Japón reconecta electricidad a reactores nucleares y detecta radiactividad en agua y alimentos
6038A.jpg
Fotografía facilitada por la empresa operadora de la central nuclear de Fukushima, TEPCO, que muestra una columna de humo gris saliendo del reactor número 3 de la planta, el lunes, 21 de marzo de 2011. El Gobierno japonés aseguró hoy que la radiación en

Operarios de de la central nuclear Fukushima (noreste de Japón) lograron conectar cables eléctricos a los 6 reactores de la central para intentar restablecer la corriente de agua y enfriar el combustible de la planta dañada en el sismo del 11 de marzo, en momentos en que se detectó yodo radiactivo en el agua de Tokio y niveles anormales de radiactividad en leche y espinacas.

El Gobierno japonés dijo el miércoles 23 que espera que los costos de reconstrucción  sean de entre 185.000-308.000 millones de dólares, lo que no incluyen las pérdidas en actividad económica debido a los cortes de electricidad planeados y el accidente en Fukushima.

Las operaciones se aceleraron para tratar de enfriar los reactores dañados y evitar así un accidente nuclear peor que el ocurrido en 1986 en Chernobyl (Ucrania). Los operarios trabajaban para restablecer el suministro eléctrico en cuatro de los seis reactores.

El fallo de los sistemas de refrigeración de la central y de los equipos auxiliares ha provocado ya escapes radiactivos, que podrían aumentar si el bombeo no se reanuda pronto. No obstante, aunque la corriente eléctrica quede restablecida en los reactores, no es seguro que llegue hasta las diferentes máquinas, ya que las instalaciones pueden haber quedado dañadas por los efectos del tsunami o por las explosiones e incendios que se produjeron posteriormente en la central.

A la espera de conocer el resultado de estas operaciones, camiones cisterna continúan vertiendo agua sobre las instalaciones.

El sábado 19, las autoridades japonesas emitieron una primera alerta de contaminación en productos de consumo tras detectar niveles elevados de radiactividad en leche y espinacas en las prefecturas de Fukushima y de Ibaraki, cercanas a la central nuclear accidentada.

Y en Tokio y otras localidades las autoridades detectaron rastros de yodo radiactivo en el agua corriente, aunque inferiores al límite legal permitido en Japón.

El temor a sufrir radiaciones desencadenó un éxodo de extranjeros, sobre todo después de que Gran Bretaña, Francia, así como México y Argentina, y otros países aconsejaran a sus ciudadanos que partieran de Tokio, situada a 250 km de la central. 

En los países extranjeros los temores por la contaminación radiactiva eran elevados. Por primera vez se detectaron en California restos "minúsculos" de radiactividad procedente de Fukushima, anunció el viernes el ministerio de Energía estadounidense.

El último balance de la policía contabiliza 7.320 muertos y más de 11.300 desaparecidos como consecuencia del sismo y el tsunami en el noreste de Japón.

El terremoto de magnitud 9, el más fuerte jamás registrado en el archipiélago nipón, provocó un tsunami con olas de hasta 23 metros.

La situación sigue siendo complicada para alrededor de 440.000 siniestrados, enfrentados al frío intenso y a la escasez de alimentos, agua corriente y electricidad en algunos centros de acogida.

Edición de esta semana
CIRUGÍAS DEL CORAZÓN POR VÍA SUBCUTÁNEA
Nuevas técnicas han permitido las cirugías mínimamente invasivas y tiempos de recuperación mucho más cortos para cientos de pacientes que han sido sometidos al reemplazo de la válvula aortica del corazón por vía de un catéter (cirugía percutánea a través de la piel) en lugar de las mayores cirugías de corazón abierto.    / ver más /
El 15° Festival Literario de Arkansas 2018 incluye en su la lista de autores y presentadores a una variada gama de escritores.   / ver más /
Michel Leidermann
comentario
par Michel Leidermann
En todo EE.UU. los maestros se cansaron del tratamiento que sus gobiernos estatales dan a la educación y a los educadores.  Los gobernadores y las legislaturas republicanas están ahora promoviendo aumentar los impuestos para apaciguarlos. Los legisladores están tratando de encontrar maneras de mantenerlos en las aulas, sin darles un aumento.    / ver más /