La fina estampa de Chano Huarache (ALIAS “EL CHANCLAS”)
Por Rafael Nuñez
4395A.jpg
La política es el arte del engaño. -- refrán popular mexicano

México no es una dictadura… es una dictablanda -- Fidel Velázquez

La política no es el arte de lo posible. Consiste en escoger entre lo desastroso y
lo asqueroso. -- John Kenneth Galbraith

Los políticos son iguales en todas partes. Prometen construir un puente aun donde no hay un río. -- Nikita Krushchev

La política es el arte de evitar que la gente participe en asuntos que propiamente le conciernen -- Paul Valery

El crimen no paga… tan bien como la política. Alfred E. Newman

Vivir fuera del presupuesto es vivir en el error… y en el horror. -- César Garizurieta, alias “El Tlacuache”

El que se mueve no sale en la foto -- Fidel Velázquez

Esto ni nos beneficia ni nos perjudica, sino todo lo contrario -- Manuel Bernardo Aguirre, gobernador de Chihuahua (1974-1980)

Cuán grande no sería mi sorpresa cuando me enteré que mis tres tíos del alma, que allá en México toda su vida vivieron de la ubre del presupuesto gubernamental, es decir, de la política, habían tenido que emigrar a Little Rock debido a la crisis mundial que ahora también está arrasando al territorio mexicano.
Y es que esta crisis no respeta fronteras ni ideologías, y así, tristemente, dio al traste con muchos años de ratera felicidad para mis tíos. Ahora a los tres se les puede ver muy juntitos (lo que en México jamás se vería, ni en fotos) en cualquier reunión social y, de hecho, al llegar a esta ciudad hasta tuvieron que vivir juntos varias semanas en una trailer allá por la Baseline Road, para molestia de todos sus vecinos, quienes se cansaron de cada noche oírlos gritándose entre sí mil y una estupideces cuando se agarraban alegando de política.
Y es que a los perros viejos no se les puede enseñar trucos nuevos, y como mis tres tíos vivieron de la política allá en México por tantísimos años, pues como que se les quedó la costumbre, ¿no? Y por eso andan agarrados de las greñas hasta en la calle, y siempre alegando de política, y luego peleándose a sombrerazos, a huarachazos y hasta a botellazos cuando ya se ponen medio ebrios. Nomás suenan los guamazos y truenan los botellazos: ¡Y burro, ca’on!, ¡Mocos, don cuco!, ¡Mofles! ¡Y burro ca’on otra vez!
Para colmo, mis tíos allá en México siempre fueron rivales políticos, pues cada uno pertenecía a partido distinto. Mi primer tío, Vaarobarte Gandallónsete Ratericio Arrebatatodo, apodado por mis otros dos tíos “El Prinosaurio” y “El Manotas”, siempre perteneció al PRI (Partido Revolucionario Institucional), y como buen priísta, tuvo diversos puestos de funcionario de segunda o tercera, o bien de burócrata, por muchos años, lo que él aprovechó para robar a dos manos hasta que se cansó (de ahí su apodo “El Manotas”). Su desgracia vino con la llegada de los panistas al poder federal en el 2000, cuando se le empieza a acusar de malversación de fondos públicos, fraude y despojo de tierras. Desde entonces ya lo traían en jabón, y aunque sus abogados pospusieron el caso lo más que pudieron, el año pasado finalmente vino su debacle, con la acusación formal en su contra y una orden de aprehensión. Raudo y veloz como el rayo, mi tío Vaarobarte que pone en pies en polvorosa y huye de México para finalmente aterrizar en Little Rock, luego de un largo y penoso peregrinar, que incluyó un período de tres semanas viviendo en su vagoneta en Los Angeles, y luego otras tantas semanas en condiciones similares en Houston, hasta que por fin arribó a La Piedrita y se acogió a la misericordia de varios parientes para encontrar refugio.
