Obama y la revisión del NAFTA
Por Michel Leidermann
Barak Obama ha dicho que como presidente, renegociará el Tratado de América del Norte (NAFTA) firmado en 1994 entre Canadá, Estados Unidos y México y patrocinado por el entonces presidente Bill Clinton.
La renegociación podría ser adversa para los EUA por su peligrosa tendencia proteccionista.
Contrariamente a la afirmación de Obama de que el NAFTA ha perjudicado a los trabajadores estadounidenses por haber trasladado fábricas de EUA a México, el acuerdo comercial ha generado más inversión, productos de mejor calidad y precios más bajos para los consumidores de los tres países miembros de NAFTA.
La pérdida de trabajos ha sido más bien hacia China, India y otros países asiáticos cuyos salarios están muy por debajo de los sueldos y beneficios estadounidenses, principalmente negociados por los fuertes sindicatos y que ahora no pueden o no quieren cambiar, y entonces le echan al culpa al vecino más cercano, infectados por el virus antiemigrante.
Por la ola proteccionista que hay en EUA sobre todo en la opinión pública y en el Congreso, lo único que produciría es un retroceso de su participación en la economía global.
EUA ha perdido competitividad rápidamente, frente a China, India, Europa del Este, Brasil y otros países productores de materias primas y de mano de obra más barata. La única manera en que EUA puede crecer, ser competitiva y vender sus productos en todo el mundo, es comprando suministros de bajo costo en otros países, lo que le permite a las compañías norteamericanas exportar sus bienes al resto del mundo a precios competitivos.
Las grandes empresas estadounidenses como General Motors, que tienen plantas en México desde donde exportan autopartes libres de impuestos a EUA bajo el actual NAFTA, tendrían que pagar impuestos de importación en el caso de que el NAFTA fuera revisado. Eso no sólo aumentaría el precio de los automóviles en EUA, sino que haría subir los precios de las exportaciones de vehículos hacia Europa y Asia.
Un nuevo informe del Foro Económico Mundial, titulado 'Índice de capacidad comercial 2008' revela señales de alarma sobre la competitividad comercial de EUA en la economía global donde ocupa el puesto número 14 entre 118 países, detrás de Hong Kong, Suecia, Canadá y Alemania, entre otras naciones que se benefician con acuerdos comerciales preferenciales con sus respectivos vecinos.
Aunque EUA todavía no ha aprobado leyes contra el libre comercio y sigue siendo el más competitivo del mundo en materia de innovación y productividad, existen signos perturbadores con respecto a su competitividad comercial, según afirman los autores del estudio.
En lo que hace a barreras tarifarias, EUA ocupa el lugar 30 en el mundo, y en cuanto a las barreras no-tarifarias, como las restricciones que obstaculizan las importaciones, ocupa el lugar 30 entre los 118 países. El estudio señala también que, debido a los controles antiterroristas establecidos después del 9/11, las empresas estadounidenses enfrentan crecientes dificultades para importar suministros a bajo costo y con la rapidez que lo requieren sus clientes.
Una renegociación del NAFTA definitivamente aumentaría los costos de producción de las empresas estadounidenses, y por lo tanto reduciría sus utilidades. EUA se está beneficiando tanto como México, si no más, con el NAFTA. Cerrar las puertas a la economía global es cerrarle las puertas a las exportaciones de EUA que es lo único que está evitando una recesión por ahora
Edición de esta semana
¡SUBIERON BANDERA EN OAKLAWN!
Ubicado en el Parque Nacional de Hot Springs, el Oaklawn Racing & Gaming (# 2705 Central Ave. Hot Springs.1-800-OAKLAWN) es uno de los mejores hipódromos en el país desde 1904, y hogar del afamado Arkansas Derby con un premio de $1 millón al ganador. Hoy en día, Oaklawn también ofrece una gran cantidad de diversión y conciertos y máquinas de juegos de azar, día y noche durante todo el año.   / ver más /
¡Nueva sección!   / ver más /
Michel Leidermann
comentario
par Michel Leidermann
El Partido Republicano (GOP) está en problemas más profundos de lo que sugiere la pérdida de un escaño en el Senado en la elección en Alabama. La fuente de ese problema se remonta al 19 de julio de 2016, cuando el GOP aceptó a Donald Trump como candidato a presidente.   / ver más /