecieron sendos discursos ante la 79 convención de la Liga de Ciudadanos Latinoame-ricanos Unidos (LULAC) en los que reafirmaron su apoyo a los latinos y destacaron sus respuestas al problema de la economía y de la inmigración ilegal.
A los estadounidenses "debemos demostrarles que podemos y lograremos asegurar nuestras fronteras primero, a la vez que respetamos la dignidad y los derechos de los ciudadanos y los residentes legales", dijo McCain en su discurso de aproximadamente media hora.
Obama, quien suscitó una ruidosa ovación del público con sus "sí se puede", dijo que EUA necesita un gobierno que reconozca que, sin distingo de raza ni color, "un problema que afecta a un estadounidense, es un problema que afecta a todos".
En ese sentido destacó problemas como la anémica economía, las escuelas en mal estado y la pobre educación, así como la escasez de cobertura médica, entre otros males.
La cuestión es importante para los latinos, que constituyen una gran y creciente minoría del electorado, y podrían derrocar el equilibrio de poder en los estados de Colorado, Nevada, Nuevo Mexico, y Florida.
Obama está buscando ganar la mayor cantidad posible del 75% de los votantes democráticos de las primarias que votaron por Hillary Rodham Clinton y no por él, y a continuación, comenzará a buscar a los votantes latinos que votaron por el Presidente Bush en el 2004.
Como republicano, McCain tiene un desafío un poco más complicado. No puede darse el lujo de confiar en los conservadores que ven la legislación sobre inmigración como una amnistía.
Sobre la base de los votos emitidos en el senado de McCain y Obama, hay cierta verdad en lo que dicen ambos aunque los dos apoyaron el proyecto de ley con las disposiciones de fronteras seguras, medidas enérgicas contra los empleadores que contratan a ilegales, expansión de programas de trabajadores temporales, y el proporcionar un camino a la residencia para millones de personas ilegales en el país.
McCain y el Senador demócrata Edward Kennedy, eran los principales defensores de la propuesta en el 2005, que murió en el Senado en medio de críticas de que ofrecía amnistía a los inmigrantes ilegales. Una y otra vez, el senador de Arizona ha dicho durante la campaña, que escuchó el mensaje, y que la seguridad de las fronteras ahora ocupa un lugar preliminar.
Dirigiéndose a NALEO, no hizo mención explícita de un camino hacia la normalización jurídica de los que están en el país ilegalmente. Sin embargo, sonaba decidido a querer proponer una amplia legislación en materia de inmigración.
"Será mi prioridad absoluta el día de ayer, hoy y mañana", dijo. "Tenemos que asegurar nuestras fronteras... pero también debemos proceder con un programa de trabajadores temporales que sea verificable y verdaderamente temporal. También hay que entender que los 12 millones de personas que están aquí, y están aquí ilegalmente, son hijos de Dios " dijo McCain.
En sus observaciones a NALEO, Obama dijo que apoya "la reforma que finalmente saca de las sombras a los 12 millones de personas que están aquí ilegalmente, exigiéndoles que inicien las medidas necesarias para convertirse en ciudadanos legales".
El Sitio Web de Obama apoya un sistema que "permite a los inmigrantes indocumentados que no han tenido otros problemas con la ley, a pagar una multa, aprender Inglés, e ir al final de la cola por la oportunidad de convertirse en ciudadanos".
Obama, también apoyó la propuesta de inmigración en el Senado el año pasado, y participó en sus negociaciones bipartidistas.
En un caso, Obama se hizo eco de otros legisladores a favor de un límite de cinco años en un nuevo programa de visas para trabajadores temporales. Los principales sindicatos se opusieron al programa de trabajadores temporales, argumentando que bajan los salarios y que los inmigrantes sufrian la explotación por sus empleadores. La enmienda fracasó, 49-48.
Una segunda propuesta habría reducido el tamaño del programa de trabajadores temporales de 400,000 a 200,000 al año. También fracasó.
Se calcula que al menos 9 millones de latinos acudirán a las urnas en noviembre comparado con los 5,6 millones que lo hicieron en 2006, y ambos candidatos no escatiman recursos para sumar adeptos entre el electorado latino.
Un resumen de las posiciones de los candidatos presidenciales sobre cuestiones de inmigración:

Barack Obama
• Votó a favor de un proyecto de ley el 2006 que ofrecía estatus legal a los inmigrantes ilegales sujetos a condiciones, entre ellas el dominio del Inglés y el pago de impuestos atrasados y multas.
• Estaba a favor de una enmienda que habría limitado a cinco años el visado para trabajadores temporales.
• Votó a favor de los muros fronterizos.
• Favorece castigos para los empleadores que contratan trabajadores indocumentados y un sistema para ayudar a los empleadores a verificar la elegibilidad.
• Apoya el mantenimiento de las familias inmigrantes reunidas,
• Apoya agilizar las solicitudes de ciudadanía para aquellos que han servido en las Fuerzas Armadas.
• En un debate democrático en Junio del 2007 no apoyó a convertir el Inglés como idioma oficial de los Estados Unidos.

John McCain
• Patrocinó en el 2006 un proyecto de ley que habría permitido a los inmigrantes ilegales permanecer en los EUA., trabajar y se aplicar para convertirse en residentes legales tras el aprendizaje de Inglés, el pago de multas e impuestos atrasados y una investigación de sus antecedentes.
• No estuvo a favor de una enmienda que habría limitado a cinco años el visado para trabajadores temporales.
• Ahora dice que aseguraría la frontera en primer lugar y que los gobernadores de los estados fronteras certificarían cuando son seguras.
• Apoya los muros fronterizos.
• En un debate republicano el pasado mes de Enero dijo estar a favor de documentos biométricos a prueba de falsificación para los trabajadores de otros países. Dice que apoya el enjuiciamiento de los empleadores cuyos trabajadores no tienen documento de identidad válido.
Edición de esta semana
MUERE GEORGE BUSH PADRE, EL PRESIDENTE QUE SELLÓ EL FIN DE LA GUERRA FRÍA
George Herbert Walker Bush murió el viernes 30 a la edad de 94 años. Hubo temores de que después de que su esposa, Barbara, muriera en abril, Bush también podría morir. Fue ingresado en el hospital con una infección de la sangre el 23 de abril, un día después del funeral de la exprimera dama, y permaneció allí durante 13 días.   / ver más /
Michel Leidermann
comentario
par Michel Leidermann
Donald Trump hizo campaña para los candidatos republicanos en las elecciones intermedias de noviembre con un solo logro legislativo importante: un gran recorte de impuestos para las corporaciones y los ricos.    / ver más /