¿Reforma de inmigración "racional"?
Por Michel Leidermann
EN UNA VISITA AL SECTOR FRONTERIZO de El Paso, Texas el presidente George W. Bush urgió el pasado 29, optar por una "política racional" con un programa de trabajadores huéspedes en el que participen los más de 11 millones de indocumentados que viven en Estados Unidos, aunque después de determinado tiempo "regresen a casa".
Con respecto al plan de trabajadores temporales, el Congreso está dividido particularmente en la Cámara de Representantes que se apresta a considerar otros proyectos de ley con énfasis en la seguridad catalogados de "extremistas" y "antiinmigrantes".
Por ejemplo, el comité de Seguridad Interna de la Cámara Baja aprobó el 17 de noviembre un proyecto de ley sobre Seguridad Fronteriza y Prevención del Terrorismo (HR 4312) que requiere la detención obligatoria de todos los indocumentados arrestados mientras dure su proceso de repatriación.
Asimismo, amplía la deportación rápida de quienes sean arrestados hasta cien millas de las fronteras de Estados Unidos (sur y norte) y que hayan estado en Estados Unidos por menos de 14 días. Grupos pro inmigrantes consideran que la deportación expedita no respeta las protecciones del curso formal de la ley.
La HR 4312 también incrementa la cifra de patrulleros fronterizos, el número de camas en centros de detención y requiere que el Departamento de Defensa coopere a lo largo de la frontera con el Departamento de Seguridad Interna (DHS), lo cual según los grupos pro inmigrantes, equivale a la militarización fronteriza.
Las estadísticas muestran que sólo reforzar la frontera no soluciona el problema porque entre los años fiscales 1993 y 2004 el presupuesto de seguridad fronteriza se elevó de 740 millones a 3,800 millones de dólares anuales y en el mismo periodo la cifra de inmigrantes indocumentados se duplicó de 4.5 millones a 9.3 millones.
Urge un plan que incluya una vía para la legalización de los indocumentados que ya viven en Estados Unidos y que cumplan con ciertos requisitos, porque es poco realista pensar que se van a inscribir en un programa para trabajar cierto número de años y ser deportados al término del mismo. Para Bush el tema es una navaja de dos filos. De un lado tiene la presión del sector empresarial y de grupos pro inmigrantes seculares y religiosos que abogan por una política migratoria integral que contemple un plan de trabajadores temporales con una vía para la eventual legalización. Por otra parte, tiene al sector republicano más conservador que no comparte la "temporalidad" de un plan de trabajadores huéspedes y lo ve como una amnistía, aunque Bush, insista en que "una amnistía sería un error".
Claro está, Bush siempre ha dicho que sus decisiones políticas no se basan en ideas populares, sino en lo que cree necesario.
Por eso reiteró que a pesar de las diversas opiniones, hay que echar mano del sentido común. Cuánto sentido común tiene un plan que pide que los indocumentados se inscriban en el programa de trabajadores huéspedes y después retornen a casa, está por verse. Pero tras años de retórica, la batalla real en el Congreso apenas comienza para poder acordar una ley "racional" que más o menos satisfaga a todas las partes.
Edición de esta semana
¡SUBIERON BANDERA EN OAKLAWN!
Ubicado en el Parque Nacional de Hot Springs, el Oaklawn Racing & Gaming (# 2705 Central Ave. Hot Springs.1-800-OAKLAWN) es uno de los mejores hipódromos en el país desde 1904, y hogar del afamado Arkansas Derby con un premio de $1 millón al ganador. Hoy en día, Oaklawn también ofrece una gran cantidad de diversión y conciertos y máquinas de juegos de azar, día y noche durante todo el año.   / ver más /
¡Nueva sección!   / ver más /
Michel Leidermann
comentario
par Michel Leidermann
El Partido Republicano (GOP) está en problemas más profundos de lo que sugiere la pérdida de un escaño en el Senado en la elección en Alabama. La fuente de ese problema se remonta al 19 de julio de 2016, cuando el GOP aceptó a Donald Trump como candidato a presidente.   / ver más /