Contrapuntos
Por Michel Leidermann
La salud, es sólo para algunos…
La Constitución de los Estados Unidos nos garantiza ciertos derechos básicos, pero el cuidado de la salud no está incluido. El cuidado de la salud es un servicio que se compra de muchos proveedores de cuidados. Entre esos proveedores están las compañías de seguros, que son empresas formadas para ganar dinero. Ganar dinero en los negocios no es obsceno, pero dependiendo de los servicios prestados, deben ser mesurados aún en un sistema capitalista.
Los legisladores que discuten la reforma no se han pronunciado sobre dos aspectos claves: uno, que las compañías de seguros puedan participar a nivel nacional y no sólo estatal, aumentando con ello la oferta y la competencia entre ellas; y dos, que las indemnizaciones por mala práctica médica sean limitadas a la realidad y no a la venganza de los jurados y reduciendo con ello los costos de doctores y hospitales.
Para financiar la reforma, los legisladores hablan de recortar $500 billones de aportes a Medicare, el seguro a los jubilados, alegando que los mayores costos y los menores servicios de Medicare ayudarán para que obtengan seguro unos 40 millones de no asegurados. Esto mediante una opción pública de salud, que los legisladores demócratas defienden, pero a la cual no quieren pertenecer.
Si la solución de la opción pública es tan buena, los legisladores debieran legislar que todos los funcionarios públicos federales, incluidos los miembros del Congreso, pertenezcan obligatoriamente a ella. ¡Eso se llama dar el ejemplo!


El “Latino in America” que faltó
Estuve esperando con ansiedad el reportaje de Soledad O’Brien “Latino in America” por las cadenas CNN y V-Me, y tras enfrascarme en las dos transmisiones de dos horas cada una sobre los latinos en Estados Unidos, acabé acongojado.
La presentación evidencia el esfuerzo de la reportera Soledad O’Brien (nacida María de la Soledad Teresa O'Brien Marquetti, de madre cubana) de CNN, por hacer un retrato de lo que es la comunidad latina del 2009 y lo logra: es el rostro de la desesperanza.
Se vieron las adolescentes latinas que se embarazan y no terminan los estudios, las que desean suicidarse, las que son atraídas a las pandillas.
Muestra los muchachos que sufren crisis de identidad y que siendo latinos, no quieren ser identificados como mexicanos.
Aparecen los actores que tienen que hacer los papeles encuadrados en los estereotipos de delincuentes, servidumbre y analfabetos, para conseguir chamba en Hollywood.
Consta el desconcierto de la actriz Lupe Ontiveros, con sus centenares de roles de mucama a pesar de su cultura global.
Está el aspirante a policía que fracasa en el intento porque no domina el inglés.
Asoman las terribles imágenes del asesinato a patadas del indocumentado Luis Ramírez en Shenandoah, Pensilvania, terminado en una sentencia judicial insignificante a los perpetradores de ese crimen.
También surgen algunas historias de optimismo pero que no logran atenuar el camino plagado de dificultades para los latinos a los que se les gritan groserías para que se regresen a sus países,
Creo que “Latino in America” mostró la cara de la desesperación y del fracaso de muchos latinos, pero quedó como trabajo pendiente, una segunda parte de historias de triunfos personales y aportes a los Estados Unidos, que aún siendo tan importantes y numerosos, la mayoría desconoce, hasta los propios latinos.
¿Para cuando Soledad?
NOTA :estos comentarios se refieren a los Programas LATINO IN USA transmitidos en días recientes por las cadenas de televisión CNN y V-Me.
Edición de esta semana
¡SUBIERON BANDERA EN OAKLAWN!
Ubicado en el Parque Nacional de Hot Springs, el Oaklawn Racing & Gaming (# 2705 Central Ave. Hot Springs.1-800-OAKLAWN) es uno de los mejores hipódromos en el país desde 1904, y hogar del afamado Arkansas Derby con un premio de $1 millón al ganador. Hoy en día, Oaklawn también ofrece una gran cantidad de diversión y conciertos y máquinas de juegos de azar, día y noche durante todo el año.   / ver más /
¡Nueva sección!   / ver más /
Michel Leidermann
comentario
par Michel Leidermann
El Partido Republicano (GOP) está en problemas más profundos de lo que sugiere la pérdida de un escaño en el Senado en la elección en Alabama. La fuente de ese problema se remonta al 19 de julio de 2016, cuando el GOP aceptó a Donald Trump como candidato a presidente.   / ver más /