Aprendizaje Perdido

Los alumnos recientemente han vuelto a clases y están experimentando todas las emociones y ansiedades que van con un nuevo ciclo escolar

Pero en realidad sus maestros pasaron la mayor parte de agosto y septiembre, repasando materias del año anterior, olvidadas durante las vacaciones de verano.

    Los niños estadounidenses olvidan un montón de lo aprendido durante el verano debido a que las largas vacaciones de verano hacen que sea difícil recordar lo último que aprendieron. El efecto negativo acumulativo de este aprendizaje perdido aumenta anualmente.

    Nuestro año escolar, por desgracia, sigue estancado en criterios del siglo 19, con un largo descanso veraniego para apoyar una economía agraria. Otras naciones, sin embargo, se han adaptada a la economía del siglo 21, basada en el conocimiento. Los estudiantes norteamericanos en promedio van a la escuela 180 días al año, en Arkansas, son 178 días. Pero en muchos otros países, como Brasil, Dinamarca, Japón y Corea del Sur, los niños van a la escuela 200 días o más, al año.

    Un reciente artículo en la revista TIME señaló que ya en 1906, estudios demostraban que los veranos largos debilitaban el aprendizaje. En particular, los niños de hogares desfavorecidos quedan rápidamente detrás de otros compañeros porque sus familias carecen de recursos para actividades de aprendizaje durante el verano.

    TIME reportó que cada verano, todos los estudiantes pierden en promedio alrededor de un mes de sus avances en conocimientos de matemáticas aprendidos anteriormente y los niños de familias de bajos ingresos, caen hasta en tres meses en su comprensión de  lectura detrás de sus compañeros de medianos ingresos.

    Los veranos largos son una de las razones porque que los estudiantes norteamericanos se comparan mal con estudiantes extranjeros en los exámenes internacionales de conocimiento.

    Para las familias donde ambos padres trabajan, los largos veranos son particularmente difíciles debido a lo costoso de la guardería infantil. La extensión del año escolar podría disminuir ese gasto.

La ampliación de días de clases, no sólo ayudará a detener la pérdida de aprendizaje, sino que también ayudará a atraer inversiones.

Una preocupación de muchas empresas que consideran la posibilidad de invertir en un estado, es su percepción de que la fuerza de trabajo disponible no es lo suficientemente inteligente. La extensión de los años escolares ayudaría a crear una fuerza de trabajo más preparada y disipar esa percepción.

Por ejemplo, sería beneficioso que Arkansas aumentara el año escolar en 5-6 días al año durante los próximos cinco años, y llegue con 200 días de clases para el 2015. Incluso este cambio daría a los niños unas seis semanas de vacaciones de verano, que es tiempo más que suficiente para acampar, jugar y viajar. El efecto acumulativo de estos días adicionales sería que en 12 años de escolaridad, desde primaria a la secundaria, un alumno de Arkansas pasaría un año más en la escuela en comparación con el año escolar actual.

    Necesitamos un año escolar que ayude a los niños a aprender más y olvidar menos. Necesitamos un año escolar que dé a los maestros más tiempo para enseñar las nuevas materias en lugar de tener que volver a enseñar el material olvidado, y que requiera de nuestros niños, el ejercitar muchos más su músculo cerebral, no menos, para que puedan competir por puestos de trabajo mejores. 

La extensión del año escolar es un paso clave para hacer esto una realidad.

Edición de esta semana
CIRUGÍAS DEL CORAZÓN POR VÍA SUBCUTÁNEA
Nuevas técnicas han permitido las cirugías mínimamente invasivas y tiempos de recuperación mucho más cortos para cientos de pacientes que han sido sometidos al reemplazo de la válvula aortica del corazón por vía de un catéter (cirugía percutánea a través de la piel) en lugar de las mayores cirugías de corazón abierto.    / ver más /
El 15° Festival Literario de Arkansas 2018 incluye en su la lista de autores y presentadores a una variada gama de escritores.   / ver más /
Michel Leidermann
comentario
par Michel Leidermann
En todo EE.UU. los maestros se cansaron del tratamiento que sus gobiernos estatales dan a la educación y a los educadores.  Los gobernadores y las legislaturas republicanas están ahora promoviendo aumentar los impuestos para apaciguarlos. Los legisladores están tratando de encontrar maneras de mantenerlos en las aulas, sin darles un aumento.    / ver más /