Sin acuerdo de rescate para automotrices
3651A.jpg
El Congreso Nacional con mayoría demócrata no desea aprobar un rescate de $25,000 millones para los tres grandes del sector automotriz (General Motors, Ford y Chrysler) estadounidense y dejará en manos del presidente saliente Bush, el destino inmediato de esa industria.
La Casa Blanca y los legisladores republicanos rechazaron el plan de los demócratas de usar el fondo de rescate de $700,000 destinado a Wall Street, para financiar préstamos a la industria automotriz.
Las compañías automotrices emplean a cerca de un cuarto de millón de trabajadores y más de 730,000 más trabajan produciendo los materiales y piezas de repuesto. Alrededor de un millón más trabaja en concesionarias de todo el país. Si sólo uno de los tres gigantes desaparece, algunos estimados consideran que la pérdida de empleos el año 2009 podría llegar a 2.5 millones.
Los fabricantes de autos --afectados por la caída de las ventas y la falta de crédito-- están usando su dinero a un ritmo acelerado y alarmante: General Motors ha dicho que podría colapsar en pocas semanas y hay señales de que Chrysler pudiera estar por el mismo camino. Ford declaró que puede llegar hasta el final del 2008.
En este momento los legisladores de ambos partidos están trenzados en una situación donde hay mucho en juego y toman posiciones para culparse unos a otros del posible fracaso.
La Casa Blanca indicó que la situación no es su responsabilidad. 'Si el Congreso se va de vacaciones dos meses sin tratar esta importante cuestión... entonces el Congreso cargará con la responsabilidad de cualquier cosa que ocurra en los dos próximos meses durante sus vacaciones', aseguró Dana Perino, la secretaria de Prensa.
Añadió que el gobierno 'no desea” usar el dinero destinado al rescate del sector financiero para ayudar a las compañías automotrices. En su lugar, La Casa prefiere utilizar un programa de préstamos de $25,000 millones que el Congreso creó en septiembre --con el propósito de ayudar a las compañías a desarrollar vehículos de bajo consumo de combustible-- y destinarlo ahora a encarar las necesidades financieras inmediatas de Detroit.
El senador republicano Mike Enzi ha señalado que la crisis financiera general "no es la única razón por la que la industria automotriz estadounidense está en problemas", como lo han sugerido algunos ejecutivos de estas empresas.
Mencionó la "producción ineficiente" y "acuerdos laborales costosos" que han dejado en desventaja competitiva a los fabricantes estadounidenses con respecto a las empresas extranjeras.
Costosos salarios y bonos para ejecutivos ineficientes, fabricación de vehículos caros y de alto consumo de combustible, y salarios con beneficios que llevan el costo por hora de un obrero automotriz de los tres grandes a $83 por hora (comparado con $48 en Honda y Toyota en EUA), son quizás la causa principal del debacle de General Motors, Ford y Chrysler, según señalan encuestas de la opinión publica.
Edición de esta semana
PIONERO EN INVESTIGACIÓN DE ENFERMEDADES INFECCIOSAS
Por Michel Leidermann
Para muchos es una sorpresa el enterarse que uno de los científicos pioneros en la investigación de enfermedades infecciosas en EE.UU. es un médico mexicano que desde 2008 se desempeña en el Hospital de Niños de Arkansas (ACH), y participa activamente en las investigaciones de infectología a nivel nacional.   / ver más /
CONDORITO   / ver más /
Michel Leidermann
comentario
par Michel Leidermann
Donald Trump quiere que los estadounidenses crean que hay una crisis en la frontera sur y que multitudes de inmigrantes ilegales se están preparando para atravesar a los EE.UU.. “Es hora de desplegar tropas para proteger la frontera”, afirmó.    / ver más /