545 Personas mandan en USA
Por Michel Leidermann
Los políticos son las únicas personas que crean problemas y después están en su contra. ¿Porqué si tanto los demócratas como los republicanos están en contra del déficit, es que tenemos déficit?
¿Porqué si están en contra de la inflación e impuestos altos, es que los pagamos?
Usted y yo no proponemos el presupuesto nacional. El presidente lo hace. Ni tenemos la autoridad constitucional para votar sobre los gastos, los Representantes lo hacen. Ni escribimos el código tributario, el Congreso lo hace. Ni establecemos la política fiscal: el Congreso lo hace. Ni ejercemos control sobre la política monetaria: el Banco de la Reserva Federal lo hace.
Las 545 personas entre 300 millones de habitantes (100 senadores, 435 diputados, 1 presidente y 9 Jueces de la Corte Suprema), son directamente, legalmente, moralmente, y personalmente responsables de los problemas internos que asolan este país.
Se salvan los intereses especiales y cabilderos porque no tienen autoridad legal ni capacidad para obligar a un senador, un congresista o un presidente, para hacer nada. No importa si les ofrecen $1 millón de dólares. El político tiene la facultad de aceptar o rechazar. No importa lo que el cabildero prometa: es el legislador quien vota.
Esas 545 personas pasan gran parte del tiempo tratando de convencernos de que lo que hicieron, no es su culpa. Cooperan entre ellos, independientemente de su partido.
Lo qué separa a un político de una persona normal, es un descaro
fenomenal. Sin embargo la líder demócrata tiene la desfachatez de criticar al Presidente por la creación del déficit.
El Presidente sólo propone un presupuesto. No puede obligar al Congreso a aceptarlo. La Constitución, que es la ley suprema del país, da responsabilidad exclusiva a la Cámara de Representantes para originar y aprobar gastos e impuestos.
Los miembros de la Cámara pueden aprobar el presupuesto que quieran. Si el presidente lo veta, ellos pueden pasar por encima del veto, si se ponen de acuerdo.
Parece inconcebible que una nación de 300 millones no pueda reemplazar a 545 personas, condenadas por las realidades de su incompetencia e irresponsabilidad. No hay un sólo problema nacional que no esté vinculado directamente a esas 545 personas.
Cuando se reconoce la verdad de que 545 personas ejercen el poder del gobierno federal, entonces hay que concluir de que lo que tenemos, es lo que ellos legislaron.
Si el código tributario es injusto, es porque lo quieren injusto.
Si el presupuesto está en rojo, es porque quieren que esté en rojo.
Si los Marines están en Irak, es porque ellos los quieren en Irak
Si no reciben Seguridad Social pero ellos gozan de un plan "elite de jubilación” y no disponible al “pueblo”, es porque así lo quieren.
No hay problemas insolubles de gobierno.
No dejemos que estas 545 personas echen la culpa a los burócratas, a quienes contratan y despiden a gusto; o a los cabilderos cuyos regalos y presiones pueden rechazar; o a los reguladores a quienes dan el poder para regular.
Por encima de todo, que no nos embauquen diciendo que existen
fuerzas metafísicas como la economía, inflación o política, que les impiden cumplir lo que juraron a hacer.
Esas 545 personas, y sólo ellos, son los responsables. Ellos y sólo ellos tienen el poder y deben ser consideradas los responsables por sus empleadores - los votantes - siempre y cuando tengamos las agallas de controlar a nuestros propios empleados.
Edición de esta semana
CIRUGÍAS DEL CORAZÓN POR VÍA SUBCUTÁNEA
Nuevas técnicas han permitido las cirugías mínimamente invasivas y tiempos de recuperación mucho más cortos para cientos de pacientes que han sido sometidos al reemplazo de la válvula aortica del corazón por vía de un catéter (cirugía percutánea a través de la piel) en lugar de las mayores cirugías de corazón abierto.    / ver más /
El 15° Festival Literario de Arkansas 2018 incluye en su la lista de autores y presentadores a una variada gama de escritores.   / ver más /
Michel Leidermann
comentario
par Michel Leidermann
En todo EE.UU. los maestros se cansaron del tratamiento que sus gobiernos estatales dan a la educación y a los educadores.  Los gobernadores y las legislaturas republicanas están ahora promoviendo aumentar los impuestos para apaciguarlos. Los legisladores están tratando de encontrar maneras de mantenerlos en las aulas, sin darles un aumento.    / ver más /