Volar ya no es un placer
Los que tuvieron que viajar por avión en las Fiestas de fin de año se dieron cuenta definitivamente que volar se ha convertido en una verdadera epopeya. Apenas el sobrevivir los atrasos en el aeropuerto requiere la resistencia de un atleta.
Los pasajeros se amontonaron en los aeropuertos debido al mal tiempo. Las preocupaciones de seguridad causaron la cancelación de muchos vuelos. Reparaciones en el sistema eléctrico de los aviones MD 80 paralizaron por días casi toda esa flota de varias aerolíneas el año pasado.
Uno de cada cuatro vuelos comerciales se atrasó o canceló el 2008 y las cosas no mejorarán el 2009.
Se cuestiona si tantas precauciones de seguridad son válidas, porque las inquietudes de los pasajeros interesan más a unos, que a otros.
Las líneas aéreas americanas tienen buenos índices de seguridad en sus aviones, y generalmente hablando, el transporte aéreo es más seguro que manejar al supermercado o salir enjabonado de la tina de baño. Pero eso no es suficiente.
Tampoco parece justo. Si hay que quitarse los zapatos para pasar por la inspección de seguridad del aeropuerto, es solamente razonable que la aeronave igualmente haya pasado las inspecciones y sea segura. Considerando todos los chequeos que el gobierno impone a los pasajeros en tierra, se pensaría que también sería más minucioso en su chequeo de los funcionarios de líneas aéreas y del aeropuerto, y de las máquinas voladoras.
De hecho, los inspectores federales no pueden penalizar a las líneas aéreas por las infracciones pasadas. Según expertos, la Federal Aviation Administration (FAA) ahora confía que las líneas aéreas hagan sus propias inspecciones y divulguen voluntariamente cualquier problema o problemas potenciales.
Pero los expertos aseguran igualmente que la mayoría de los 2.800 inspectores del FAA pasan gran parte de su tiempo revisando expedientes en las oficinas, en lugar de inspeccionar los aviones.
Esperar para embarcar en un avión puede ser cansador, pero esperar a que despegue es peor. Todo lo que es posible hacer en la terminal aérea, es imposible hacerlo dentro del avión cuando aún está en tierra: No hay suficiente aire, comida, bebidas, o baños, y si usted no trajo un buen libro consigo, solamente puede hojear las viejas revistas en el asiento.
Y para que hablar de los impuestos de aeropuerto, de las tarifas más caras y los sobrecargos porque el combustible pasó de ciertos límites de costo, los cobros por todo lo demás: por la primera y segunda maleta, por tener una asiento más cómodo, por algo para comer y beber, para ver una película, para conectar su laptop, y muy luego para usar su teléfono celular, etc., etc..
Y además la reducción de vuelos afectará la disponibilidad de asientos y de rutas y encarecerá aún más los boletos, pues las compañías están eliminado los itinerarios que no dejaban suficiente ganancia y dejando de usar los aviones más viejos de tecnología anticuada que consumen más combustibles, y por no poder comprar aviones modernos y eficientes porque sus operaciones sufren cada día más pérdidas financieras.
El futuro de las vacaciones en familia por avión, está cada día más difícil y caro, y los viajes de negocios están siendo reemplazados cada día más por conferencias tele-video.
Las compañías aéreas internacionales que no tenían los altos costos de mano de obra impuestos por los sindicatos americanos, ahora igualmente enfrentan el desafío del alto costo del combustible y están declarando menos ganancias ¿Hasta cuando?
VOLAR YA NO ES UN PLACER
Edición de esta semana
CIRUGÍAS DEL CORAZÓN POR VÍA SUBCUTÁNEA
Nuevas técnicas han permitido las cirugías mínimamente invasivas y tiempos de recuperación mucho más cortos para cientos de pacientes que han sido sometidos al reemplazo de la válvula aortica del corazón por vía de un catéter (cirugía percutánea a través de la piel) en lugar de las mayores cirugías de corazón abierto.    / ver más /
El 15° Festival Literario de Arkansas 2018 incluye en su la lista de autores y presentadores a una variada gama de escritores.   / ver más /
Michel Leidermann
comentario
par Michel Leidermann
En todo EE.UU. los maestros se cansaron del tratamiento que sus gobiernos estatales dan a la educación y a los educadores.  Los gobernadores y las legislaturas republicanas están ahora promoviendo aumentar los impuestos para apaciguarlos. Los legisladores están tratando de encontrar maneras de mantenerlos en las aulas, sin darles un aumento.    / ver más /