Contrapuntos

¡Hora de despertar!

Independientemente de los resultados del martes 2 de noviembre,  la vida para los 11 millones de indocumentados que están en EEUU continuará marcada por incertidumbre y dolor.

 Las autoridades de inmigración continuarán expulsando del país a casi medio millón de inmigrantes al año y mantendrán los programas de deportaciones “287g” y  de “Comunidades Seguras”. 

Los antiinmigrantes insistirán en que la ley SB1070 de Arizona es constitucional y buscarán como repetirla en otros estados y también  trabajarán para que se invalide la Enmienda 14 de la Constitución, con el objetivo de negarle la ciudadanía a los hijos de  los indocumentados.

Habrá quienes se refieran a la necesidad de una reforma migratoria integral, ya bien porque lo creen honestamente, o  por demagogia, o para atraerse a la comunidad latina.

El presidente Obama, ahora con menos respaldo en el Congreso, repetirá que favorece la reforma, pero que necesita los votos republicanos para avanzarla, cosa que no hizo cuando los demócratas tenían la mayoría en ambas Cámaras.

Los republicanos contestarán diciendo que Obama no ha hecho lo suficiente para implementar las leyes vigentes para justificar la reforma,  pero que  “amnistía” ¡nunca!

La verdad es que como la comunidad latina es callada, los políticos la creen tonta. Por eso la reforma migratoria no se aprobó el 2007, y por eso, pasados dos años de gobierno de Obama, el asunto quedó en nada.

Este panorama triste sobre el tema migratorio solo cambiará cuando la comunidad latina ya establecida, haga valer los derechos de todos los inmigrantes, tal como lo hicieron los afroamericanos en la década de los sesenta.

Ojalá que cuando se den a conocer los resultados del Censo 2010 y veamos que los latinos somos muchos más de lo que se ”estimaba”, se constituya un movimiento nacional, que sin miedo presione para resolver el problema migratorio y para que a nuestra comunidad se le respete en todos los ámbitos por todas sus contribuciones a este país.

 

Ricos versus fracasados

Según las últimas cifras oficiales del gobierno, el 1% de los estadounidenses, los más ricos, pagan más en impuestos sobre la renta que el 95% de los demás estadounidenses combinados. El 40% de los estadounidenses más pobres, prácticamente no paga impuesto sobre la renta. 

Esta es la presión fiscal más dramáticamente desigual en la historia de la nacion. 

    Demócratas y liberales aparentemente creen que los estadounidenses siempre abrazan la idea de estrujar a los ricos, especialmente si no se les toca a ellos individualmente.

    La idea de permitir que un número cada vez mayor de estadounidenses no paguen impuestos mientras aumentan los tributos a un número cada vez menor de ciudadanos supuestamente ricos, es una forma de corrupción política. 

Tal populismo alimenta resentimientos de clase y quebranta la justicia y la noción de responsabilidad cívica. La mayoría de los estadounidenses ven la riqueza y el éxito, como los frutos del trabajo duro y la habilidad, en lugar de ser un accidente de la naturaleza.

    La mayoría de las familias con ingresos de al menos $ 250,000 anuales,  tienen madres y padres que se arriesgaron para iniciar pequeños negocios, estudian seriamente en la escuela para conseguir carreras y posterior gratificación en la vida, mientras que otros a su alrededor toman malas decisiones y desperdician oportunidades. 

Los exitosos y el país merecen algo mejor que ser tildados como que llegaron adonde lo hicieron por "ganarse la lotería de la vida."

Edición de esta semana
CIRUGÍAS DEL CORAZÓN POR VÍA SUBCUTÁNEA
Nuevas técnicas han permitido las cirugías mínimamente invasivas y tiempos de recuperación mucho más cortos para cientos de pacientes que han sido sometidos al reemplazo de la válvula aortica del corazón por vía de un catéter (cirugía percutánea a través de la piel) en lugar de las mayores cirugías de corazón abierto.    / ver más /
El 15° Festival Literario de Arkansas 2018 incluye en su la lista de autores y presentadores a una variada gama de escritores.   / ver más /
Michel Leidermann
comentario
par Michel Leidermann
En todo EE.UU. los maestros se cansaron del tratamiento que sus gobiernos estatales dan a la educación y a los educadores.  Los gobernadores y las legislaturas republicanas están ahora promoviendo aumentar los impuestos para apaciguarlos. Los legisladores están tratando de encontrar maneras de mantenerlos en las aulas, sin darles un aumento.    / ver más /