Una mejor educación no es sólo $$$
Por Michel Leidermann
LAS RECIENTES DEMANDAS JUDICIALES presentadas por varios distritos escolares en contra de los legisladores, por no cumplir con las directivas emanadas de la Corte Superior de Arkansas y relacionadas con un financiamiento equitativo y adecuado de las escuelas públicas de Arkansas de acuerdo con la constitución estatal, fueron analizadas por dos jueces especiales, y sus conclusiones dan mucho que pensar.
En una opinión de 83 páginas, los jueces Bradley Jesson y David Newbern, dijeron que tanto los legisladores como el gobernador Mike Huckabee, no habían hecho de la educación pública su prioridad durante la 85 asamblea general de Arkansas de este año, y fallaron en financiar adecuadamente la educación pública de 450,000 estudiantes y dar a cada uno de ellos las mismas oportunidades de educarse.
Pero los legisladores no sólo no siguieron la constitución, ni las recomendaciones del tribunal Supremo, y destinaron $52.4 millones del presupuesto fiscal a la cuenta del Fondo para Gastos Generales que ellos distribuyen a su antojo, en lugar de destinarlos a educación.
Los $52.4 serán usados por los legisladores en sus respectivos distritos, para completar proyectos que les ganen la simpatía de los electores en las próximas elecciones y que no son una verdadera prioridad, sino más bien una manera de repartirse un excedente de ingresos originados por pagos de impuestos.
Tampoco puedo dejar de mencionar que los legisladores se auto aumentaron sus sueldos dos veces este año (2.45% general, más viáticos de viaje a $24 por día), pero NO aumentaron el gasto por alumno para educación.
Según el informe de los jueces "no se cumplieron las promesas hechas por los legisladores y el gobernador, durante la 84 Asamblea extraordinaria (2003) de hacer de la educación su máxima prioridad fiduciaria".
Algunos puntos del informe: los fondos destinados al año escolar 2005-06 no tomaron en cuenta las necesidades reales de las escuelas; los legisladores mantuvieron los mismos $5,400 por alumno en los años escolares 2004-05 y 2005-06, mientras que otros programas estatales recibieron por lo menos el ajuste por inflación; en lugar de destinar más fondos para educación, los legisladores los destinaron a sus propios proyectos locales.
Si los legisladores hubieran aumentado gradualmente el gasto por estudiante para los próximos años, hubieran demostrado con ello su buena fe y hasta evitado ser llevados a los tribunales. Asignaron $120 millones para reparar los edificios y $35 millones para el plan de jubilación de los maestros, que no solucionan el bajo desempeño académico de los alumnos.
Sin embargo el informe de los jueces, sólamente habla de los aspectos financieros, y no sobre los logros generales. No hay mención sobre la relación entre el gasto público y el desempeño académico. No menciona para nada los exámenes estandarizados de conocimiento, los bonos por mérito para los maestros, ni habla sobre mejoras de la enseñanza para las futuras generaciones.
Y esa es la gran falla en los planes educativos de Arkansas, por lo menos entre sus políticos y sus jueces. Nunca lograremos una educación equitativa, si lo único que nos preocupa es cuánto gastamos en ella y no nos preocupamos en mejorar todas las demás circunstancias que forman parte de una educación completa y moderna para nuestros hijos.
¿Y usted que opina?
el-latino@arktimes.com (501) 374-5108 www.ellatinoarkansas.com
Edición de esta semana
¡Feliz Año 2019!
La última noche del año tiene siempre algo de mágico y se presta a toda clase de conjuros y rituales que, aunque tienen diferentes manifestaciones, persiguen el objetivo común de atraer prosperidad y buena suerte en los 365 días siguientes.   / ver más /
Apenas dos semanas antes de asumir el cargo, el alcalde electo de Little Rock, Frank Scott Jr., ha nombrado a las 11 personas que liderarán su equipo de transición.   / ver más /