Clamor nacionalista en América Latina
Por Michel Leidermann
LA OLA NACIONALISTA EN América Latina está aumentando el riesgo de secar las inversiones extranjeras en una región que antaño estaba dispuesta a ofrecer mucho más para atraer los capitales foráneos.
El gobierno de Hugo Chávez ha aprobado leyes que le permiten a la corporación estatal Petróleos de Venezuela S.A. (PDVSA), obtener la mayoría accionaria en todos los proyectos de producción petrolera, incrementar las regalías que deben pagar las empresas petroleras extranjeras de 1% a 30%, y elevar de 34% a 50% la tasa del impuesto sobre las ganancias de las compañías petroleras.
Todas las firmas que poseen contratos operativos para extraer crudo en Venezuela, tienen plazo hasta finales de este año para suscribir nuevos acuerdos bajo la figura de empresas mixtas, en las que el gobierno se reservará hasta el 80 % de las acciones de las nuevas compañías.
Es una tendencia que se repite en América Latina, donde los gobiernos están recuperando control y ganancias del sector energético, a semejanza de lo que han hecho muchas empresas petroleras estatales en países del Medio Oriente.
Tales cambios podrían poner en aprietos a algunos gobiernos si los precios del petróleo caen y disminuyen los recursos financieros para satisfacer las desmesuradas expectativas de los ciudadanos más pobres. Pero muchos afirman que éstos son los riesgos que hay que correr en una región donde el 35% de su población vive con menos de $2 al día.
En Ecuador, manifestantes de dos ricas provincias petroleras tomaron pozos, dinamitaron oleoductos y provocaron destrozos durante protestas en agosto que obligaron a las autoridades a declarar el estado de emergencia.
El presidente ecuatoriano Alfredo Palacio anunció luego que todos los contratos con compañías petroleras privadas serían revisados para asegurarle al gobierno al menos 50% de los beneficios, o sea, un 30% más que la ganancia actual.
Indígenas pobres bolivianos también protestan repetidamente para exigir una mayor parte de los ingresos por la venta del gas natural. Bolivia posee la segunda reserva de gas natural en el continente después de Venezuela, y protestas en los últimos dos años provocaron la caída de los presidentes Gonzalo Sánchez de Lozada y Carlos Mesa.
El diputado Evo Morales, un indígena aymará que ha encabezado las protestas y es amigo de Chávez, ha surgido como favorito para ganar la presidencia en diciembre, apoyado en una plataforma intransigente contra las transnacionales para recuperar los yacimientos privados de gas.
Pero es de esperar que la región no repita errores pasados, cuando algunos gobiernos se vieron forzados a privatizar sectores de la industria energética que habían sido nacionalizados en la década de 1970 y que resultaron en grandes pérdidas nacionales y provecho para políticos corruptos.
"Hay que recuperar el poder nacional, la soberanía para manejar nuestros recursos’’, dijo el presidente venezolano Hugo Chávez, quien se ha convertido en una de las voces más poderosas del continente. Y su ejemplo está siendo seguido.
La cuestión es saber si estas políticas nacionalistas resurgentes en Argentina y Brasil, junto con el eje Cuba-Venezuela-Bolivia, serán capaces o no, de auto sostenerse con alianzas americanistas tipo bolivariano, sin recurrir a las inversiones y asistencia técnica del tío Sam.
¿Y usted que opina?
el-latino@arktimes.com (501) 374-5108 www.ellatinoarkansas.com
Edición de esta semana
¡SUBIERON BANDERA EN OAKLAWN!
Ubicado en el Parque Nacional de Hot Springs, el Oaklawn Racing & Gaming (# 2705 Central Ave. Hot Springs.1-800-OAKLAWN) es uno de los mejores hipódromos en el país desde 1904, y hogar del afamado Arkansas Derby con un premio de $1 millón al ganador. Hoy en día, Oaklawn también ofrece una gran cantidad de diversión y conciertos y máquinas de juegos de azar, día y noche durante todo el año.   / ver más /
¡Nueva sección!   / ver más /
Michel Leidermann
comentario
par Michel Leidermann
El Partido Republicano (GOP) está en problemas más profundos de lo que sugiere la pérdida de un escaño en el Senado en la elección en Alabama. La fuente de ese problema se remonta al 19 de julio de 2016, cuando el GOP aceptó a Donald Trump como candidato a presidente.   / ver más /