Debate sobre la reforma de salud no es una garantía de aprobación
4651A.jpg
El voto que dio luz verde al debate sobre el proyecto de reforma de salud en el Senado el pasado sábado 21, ha sido un importante paso, pero según muestran las enfrentadas posiciones entre republicanos y demócratas, la reforma no está garantizada.
Los senadores demócratas ganaron la batalla al conseguir los 60 votos necesarios para evitar que los republicanos bloquearan la moción y poder iniciar el debate el próximo 30 de noviembre, pero un día después de la votación, senadores de ambos partidos mostraron sus diferencias en los programas políticos televisados.
Los demócratas tienen 58 de los 100 escaños del Senado y suelen contar con el voto de 2 senadores independientes, a los que tendrán que volver a convencen para que se unan a ellos en el debate y votación final.
Ahora sólo se necesitan 51 votos para aprobar la reforma.
Una tarea que no será fácil, puesto que las objeciones al plan actual, calculado tener un costo de $849.000 millones por 10 años, ya están preocupando a los legisladores y a sus electores.
La propuesta del Senado quiere dar cobertura médica a casi 31 millones de personas que no tiene seguro presentemente y recoge la "opción pública", que también propuso la Cámara de los Representantes, y que permitiría al Gobierno competir con las aseguradoras privadas en la cobertura de salud.
Por otra parte, obliga a los estadounidenses a comprar un seguro médico, igual de obligatorio al que aplica para los automóviles, y multa a las aseguradoras que nieguen cobertura a personas con problemas médicos preexistentes.
El presidente Barack Obama mostró su "satisfacción" tras conocer el voto del Senado para "acabar con los abusos de las compañías de seguros" y mejorar la calidad de la cobertura.
Sin embargo, el senador Lieberman y los demócratas moderados, Ben Nelson, de Nebraska, Mary Landrieu, de Luisiana y Blanche Lincoln, de Arkansas, que votaron para avanzar en el debate, han subrayado que no respaldarán un proyecto de ley a menos que haya cambios sustanciales.
Una de sus mayores preocupaciones es la "opción pública", que han pedido quede fuera del proyecto final, algo que ha generado malestar entre otros demócratas.
El presidente Obama ha asegurado que esa opción sólo estaría disponible para los más desfavorecidos y sólo sería un medio para lograr la cobertura asequible para todos.
No obstante, los republicanos consideran que la "opción pública" es una injerencia del Gobierno en el sector privado que no mejorará el cuidado de la salud ni reducirá sus costos, y tampoco disminuirá el déficit fiscal.
El debate se presenta difícil y aunque los senadores demócratas esperan que haya una votación antes de Navidad, el texto resultante tendría que consensuarse con el proyecto de la Cámara de Representantes, por lo que los analistas políticos ven difícil que Obama pueda ver cumplido su objetivo de firmar la ley de reforma de salud en el 2009.
Edición de esta semana
CIRUGÍAS DEL CORAZÓN POR VÍA SUBCUTÁNEA
Nuevas técnicas han permitido las cirugías mínimamente invasivas y tiempos de recuperación mucho más cortos para cientos de pacientes que han sido sometidos al reemplazo de la válvula aortica del corazón por vía de un catéter (cirugía percutánea a través de la piel) en lugar de las mayores cirugías de corazón abierto.    / ver más /
El 15° Festival Literario de Arkansas 2018 incluye en su la lista de autores y presentadores a una variada gama de escritores.   / ver más /
Michel Leidermann
comentario
par Michel Leidermann
En todo EE.UU. los maestros se cansaron del tratamiento que sus gobiernos estatales dan a la educación y a los educadores.  Los gobernadores y las legislaturas republicanas están ahora promoviendo aumentar los impuestos para apaciguarlos. Los legisladores están tratando de encontrar maneras de mantenerlos en las aulas, sin darles un aumento.    / ver más /