¿Por quien votaran los latinos?
Por Michel Leidermann
El sistema de los EUA para escoger los candidatos a la presidencia funciona a pesar de sus complejidades incomprensibles para muchos latinos. Para empezar, ¿que es esto de sólo tener dos partidos principales? Nosotros estamos acostumbrados a tener partidos políticos por docenas para complicar las cosas ya que nadie entiende las reales diferencias entre uno y otro.
En EUA se empieza con varias opciones dentro del mismo partido y se termina con dos aspirantes. Uno demócrata y otro republicano. Es posiblemente uno de los sistemas electorales más democráticos del mundo, pero tiene fallas.
Frente a varios precandidatos del mismo partido, los votantes escogen a sus favoritos, pero cuando las primarias internas han terminado, los derrotados cambian su lealtad. Eso es particularmente difícil luego de una campaña tan intensa como la de éste año electoral en la que los votantes se apasionaron por sus precandidatos.
Ahora que se ha definido el nominado demócrata, la pregunta es: ¿Serán leales al partido los seguidores de Hillary Clinton? Estas son sus opciones: apoyar a Barack Obama, con quien libró una brava campaña; cruzar la línea partidista y dar su voto al republicano John McCain; abstenerse de votar.
Eso es ciertamente un dilema que afecta a los votantes latinos. Una buena porción de nuestro electorado ahora enfrenta la dificultad de tener que definir su compromiso. La mayoría de los sondeos de opinión entre los votantes latinos, tenían a la senadora Clinton como favorita con el apoyo de casi 7 de cada 10 latinos.
Aún ahora que Obama extendió su mano hacia los votantes latinos, las cifras no cambiaron a su favor a pesar del respaldo de varios líderes políticos latinos a nivel nacional como el gobernador de Nuevo México, Bill Richardson o el alcalde de Los Ángeles, Antonio Villaraigosa, entre otros.
En sondeos a boca de urna realizados durante las primarias sobre el voto latino, Clinton consiguió entre el 65% y 70% de su apoyo en comparación al 30% a 35% de Obama, a excepción de su propio estado de Illinois donde consiguió 50%.Expertos políticos dicen que Obama tendrá que ganarse el voto latino por sus propios méritos enfocando su mensaje en los asuntos que les son más importantes como el Seguro Universal de Salud y una economía que produzca nuevos empleos. La inmigración no es prioritaria para los latinos ciudadanos americanos.
La misma cosa se podría decir del candidato republicano John McCain. Tendrá que trabajar muy duro para ganarse el apoyo latino. El partido demócrata tiene una ventaja significativa con los latinos sobre los republicanos según las cifras de elecciones pasadas.
Y es quizás ahora, más que nunca antes, que el voto latino esta abierto al mejor postor.
Se han hecho grandes esfuerzos por parte de organizaciones nacionales latinas para motivar a los residentes que califican, para que se hagan ciudadanos. La respuesta ha sido fenomenal. Durante el último año más de un millón de residentes legales solicitaron la ciudadanía y miles fueron naturalizados. Las campañas de inscripción de votantes se han intensificado en todo el país y se espera que una cifra record de 9 millones de latinos vayan a las urnas.
Así es que ahora los latinos tendrán que mantenerse atentos para conocer bien sus nuevas opciones. Pero quedarse en casa y no votar, no debe ser una de ellas. ¡El voto latino contará este 2008 más que nunca antes!
Edición de esta semana
¡SUBIERON BANDERA EN OAKLAWN!
Ubicado en el Parque Nacional de Hot Springs, el Oaklawn Racing & Gaming (# 2705 Central Ave. Hot Springs.1-800-OAKLAWN) es uno de los mejores hipódromos en el país desde 1904, y hogar del afamado Arkansas Derby con un premio de $1 millón al ganador. Hoy en día, Oaklawn también ofrece una gran cantidad de diversión y conciertos y máquinas de juegos de azar, día y noche durante todo el año.   / ver más /
¡Nueva sección!   / ver más /
Michel Leidermann
comentario
par Michel Leidermann
El Partido Republicano (GOP) está en problemas más profundos de lo que sugiere la pérdida de un escaño en el Senado en la elección en Alabama. La fuente de ese problema se remonta al 19 de julio de 2016, cuando el GOP aceptó a Donald Trump como candidato a presidente.   / ver más /