Obama y Calderón parecerían tratar de aliviar tensiones
6008A.jpg

 Los presidentes Barack Obama y, Felipe Calderón, prometieron una mayor cooperación para combatir el contrabando de armas y drogas, además de aliviar las tensiones comerciales mientras suavizaban sus diferencias fronterizas.

Los problemas de larga data entre EE.UU. y México han disminuido su importancia en la agenda de Obama, quien está preocupado por las revueltas en Oriente Medio, una polémica presupuestaria en el Congreso, una frágil economía y su próxima candidatura a la reelección presidencial en el 2012.

No obstante, la visita de Calderón a Washington abrió una oportunidad para atraer atención hacia los lazos bilaterales y los presidentes anunciaron un acuerdo para resolver una vieja disputa sobre transportes en la frontera que afecta el comercio entre ambos países, que sobrepasa los 1.000 millones de dólares diarios.

Más allá de eso, sus conversaciones en la Casa Blanca no lograron más que renovar los compromisos con la alianza de ambos países en la guerra contra las drogas, que hace poco mostraba señales de división.

Calderón causó malestar en Washington la semana anterior cuando acusó a EE.UU. de dañar los esfuerzos para enfrentar a los cárteles de droga. Las declaraciones de Calderón fueron justo días después de uno de los peores ataques contra funcionarios estadounidenses en México, que dejó a un agente del Servicio de Inmigración y Control de Aduanas de EE.UU. (ICE) muerto y a otro herido.

Calderón no reiteró sus quejas con la Casa Blanca y en un discurso más tarde en el día, elogió la cooperación entre las fuerzas de seguridad de ambos países.

Sin embargo, Obama dejó en claro que escuchó el llamado de Calderón a tomar más medidas para atacar el consumo de drogas en EE.UU., además de los cargamentos de armas ilegales y flujos de dinero a cárteles mexicanos, que según México están alimentando la violencia al sur de la frontera.

Obama agregó que "tenemos que asumir responsabilidad así como él asume responsabilidad (...) Estamos poniendo cada vez más recursos en esto".

Desde que Calderón lanzó una guerra contra los cárteles a fines del 2006, más de 36.000 personas han muerto y la espiral de violencia preocupa a inversores extranjeros y disuade a muchos turistas de visitar México. Los secuestros relacionados a la droga se extendieron al lado estadounidense de la frontera.

No hubo nuevas iniciativas en temas como la inmigración ilegal, que durante largo tiempo ha tensado las relaciones. Obama reafirmó su compromiso para modernizar lo que dijo es un sistema "defectuoso" de inmigración estadounidense, opción que ofrecería tanto una mejor seguridad en la frontera, como medidas para aliviar la dura situación de millones de trabajadores mexicanos indocumentados en Estados Unidos.

Pero no entregó un cronograma, y hay dudas sobre si podrá lanzar una nueva gran ley de reforma sobre el tema mientras se aproxima su campaña de reelección del 2012.

En un apasionado discurso posteriormente en el día, Calderón instó a una reforma, diciendo que los problemas de inmigración se han "convertido en el nuevo cuello de botella para el crecimiento y la prosperidad en la región".

El comercio es enorme, dado que México vende el 80% de sus exportaciones a EE.UU..

La propuesta transfronteriza sobre camiones, que debe ser aprobada por legisladores estadounidenses y aún está siendo negociada, eliminaría los aranceles mexicanos a bienes estadounidenses con un valor de 2.000 millones de dólares e impulsaría el empleo a ambos lados de la frontera. La disputa sobre los camiones, que se prolonga más de dos años y ha llevado a México a imponer aranceles como represalia.

En concreto, México suspenderá el 50% de sus aranceles cuando se firme el acuerdo definitivo para un nuevo programa entre los dos países. El otro 50% se eliminará cuando el primer camión mexicano reciba autorización para cruzar la frontera mediante el nuevo acuerdo.

El nuevo acuerdo permitirá el establecimiento de un programa recíproco y gradual, "basado en los más altos estándares de seguridad", que permitirá el paso de los camiones de ambos países por los territorios del otro.

Hasta ahora, los camiones mexicanos podían entrar en EE.UU. pero estaban limitados a una estrecha franja fronteriza, pese a lo previsto en el Tratado de Libre Comercio para Norte América (TLCAN) de 1994.

Edición de esta semana
LOS DEMÓCRATAS GANAN EL CONTROL DE LA CÁMARA DE REPRESENTANTES, PERO LOS REPUBLICANOS AUMENTAN SU MAYORÍA EN EL SENADO
Aunque las esperanzas de los demócratas estaban puestas en ganar el Senado y la Cámara Baja en las elecciones de noviembre, el partido solo volverá a controlar la Cámara de Representantes después de siete años, pero los republicanos reforzaron su dominio en el Senado aumentado 4 senadores a su mayoría.    / ver más /
El día de Thanksgiving o Acción de Gracias es una de las festividades más importantes en Estados Unidos, se festeja cada cuarto jueves de noviembre.   / ver más /
Michel Leidermann
comentario
par Michel Leidermann
La orden de Donald Trump de desplegar miles de militares en servicio activo a la frontera sur para detener lo que caracterizó como una inminente “invasión” de las llamadas caravanas de los migrantes centroamericanos, tuvo su función como farándula política para las elecciones de noviembre 6.   / ver más /