¡Y hablando de salud!
Por Michel Leidermann
El presidente, los legisladores, los médicos, las aseguradoras, y el publico en general, están discutiendo sobre la posible reforma del sistema de salud en los Estados Unidos, y el establecer una “cobertura de salud universal” para todas las personas, sin importar cuanto dinero ganan ni cuanto pueden pagar. Claro está que sería la situación ideal que todos tengan el derecho y el alcance a la atención de salud. Pero la cuestión es bastante complicada. El sistema de salud universal en otros países, es criticado porque le cuesta al fisco mucho dinero y porque su burocracia ocasiona largas esperas, aún en situaciones criticas. Debe considerarse que los jóvenes tienen menos problemas de salud que los mayores, y que los ricos pueden pagar lo que los más pobres ni siquiera pueden soñar.
Acá en los Estados Unidos, para modificar el actual sistema se está hablando de un costo adicional de trillones de dólares que se cubrirían con ahorros en el actual sistema y con nuevos impuestos a los que ganan más, lo que afectaría negativamente a millones de pequeños negocios. Para compensar, se habla igualmente un “crédito” antes de impuestos para compensar la compra de “primas“ de seguro de $2500 por persona o $5,000 por familia.
Sobre los ahorros, entre otras ideas, se habla de rebajar el costo de las medicinas a los jubilados; evitar gastos innecesarios de exámenes y otros tratamientos en los cuales los médicos y hospitales tienen un interés financiero; evitar los millones que se pierden en estafas a los seguros federales de Medicare y Medicaid; crear un seguro federal para todos los que no tienen o no pueden adquirir otro tipo de seguro directamente o a través de su patrón y que compita favorablemente con las aseguradoras privadas, rebajando con eso las pólizas; expandir la atención médica “a distancia” por Internet o “tele-medicina”; modernizar el actual sistema de “papeleo” pasando a historiales médicos electrónicos con ahorro de papel, tiempo y personal, y acceso inmediato por cualquier médico o clínica tratante y al mismo tiempo con la reducción de errores.
Además de todas estos problemas que deben resolverse, a mi preocupa mucho más que al integrase a una cobertura universal otros 50 millones de personas (los que no están asegurados ahora), deberán encontrarse casi inmediatamente miles de médicos, 300 mil enfermeras, y cientos de hospitales y clínicas con todo tipo de equipamiento moderno, para atenderlos.
Caso contrario vayan sumando muchos más trillones de dólares desperdiciados en un seguro que no tiene los profesionales de salud necesarios para llevarlo a una realidad.
Eso sin contar que al incorporar a millones de nuevos pacientes, los actuales asegurados verán la calidad de su atención bajar drásticamente pues no alcanzan los médicos para todos.
Otra cosa es la formación de profesionales que en la actualidad le cuesta unos $100,000 o más a un interesado de ser médico además de casi 10 años de formación. Entonces los que logran terminar se dedican a especialidades médicas más lucrativas dejando abandonados a los millones de personas que solo necesitan un médico general, especialmente en áreas rurales.
Y una nota al margen: la cobertura de salud que reciben los legisladores de por vida, no estaría incluida en ninguna revisión, Seguirán recibiendo cuidados médicos y medicinas de forma privilegiada y no con las limitaciones y costos que el nuevo sistema tendría para los demás ¡la propia gente que votó por ellos! ¿Qué acierto pues se puede esperar de sus resoluciones?
Edición de esta semana
CIRUGÍAS DEL CORAZÓN POR VÍA SUBCUTÁNEA
Nuevas técnicas han permitido las cirugías mínimamente invasivas y tiempos de recuperación mucho más cortos para cientos de pacientes que han sido sometidos al reemplazo de la válvula aortica del corazón por vía de un catéter (cirugía percutánea a través de la piel) en lugar de las mayores cirugías de corazón abierto.    / ver más /
El 15° Festival Literario de Arkansas 2018 incluye en su la lista de autores y presentadores a una variada gama de escritores.   / ver más /
Michel Leidermann
comentario
par Michel Leidermann
En todo EE.UU. los maestros se cansaron del tratamiento que sus gobiernos estatales dan a la educación y a los educadores.  Los gobernadores y las legislaturas republicanas están ahora promoviendo aumentar los impuestos para apaciguarlos. Los legisladores están tratando de encontrar maneras de mantenerlos en las aulas, sin darles un aumento.    / ver más /