Mi segundo tío, Pomponio Perfumadocio Persignadorrio Pretenciosolio y Santurroncillo, a quien mis otros dos tíos apodan “El Perjumao” y “El Persinao”, siempre perteneció al PAN (Partido Acción Nacional) y se las daba, y da, de muy santo, muy educado, muy aristócrata, muy culto, y sobre todo muy, pero muy honesto, al menos hasta que lo agarraron con las manos en la masa el año pasado, robando grandes cantidades de dinero de las arcas municipales. Luego de pasar una corta temporada en el bote (alrededor de seis meses), Pomponio salió libre por obra y gracia del gobernador de su estado (un panista colega suyo, por cierto), quien consideró que “un individuo tan buena gente como Pomponio, por más ratero que sea, no debe jamás, por ningún motivo, permanecer por largo tiempo en la cárcel. Y que Dios lo ayude y de mí no se olvide. ¡Y he dicho!”. Y así, sin más ni más, el gobernadorcito panista ese, amigo de mi tío, ordenó que lo liberaran. Así pues, mi tío Pomponio, de la noche a la mañana, pasó de ser un derechista conservador, y hasta medio reaccionario, a ser un “ultra-liberal” y “gran demócrata” (como dice el dicho norteamericano: un liberal es un conservador que ha sido arrestado). Acto seguido, Pomponio salió de su amado pueblo y abandonó el país, según él, “en busca de nuevos horizontes”. Lo cierto es que el escándalo que provocó su arresto y posterior liberación no le permitieron volver a su pueblo, ya que la gente muy probablemente lo hubiera linchado. Traspasó la frontera norte de México en calidad de mojado, algo que le provocó --otra vez, según el—“una gran vergüenza”. Pero al parecer esa vergüenza se le pasó muy, pero muy rápido, ya que al arribar a Little Rock traía una sonrisota de oreja a oreja, y andaba muy quitado de la pena, y a baile y baile, en todas las fiestas que semana con semana se dan en la comunidad latina/mexicana/hispana.
En cuanto a mi tercer tío, Ignorancio Izquierdosillo Alborotolio Cejiburro Burriciego y Zafarranchonio, él siempre perteneció al PRD (Partido de la Revolución Democrática) y orgullosamente solía decirme cada vez que iba yo a visitarlo a México: “Mira sobrino, yo nunca he sido ‘corruto’ (sic). Más sin en cambio (sic) tus otros tíos, los diables de ‘El Perjumao’ y ‘El Manotas’, ¡esos sí que son corrutos (sic), y muncho (sic)!”. Asimismo, mi tío Ignorancio se enorgullecía de “nunca haber vivido en la suida (sic), sino siempre en el campo, ya que en la suida hay pura corrusión (sic)”. Mi tío Ignorancio también tuvo que abandonar su amado campo, y el país, el año pasado, cuando de repente se descubrió que se había estado quedando con todas las cuotas de membresía del partido perredista en su municipio, y luego todo ese dinero lo gastaba en borracheras, rorras y viajes de placer. Mis otros dos tíos suelen llamar a mi tío por el mote de “El Pedorrista” (en vez de ‘el perredista’), y ambos coinciden en señalar que “Ignorancio siempre fue ratero, nomás que como él pertenecía al ‘pedorre’ (PRD), la plebe de este partido de sabe-nadas, trogloditas, zánganos, sicofantes, gorrones, huarachudos, parásitos y mugrosos, siempre se encargaba de encubrirlo, amenazando a las autoridades pertinentes con tomar por la fuerza la presidencia municipal y/u otras oficinas gubernamentales para realizar allí plantones de duración indefinida si estas autoridades insistían en procesar a Ignorancio”.
Bueno, hoy en día mis tres tíos viven en Little Rock, y se consideran, según ellos mismos, “grandes defensores de la democracia y de la libertad”. Dicen que defenderían la democracia hasta la muerte… Y yo lo único que les contesto es: “¡Pos como han cambiado, verda’ de dios! ¡Ya hasta se les está quitando lo mexicano, diables nacos hijos del maiz prieto!”
Edición de esta semana
CENTRO “SEIS PUENTES” SE ASOCIA A LA CÁMARA DE COMERCIO DE NORTH LITTLE ROCK 
En una simbólica ceremonia el jueves 28 de junio, el Centro Comunitario y de Educación Seis Puentes de North Little Rock se asoció oficialmente a la Cámara de Comercio de la misma ciudad.   / ver más /
EL LATINO acaba de recibir una queja de una madre de un alumno de ultimo año de la Escuela Secundaria Mills University Studies en el distrito escolar especial del condado de Pulaski, porque en la transcripción de calificaciones del Departamento de Educación de Arkansas donde se ve que tomó 8 clases, (este año escolar solo tomaban 7) y en la clase extra (orquesta) le asignaron una calificación F.    / ver más /
Michel Leidermann
comentario
par Michel Leidermann
EL PAÍS DA UN INÉDITO GIRO A LA IZQUIERDA CON LOS CONOCIDOS DESAFÍOS Y OPORTUNIDADES.   / ver más /