El mensaje de Obama a los estudiantes
Por Michel Leidermann
Todos hemos escuchado muchos discursos y conferencias de prensa que los presidentes ha dado acerca de temas complejos y de interés nacional.
Pero para unos quizás el más importante del presidente Obama hasta ahora, fue el discurso que dirigió a los estudiantes de todo el país.
Algunos alumnos no lo vieron en vivo porque sus padres y legisladores predijeron que sería un esfuerzo presidencial para adoctrinar políticamente a nuestra juventud.
Pero esa postura fue desproporcionada porque en todo caso, sus palabras podrían discutirse y analizarse posteriormente.
Al fin y al cabo, lo que el presidente Obama dijo a los estudiantes, es lo que todos los padres desean que sus niños sepan y hagan, y lo que muchos padres tratan de inculcarles día tras día a pesar de la terquedad de sus hijos. Si les decimos que estudien duro, que pongan atención, que sean disciplinados, que hagan sus tareas y saquen buenas notas, nos tildan de anticuados. Pero si viene del propio presidente de Estados Unidos, la cosa cambia.
El presidente habló a los estudiantes en un lenguaje que podían comprender y en un tono que captó su atención. En su mensaje les dijo entender sus desafíos y temores, hablando de sus propias dificultades al crecer en circunstancias difíciles.
Les habló a los estudiantes sobre cómo enfrentar sus dificultades y cómo sobreponerse a sus insuficiencias. Les ofreció palabras de aliento, les mencionó modelos a seguir y resaltó el gran potencial para un futuro mejor que tienen gracias a la educación.
Pero también les lanzó un desafío. Cualquiera que sea su situación socio-económica, el mensaje a los estudiantes fue claro: Ustedes tienen un equipo de apoyo que lucha por ayudarlos a alcanzar el éxito académico que es sus maestros y sus padres, pero ultimadamente, es su responsabilidad personal el luchar para triunfar en los estudios y en la vida.
"No solo es importante para su propia vida y su propio futuro. Lo que ustedes hagan con su educación, decidirá nada menos que el futuro de este país. Lo que ustedes aprendan en la escuela hoy, determinará si nosotros como nación podremos alcanzar grandes metas en el futuro", dijo Obama a los niños.
Algunos podrían argumentar que esta idea tal vez puso mucha presión en los chicos, pero es la pura verdad. Vivimos en un mundo muy competitivo y la educación no se puede considerar un lujo, sino una necesidad.
En particular para nosotros los latinos que somos la minoría más grande del país y la de más rápido crecimiento, pero que desafortunadamente nos quedamos atrás en educación, sus palabras tuvieron un valor especial. Los latinos tienen el más bajo índice de graduación de las escuelas secundarias y de las universidades, que cualquier otro grupo étnico. Hay que salir del fondo con esfuerzo, dedicación y entusiasmo. Tenemos que concentrarnos en los estudiantes de hoy que serán los líderes y que llevarán las riendas del país mañana.
Como el presidente indicó, las personas que han hecho contribuciones significativas al mundo, fueron alguna vez estudiantes quizás con la incertidumbre de que es lo que el futuro les traería. Si ellos hubiesen abandonado sus sueños y esperanzas, quien sabe cómo estaríamos hoy.
Edición de esta semana
CENTRO DE AYUDA A VICTIMAS LATINAS DE VIOLENCIA Y CRÍMENES
Por Michel Leidermann
EL LATINO visitó las oficinas del Centro de Asistencia a Latinos Victimas de Crimen en North Little Rock para conocer detalles sobre esta nueva organización que está ayudando a las victimas latinas (sin importar su condición migratoria) que han sido víctimas de crímenes y hablan poco inglés para ofrecerles ayuda con los tramites policiales/judiciales, apoyo emocional y desarrollar en la victima la confianza y la seguridad en sí misma para prevenir nuevos siniestros.   / ver más /
Michel Leidermann
comentario
par Michel Leidermann
La evidencia está a la vista: la Organización Trump, como decenas de otras empresas también habría contratado inmigrantes indocumentados, copiando de este modo una fórmula bastante conocida de beneficio económico al hacer uso de mano de obra sin documentos y, por ende, mal pagada y sin beneficios de salud. Unos necesitan de otros, cierto, pero la balanza siempre se inclina en favor de quien contrata.   / ver más /