¡Endéudese para que le presten mas!
Por Michel Leidermann
Para tener crédito y para que le presten dinero en los EUA, hay que estar endeudado.
Si uno paga todas sus cuentas al contado, no tiene deudas y no tiene tarjetas de crédito o débito, entonces es muy difícil que le presten dinero o le otorguen crédito para comprar algo. ¡No tienen un historial de crédito porque no deben nada! ¿Una contradicción?
Somos una sociedad consumidora. Las tarjetas de crédito parecieran ser el camino al éxito financiero, un cheque en blanco para comprar cosas que no siempre necesitamos pero que simplemente queremos tener.
Algunos dirán que no pueden sobrevivir sin las tarjetas de crédito, y hasta cierto punto eso pareciera cierto. No se puede hacer una reservación en una línea aérea, ni comprar algo por la Internet y una variedad de otras transacciones, sin tener una tarjeta. Los bancos y otras entidades que emiten estas tarjetas saben lo que están haciendo, buscando como convencernos de que sin ellas no podemos manejarnos en el mundo moderno de las grandes liquidaciones y de la Internet. Además nos abruman con ofertas de nuevas y más tarjetas, que nosotros ni siquiera hemos pedido.
Pero pareciera que finalmente la gente está recuperando su sentido común y últimamente está comprando sólamente aquello que realmente necesita o que verdaderamente puede pagar con su nivel de ingresos. Es la crisis económica la que está haciendo que la gente lo piense dos veces antes de gastar y comprar algo sólo porque “está barato”.
En los viejos tiempos, las personas debían esperar hasta juntar el dinero necesario para poder comprar algo. Parte del problema actual es que mucha gente vive en un estilo de vida que no puede permitirse, insatisfecha con lo que “puede” tener y sin paciencia para ahorrar primero. ¡Es tan fácil cargarlo a la tarjeta! Después veremos como se paga.
Nuestros problemas económicos continuarán en la medida que los consumidores sigan apilando deudas. Claro, hay muchos que no tienen otra opción que endeudarse para sobrevivir día a día, pero muchos otros si pueden hacer la decisión correcta. Nuestro sistema económico está basado en la codicia y en los excesos. Queremos tener todo, lo más nuevo, lo más grande, aunque no sepamos como lo vamos a pagar.
Si pudiéramos controlar nuestro comportamiento insaciable, la economía se reduciría al nivel en el cual debería razonablemente encontrarse, comprando sólo aquello que verdaderamente necesitamos y podemos pagar. Con ello los productos mantendrían precios razonables para atraer compradores.
Y esto del rescate financiero para aquellos individuos y empresas que no supieron como manejarse, es un insulto para aquellos que sí actuaron racionalmente. Aquellos que compraron una casa que podían pagar y que no han dejado de enviar puntualmente sus mensualidades de hipoteca. Ellos parecerían no beneficiarse de una reducción de los intereses y de los préstamos especiales que están considerándose para los que compraron autos y casas más lujosas y más grandes de lo que podían costear o sólo para especular. O salvando a empresas que están a punto de quebrar por las malas decisiones de sus ejecutivos.
¿Y que decir de la ayuda que se está considerando para los sindicatos que presionaron a las empresas a pagar casi el sueldo completo a sus miembros aunque no trabajaran? ¿Merecen ayuda ellos y no los que tienen uno o dos trabajos de salario mínimo para poder subsistir y pagar su modesta vivienda o el auto que usan para ir a su empleo?
Edición de esta semana
CLUB ROTARIO DE WEST LITTLE ROCK OTORGA BECAS A LATINOS 
El miércoles 13 durante su junta semanal regular, el West Little Rock Rotary Club a través de su Fondo de Educación y Beneficencia, entregó becas de estudios de $1.000 por semestre para el año académico 2018-19, a tres jóvenes estudiantes secundarios graduados que cumplieron con los requisitos de calificaciones, necesidad financiera, liderazgo, y servicios a la comunidad y/o escuela.   / ver más /
EL LATINO recibió la denuncia del padre de una alumna de la escuela Hall High de Little Rock, cuando se dio cuenta que, en el boletín escolar de la niña, no habían traspasado la mitad de sus créditos por los cursos completados.     / ver más /
Michel Leidermann
comentario
par Michel Leidermann
Si puede, recuerde cuando usted era pequeño y recuerde cómo se sintió al estar separado de su madre y su padre. No solo jugando en el patio o en la calle o parque, incluso por un corto momento, sino verdaderamente perdido. Recuerde el pánico que sintió.   / ver más /