¿Y cuanto cuesta la reforma de salud?
Por Michel Leidermann
La propuesta opción de un plan de salud federal a disposición de todos las personas que quieran comprar un seguro de salud, no sería gratuita, como algunos podrían pensar.
Si se toma como base el plan de salud federal para los mayores de 65 años, el Medicare, sus participantes reciben el plan A o parte gratis de cobertura de interacción hospitalaria, pero pagan $96,40 mensual por el plan B ($1,156.80 anual) que cubre las visitas al hospital y al médico y pagan los primeros $135 como deducible anual. Después de estos, Medicare paga el 80% de los cargos futuros que se incurran y los participantes pagan el restante 20%.
Hay seguros suplementarios dentro del plan C que pagan por el deducible y el 20% pero estos cuestan un promedio de $140 anuales por persona. ($1,680 anual).
Medicare no paga por medicinas con receta, pero los interesados pueden comprar el plan D que cubre parcialmente los medicamentos.
Por otra parte los jubilados reciben del Seguro Social $1,100 mensuales como promedio ($13,200 anual).
La diferencia entre lo que reciben y lo que deben pagar por el seguro médico, sólo les deja unos $10,000 anuales para vivir. Y eso siempre que los jubilados hayan calificado con lo 40 trimestres mínimos de trabajo, requeridos por el Seguro Social para obtener los beneficios del Plan A de Medicare y de pueden escoger los otros planes pagados. Con menos de 40 trimestres los jubilados deben pagar $244 mensuales, y con menos de 30 deben pagar $443 mensuales.
Si el gobierno está estimando la quiebra de Medicare dentro de unos años por falta de fondos, ¿Qué se puede esperar de una opción federal del plan de salud cuando el medicare ya les cuesta a los jubilados y sería la base de un nuevo plan universal?
La Oficina de Presupuestos del Congreso estima que el costo de la reforma de salud que se está negociando por ahora, agregaría $1.6 trillones al déficit nacional que ya sobrepasa los $11 trillones.

¿Es la solución?
La debilidad del sistema americano de salud es que está en un camino irreparable al desastre si no se aprueba alguna reforma. De continuar como en el presente, el sistema de salud consumirá 40% de la economía nacional, lenta pero inexorablemente para el año 2050.
Los costos están aumentando tan rápidamente que cada día más de 10,000 americanos pierden su cobertura de salud. En 1993, el 61% de las pequeñas empresas proveían de seguro médico a sus empleados. Ahora es sólo el 38%. Las grandes empresas enfrentan aún mayores aumentos de costo. Las empresas pequeñas y grandes pagan una parte del seguro de sus empleados como un incentivo para emplearlos. Y a pesar de eso, los americanos califican peor en cualquier categoría de cuidado de salud que cualquier otro país industrializado, los que gastan sólo la mitad en cuidados de salud por persona y tienen proporcionalmente, más personas de la tercera edad. Los viejos requieren más cuidados que los jóvenes.
El debate en el país sobre la reforma está llegando a niveles irreales, con los conservadores sugiriendo que se transformaría en un sistema comunista, y las propuestas de los demócratas que no ofrecen una verdadera solución. La falta de una discusión sensata enfocándose principalmente en los costos y como pagar por la reforma, son una verdadera tragedia.
El cuidado de la salud es el problema más serio que enfrenta la nación y sigue empeorando día a día.
Edición de esta semana
LOS DEMÓCRATAS GANAN EL CONTROL DE LA CÁMARA DE REPRESENTANTES, PERO LOS REPUBLICANOS AUMENTAN SU MAYORÍA EN EL SENADO
Aunque las esperanzas de los demócratas estaban puestas en ganar el Senado y la Cámara Baja en las elecciones de noviembre, el partido solo volverá a controlar la Cámara de Representantes después de siete años, pero los republicanos reforzaron su dominio en el Senado aumentado 4 senadores a su mayoría.    / ver más /
El día de Thanksgiving o Acción de Gracias es una de las festividades más importantes en Estados Unidos, se festeja cada cuarto jueves de noviembre.   / ver más /
Michel Leidermann
comentario
par Michel Leidermann
La orden de Donald Trump de desplegar miles de militares en servicio activo a la frontera sur para detener lo que caracterizó como una inminente “invasión” de las llamadas caravanas de los migrantes centroamericanos, tuvo su función como farándula política para las elecciones de noviembre 6.   / ver más /