Estados Unidos cada vez más aislacionista
Por Michel Leidermann
Justo cuando EUA necesita desesperadamente abrir nuevos mercados de exportación para enfrentar su mayor crisis económica desde la Depresión de 1929, una nueva encuesta realizada por Zogby International revela que los estadounidenses se están volviendo cada vez más aislacionistas.
Ante la pregunta de qué habría que hacer con el acuerdo de libre comercio de EUA con México y Canadá (NAFTA), el 42% dijo que debería ser revisado, el 17% dijo que EUA debería salirse, y el 21% dijo que habría que dejarlo como está.
Ante la pregunta de si el Congreso debería ratificar el acuerdo de libre comercio con Colombia, el 18% dijo que debería ser ratificado, el 14% que debía ser rechazado y el 30% que debería ser ratificado con condiciones adicionales referidas a derechos humanos, algo que de hecho forzaría una nueva negociación del acuerdo.
Preguntados sobre el muro en construcción por EUA en la frontera con México, el 58% dijo que apoya su ampliación, y el 34% que se opone a extenderlo.
“En Estados Unidos, cada vez que se vive un momento de tensión económica como la de ahora, se produce una reacción colectiva contra los de afuera. Hay una grave crisis de confianza en nuestras instituciones gubernamentales y sus relaciones extranjeras', afirma la encuesta.
Pero esta y otras encuestas demuestran que en general los estadounidenses aún apoyan el libre comercio y un trato humano a los inmigrantes indocumentados, especialmente de los niños traídos por sus padres a EUA.
Hay un problema de comunicación enorme. Los beneficios para el país, especialmente en un momento como éste, de integrarse comercialmente con el mundo no se le han explicado suficientemente bien al ciudadano medio que no entiende el concepto de globalización.
Hay varias razones por las cuales los estadounidenses deberían buscar una mayor integración con Latinoamérica y el resto del mundo, ahora más que nunca.
Económicamente, la actual inmovilidad crediticia paralizará la economía, y disminuirá el crecimiento económico estadounidense y del mundo.
En los últimos meses, las exportaciones han sido una de las pocas cosas (si no la única) que han andado bien en la economía estadounidense y que han ayudado al país a compensar su mayor endeudamiento. EUA necesita más acuerdos de libre comercio y debería ampliar los que tiene para poder exportar más y crear nuevos empleos.
Financieramente, EUA depende en gran medida de otros países que compran sus Bonos del Tesoro y otros instrumentos de deuda, algo que ha permitido que el gobierno siga gastando mucho más de lo que recauda en sus arcas fiscales. Si se llega a una recesión profunda, otros países dejarán de confiar en EUA e invertirán en otra parte, y los estadounidenses dispondrán de menos dinero para mantener su estándar de vida.
Políticamente, si el rescate financiero fracasa, el caos financiero de Wall Street tendrá un efecto inevitable sobre la imagen de EUA como un país que no funciona. Al próximo presidente le costará predicar la democracia y la libertad económica. El mundo será aún menos civilizado y más abierto al terrorismo.
Es fácil ser populista y culpar a otros en momentos como este. Lo que se necesita son líderes que combatan el nacionalismo ofuscado, y expliquen a los norteamericanos que sólo una mayor integración económica les permitirá vender más al resto del mundo, y evitará la pérdida de millones de empleos amenazados por el clima aislacionista reinante en el país.
Edición de esta semana
¡SUBIERON BANDERA EN OAKLAWN!
Ubicado en el Parque Nacional de Hot Springs, el Oaklawn Racing & Gaming (# 2705 Central Ave. Hot Springs.1-800-OAKLAWN) es uno de los mejores hipódromos en el país desde 1904, y hogar del afamado Arkansas Derby con un premio de $1 millón al ganador. Hoy en día, Oaklawn también ofrece una gran cantidad de diversión y conciertos y máquinas de juegos de azar, día y noche durante todo el año.   / ver más /
¡Nueva sección!   / ver más /
Michel Leidermann
comentario
par Michel Leidermann
El Partido Republicano (GOP) está en problemas más profundos de lo que sugiere la pérdida de un escaño en el Senado en la elección en Alabama. La fuente de ese problema se remonta al 19 de julio de 2016, cuando el GOP aceptó a Donald Trump como candidato a presidente.   / ver más /