Luis (Lucho) Eduardo Reyes
4840A.jpg
“Lucho” Reyes, nació en la ciudad más austral del mundo: Punta Arenas, Chile, pero se educó en Santiago, la capital. Después de terminar sus estudios secundarios se ganaba la vida manejando un taxi hasta que dejó Chile en 1974, llegando directamente a Little Rock, adonde ya vivían algunos de sus familiares.
Llegó sin dinero ni hablaba inglés. Su primer trabajo fue repartir periódicos puerta a puerta. Luego como lavaplatos en el restaurante El Chico donde después de aprender el oficio, fue promovido a chef de cocina.
En 1984 ingresó a UALR para aprender inglés y donde también se graduó en dibujo técnico. Al mismo tiempo completó estudios en literatura y en historia universal.
Con sus nuevos títulos en mano, comenzó a trabajar en la empresa metálica Windsor Doors de Maumelle, mientras continuaba estudiando de noche, aprendiendo soldadura y maquinarias en VOTEC (Instituto vocacional técnico).
Lucho consiguió en 1984, comenzar a transmitir los programas en español por KABF 88.3 FM, ahora con 100,000 Watts de potencia y llegando a todo el estado. Poco a poco y gracias al apoyo moral y financiero de algunos empresarios latinos, el programa que había comenzado con 30 minutos, pudo extenderse a programas diarios.
Edición de esta semana
CENTRO DE AYUDA A VICTIMAS LATINAS DE VIOLENCIA Y CRÍMENES
Por Michel Leidermann
EL LATINO visitó las oficinas del Centro de Asistencia a Latinos Victimas de Crimen en North Little Rock para conocer detalles sobre esta nueva organización que está ayudando a las victimas latinas (sin importar su condición migratoria) que han sido víctimas de crímenes y hablan poco inglés para ofrecerles ayuda con los tramites policiales/judiciales, apoyo emocional y desarrollar en la victima la confianza y la seguridad en sí misma para prevenir nuevos siniestros.   / ver más /
Michel Leidermann
comentario
par Michel Leidermann
La evidencia está a la vista: la Organización Trump, como decenas de otras empresas también habría contratado inmigrantes indocumentados, copiando de este modo una fórmula bastante conocida de beneficio económico al hacer uso de mano de obra sin documentos y, por ende, mal pagada y sin beneficios de salud. Unos necesitan de otros, cierto, pero la balanza siempre se inclina en favor de quien contrata.   / ver más /