Marcelo y los prodigios naturales en nuestro derredor
Por Rafael Nuñez
4299A.jpg
(La Gran Importancia que tiene el proteger los parajes naturales de Arkansas)
Mi verso es de un verde claro / y de un carmín encendido: / mi verso es un ciervo herido / que en el monte busca amparo. / ...Con los pobres de mi tierra / mi suerte quiero yo echar: / el arroyo de la sierra / me atrae más que el ancho mar -- Guantamera, Joseíto Fernández (basado en el poema "Versos Sencillos" de José Martí)
Acabo de llegar a la ciudad y ya quiero regresarme. / Acabo de llegar, y ya quiero estar de nuevo allá en mi monte, / allá en la montaña, lejos, muy lejos de todo lo malo y lo feo. / Allá en mi ranchito donde todo es mejor, / allá en mi sierrita donde todo es puritito amor... -- corrido norteño, anónimo
¡Qué poco saben de mi vida los demás! / sólo murmullos, y ya me quieren juzgar. / ...Tengo una casa en la montaña junto al sol / y un perro viejo que me da siempre razón. / Tengo al fin y al cabo más quimeras que razones / y una nueva historia que contar -- Hombre Solitario, Julio Iglesias
...Voy a subir la montaña y estar aún más cerca de Dios, y rezar. / ...Voy a pedir / que las estrellas no paren de brillar. / Que los niños no dejen de sonreír / ...que los hombres jamás se olviden de agradecer. / ...Por eso digo... / te agradezco Señor por un nuevo día. / ...Que el sol nació. / ¿Qué sería de mí sin la fe que yo tengo en ti? / Por eso digo... / te agradezco Señor por las estrellas/ ...Por la sonrisa. / Te agradezco Señor, nuevamente agradezco Señor. / Por la esperanza / ...Por la naturaleza / ...Por todo eso... -- La Montaña, Roberto Carlos.
Marcelo Ramírez es un hombre reservado, prudente, poco dado a recontar sus pasados recorridos por entre la naturaleza, aún cuando muchos de ellos han sido extraordinarios, y algunos hasta prodigiosos. Pero en vez de narrar sus pasadas aventuras en medio de la naturaleza, prefiere invitar, a quien le pregunte por las mismas, a hacer con él un nuevo recorrido en busca de comulgar con el entorno natural, ya sea pescando, cazando, o simplemente tomando una excursión a pie por entre la maleza, el bosque o la ribera de río más cercana.
"A veces me resulta difícil explicarle a alguien que nunca lo ha hecho, lo que se siente cuando uno comulga con la naturaleza. Es una sensación maravillosa, pero muy difícil de compartir con quien nunca la ha sentido. Tengo amistades que incluso me han llegado a preguntar qué gano con ir a pescar, o a cazar, o a caminar entre el bosque... y sólo atino a contestarles que para saber eso sería necesario que ellos también lo hicieran, ya que únicamente de ese modo podrían dar con la respuesta a su pregunta. Y es que, por ejemplo, cuando yo me estoy preparando para ir a pescar, lo más alejado de mi mente es pensar únicamente en términos de con cuántos pescados voy a regresar a casa. Para mí es más importante el placer que siento en mi ser interior cuando me salgo a un paraje natural; o la emoción que siento cuando estoy luchando contra un pez que traigo en la línea de mi caña de pescar; o bien, lo relajado que me siento después de andar un rato entre la naturaleza. Y es que uno se siente relajado, descansado, pero a la vez con nuevos bríos y un gran vigor. Es como si de repente uno despertara, y se diera uno cuenta por primera vez que está uno vivo, experimentando el momento que se está viviendo. Es decir, está uno completamente en el momento", indica Marcelo.
Y aunque él mismo nunca lo diría, algunos familiares y amistades que han conocido a Marcelo durante toda su vida, coincidieron de manera unánime en señalar que desde muy chico Marcelo mostró una gran afinidad con todo lo natural. Estos familiares y amigos recuerdan que de muy pequeño, sus padres se llevaron a Marcelo a vivir a la ciudad de Guadalajara, Jalisco, pero que desde los cinco o seis años, cada viernes por la tarde, después de salir de la escuela, Marcelo se subía a un camión que lo llevaba de regreso a su amado rancho, Una vez allí, Marcelo corría a la casa de unos tíos para avisarles que ya había llegado, y luego de inmediato se dirigía a toda prisa al monte. También recuerdan que desde entonces, Marcelo parecía tener una comunicación especial con los perros y los animales de todo tipo, haciendo notar que en el rancho había algunos perros muy bravos, pero que, sin embargo, a Marcelo nunca le hacían nada. "Marcelo sólo les extendía la mano, y los perros se acercaban y luego dócilmente dejaban que él los acariciara... Por supuesto que esto a nosotros nos dejaban atónitos, verdaderamente maravillados, ya que algunos de esos perros no dejaban que nadie se les acercara mas que sus propios dueños, y a veces ni ellos", recuerda una de estas amistades.
