Explotan a trabajadores latinos en áreas devastadas por huracanes
Ciudades arrazadas por huracanes son imán para indocumentados
389A.jpg
Luego que los huracanes Katrina y Rita devastaron a cuatro estados, muchos indocumentados latinos, han conseguido trabajo en algunos de los proyectos más grande de demolición y reconstrucción en la historia moderna de Estados Unidos, al doble de su sueldo usual, más comidas y albergue.
Aunque los críticos se quejan de que estos trabajos deben ir a los trabajadores locales o a los desplazados por los ciclones, la verdad es que muchos de estos residentes ya no quieren volver a sus ex ciudades. En particular es el caso de Nueva Orleans, la cual ya tenía fama de corrupta, con alta criminalidad, mala educación pública, y mucha pobreza.
Asi pues, la Costa del Golfo después de los ciclones, se ha convertido en el más reciente imán de inmigración de la nación.
Atraídos aquí por la promesa de buena paga y una ley federal de emergencia que suspendió temporalmente las sanciones de inmigración (no están verificando el estatus inmigratorio asumiendo que los documentos se perdieron en la devastación), los trabajadores terminan duermiendo en tiendas de campaña, habitaciones con múltiples ocupantes en los hoteles y a veces hasta tirados en los estacionamientos.
Eston trabajadores están limpiando y transportando basura, cortando árboles, cubriendo con carpas los techos dañados y desprendiendo paredes mojadas de cartón y yeso de miles de edificios afectados por las inundaciones. Un trabajo muy peligroso además, por las posibles contaminaciones a causa de las inundaciones y sus consecuentes enfermedades (feces, ambesa, moho, etc.)
Al principio llegaban pocos, pero a lo largo de los días, la necesidad de mano de obra ha destapado una inundación de inmigrantes —unos legales, otros no— hacia Nueva Orleans y otras comunidades costeras desde la Florida, Texas, California, Carolina del Norte y otros estados donde abundan los inmigrantes.
Muchos son oriundos de México o Centroamérica, pero algunos vienen de lugares tan distantes como Brasil.
Los críticos ya se quejan de que están perdiendo empleos a manos de trabajadores importados por menos dinero, a pesar de que los defensores de estos inmigrantes mantienen que están siendo explotados y abusados por los empleadores que les prometen buen dinero y hospedaje confortable, y que en realidad no los reciben.
En un seminario reciente sobre los esfuerzos de reconstrucción, el alcalde de Nueva Orleans, Ray Nagin, preguntó a los asistentes: "¿Cómo me aseguro de que Nueva Orleans no sea invadida por trabajadores mexicanos?’’.
El Concejo Regional de Carpinteros de Louisiana, dijo que su grupo había comenzado a recibir quejas regulares de miembros del sindicato que habían sido cesanteados por contratistas y reemplazados con trabajadores inmigrantes. "Es un problema para las personas que lo perdieron todo que después sean cesanteados a favor de gente de otros estados’’.
Pero la vida tampoco es color de rosa para los inmigrantes. Varias veces, en estas últimas semanas, la policía local, respaldada por funcionarios federales, se ha llevado a hombres de apariencia hispana de los refugios de la Cruz Roja en Mississippi interrogándolos sobre si eran víctimas de los huracanes o simplemente aprovechándose de techo y comida gratis.
Pero eso no es todo. Mientras la limpieza de la costa del Golfo de Mississippi se convierte en una reconstrucción de miles de millones de dólares, está surgiendo otro problema: cuando llega el día de pago, cuando una cantidad incalculable de trabajadores latinos inmigrantes no recibe su paga.
A veces, el jefe simplemente se desaparece. Otras veces los trabajadores esperan que se cumplan las promesas y que pronto alguien de la empresa de constructores, proporcione los fondos para pagarles.
El incumplimiento de los sueldos es una violación a la ley laboral federal, pero miles de estos trabajadores que juntan deshechos, envuelven techos dañados en lonas azules y vacían casas devastadas por la inundación, son especialmente vulnerables porque muchos de ellos están aquí en forma ilegal.
Algunos subcontratistas reconocen que no han podido pagarle a docenas de trabajadores pero insisten que no es su culpa, responsabilizando por la demora a la larga cadena de subcontratistas a menudo a cargo del Cuerpo de Ingenieros de las Fuerzas Armadas de EUA.
Edición de esta semana
JORGE AGUIRRE GARCÍA: ALUMNO SOBRESALIENTE DEL 8º GRADO DE LA CLOVERDALE CHARTER SCHOOL EN LITTLE ROCK
Por Michel Leidermann
Jorge Aguirre García, de 14 años y alumno del 8º grado en la Cloverdale Aerospace Technology Conversion Charter Middle School en Little Rock, ganó la Distinción Nacional por su trabajo académico en Matemáticas completando MATH 180 II que es un sistema integral de instrucción, evaluación y desarrollo diseñado para equipar a los estudiantes con el conocimiento, el razonamiento y la confianza para prosperar en álgebra. Fue uno de tres jóvenes en la nación votados para este honor.   / ver más /
El sábado 9 a las 7 PM, agentes policiales fueron enviados al #8706 Stanton Road casi esquina con Baseline Rd por una denuncia de asalto. A su llegada, los oficiales se pusieron en contacto con José Ibarra, quien informó que había sido apuñalado por Carlos Umberto Ramos de 36 años. Ibarra sufría de una herida de arma blanca en el pecho. Los oficiales también localizaron una segunda víctima, Evedencio Ramón Ordóñez, de 33 años, con una aparente herida de arma blanca en el pecho quien fue transportado a UAMS donde murió más tarde como resultado de sus heridas.   / ver más /
Michel Leidermann
comentario
par Michel Leidermann
Trump está tratando de hacer que EE.UU. vuelva a ser blanco y los demócratas tienen demasiado miedo de denunciarlo tal cual. El ritmo agresivo de deportaciones de inmigrantes, la eliminación del programa DACA y las propuestas antiinmigrantes contra ciertos grupos, tendrán el innegable efecto de retardar la rápida diversificación racial de la población.   / ver más /