Hoy en día Marcelo reside en la ciudad de Little Rock, Arkansas, donde ha vivido por aproximadamente 8 años. Anteriormente Marcelo residió en los estados norteamericanos de Nevada y California, donde tuvo la oportunidad de conocer grandes maravillas naturales, como los bosques, ríos, arroyos y lagos de la región circundante a Lake Tahoe, Nevada, y también extensas porciones de la gran Sierra Nevada del norte de California.
Pero Marcelo dice que no fue sino hasta que llegó a Arkansas que realmente empezó a sentirse más en su elemento, ya que el largo y crudo invierno de las regiones boscosas del norte de Nevada y de California, era algo que no le agradaba mucho.
Autodidacta desde siempre, Marcelo en la actualidad --aparte de ser un ejemplar padre de familia y esposo-- está clasificado como un carpintero de gran calidad y un handyman de probada eficacia, con gran facilidad para numerosos oficios relacionados a la construcción y el mantenimiento general de todo tipo de edificios y viviendas. Pero más allá de todo esto, también con el paso del tiempo se ha convertido en un gran pescador y cazador.
Una vez que se encuentra en un paraje natural, el andar de Marcelo se transforma en la viva imagen de la concentración total. Y aunque es un andar resuelto y audaz, también es un caminar liviano, ligero como una pluma.
"Es que cuando camina entre la naturaleza, es realmente importante andar ligerito... Hay que tratar de perturbar lo menos posible todo lo que uno nota en su derredor. La meta es tratar de dejar todo como estaba antes de que uno pasara, casi casi como queriendo no dejar huella alguna", detalla Marcelo.
Siempre uno que prefiere dar el ejemplo con sus acciones en vez de con palabras, Marcelo constantemente levanta papeles y muchos otros tipos de basura cuando camina entre la naturaleza, para luego depositar estos desechos en un contenedor o tambo para basura. Le molesta ver que aún haya personas que no lo piensan dos veces y dejan cosas tiradas en cualquier paraje natural.
Cuando va a pescar, Marcelo lanza su atarraya para atrapar pececitos de carnada, y luego cuando la saca rebosante de pescaditos, cuidadosamente lanza de regreso al agua todo aquel pececito que no va a utilizar. "Para qué dejarlos que se mueran aquí sobre el terreno, en la ribera, si uno no los va a utilizar?", se pregunta retóricamente, para enseguida contestarse él mismo: "No tiene ningún caso. No tiene ningún sentido. Y sin embargo veo mucha gente que hace precisamente eso sin siquiera notarlo. Es una verdadera lástima, y una falta de conciencia ecológica,... y ya pensándolo más, hasta un acto completamente ilógico,... con una total ausencia de razonamiento ético.
Marcelo se considera a sí mismo como alguien que quiere seguir aprendiendo más y más sobre la naturaleza. "Cada día me gustaría conocer más sobre todo lo natural. Por eso trato de visitar, siempre y cuando mis ratos de tiempo libre me lo permiten centros o museos donde se exhiben cosas sobre la naturaleza. Es importante para mí aprender más sobre los temas del medio ambiente y de conservación o preservación ecológica. Y también considero de suma importancia instruir a mis hijos sobre todos estos temas, ya que ellos son el futuro".
Cabe señalar que Marcelo llevó consigo a pescar por primera vez a su primogénito, Erick Ramírez González, cuando éste tenía sólo 6 meses de nacido. Desde entonces, son contadísimas las veces en que Erick no acompañe a su padre en sus frecuentes recorridos y paseos por los prodigiosos parajes naturales del Centro de Arkansas.
"Para mí tiene una gran importancia proteger el entorno ecológico de Arkansas, no sólo para beneficio de nosotros mismos, sino para beneficio y orgullo de las generaciones futuras. Sería una gran vergüenza que, sólo por indolencia y falta de atención, no pudiéramos dejarles en buen estado, a nuestros hijos y a nuestros nietos, todos estos prodigios naturales que nos rodean y que tanto placer nos dan".
Edición de esta semana
LOS DEMÓCRATAS GANAN EL CONTROL DE LA CÁMARA DE REPRESENTANTES, PERO LOS REPUBLICANOS AUMENTAN SU MAYORÍA EN EL SENADO
Aunque las esperanzas de los demócratas estaban puestas en ganar el Senado y la Cámara Baja en las elecciones de noviembre, el partido solo volverá a controlar la Cámara de Representantes después de siete años, pero los republicanos reforzaron su dominio en el Senado aumentado 4 senadores a su mayoría.    / ver más /
El día de Thanksgiving o Acción de Gracias es una de las festividades más importantes en Estados Unidos, se festeja cada cuarto jueves de noviembre.   / ver más /
Michel Leidermann
comentario
par Michel Leidermann
La orden de Donald Trump de desplegar miles de militares en servicio activo a la frontera sur para detener lo que caracterizó como una inminente “invasión” de las llamadas caravanas de los migrantes centroamericanos, tuvo su función como farándula política para las elecciones de noviembre 6.   / ver más /