¡Pobre Little Rock!
6077A.jpg
Mark Stodola

El alcalde Mark Stodola dio a conocer su “Estado de la Ciudad” hace un par de semanas en la rotonda del Ayuntamiento, y su mensaje no fue edificante.

Entre los puntos deficientes que enfrenta la capital de Arkansas, Stodola reconoció que Little Rock no ha  tenido un plan para asfaltar las calles en cuatro años. La sede de la policía de Little Rock es un peligro para la salud pública por moho y filtraciones. Una nueva estación de bomberos en West Little Rock no tiene presupuesto para contratar a los bomberos. Los coches patrullas de la  policía no han sido reemplazados por nuevos en tres años. No hay dinero para contratar 36 policías que están planificados, ni modernizar el sistema de radios de la policía ni del servicio de emergencia 911. Las prisiones y las cárceles no pueden acoger a todos los criminales porque están llenas a capacidad. Los parques están deteriorados por falta de mantenimiento. Decenas de puestos de trabajo en oficinas de la ciudad están vacantes por falta de dinero.

Así pues, Stodola dijo que la ciudad estará presionando para obtener de los residentes la aprobación de un aumento del impuesto sobre las ventas, que se mantiene aún en medio centavo desde su adopción en 1994. La mayoría de las ciudades de Arkansas cobran impuestos más altos. Pero la mayoría de las ciudades de Arkansas también no decepcionan a sus ciudadanos tan a menudo como en Little Rock.

El alcalde instó a los residentes a "caminar" por sus barrios, justificando que la gente que camina más, es más sana. Stodola tiene razón de vincular el desarrollo de la ciudad con gente sana. Los europeos viven más tiempo, en parte gracias a su sistema de medicina socializada, y a sus ciudades compactas. La gente camina más, para llegar al transporte público, hacer sus compras en pequeñas cantidades y con más frecuencia porque hay más tienditas de barrio con verduras frescas y otros productos. Y los europeos no pasan horas en sus coches manejando desde y hacia su trabajo.

La planificación urbana que anima el desarrollo suburbano o de barrios alejados del centro, ha dado frutos amargos para Little Rock. Los suburbios tienen sus propios centros comerciales, y entre ellos y la Internet, la gente no compra en Little Rock y la base de impuestos sobre las ventas para la ciudad, ha caído.

En medio de todo esto, la ciudad derrocha dinero. Por ejemplo esta la contribución de $200.000 anuales a la Cámara de Comercio (??). Luego están la malversación y los gastos extravagantes, sin consecuencias, como los que se descubrieron en el Aeropuerto Nacional de Little Rock. 

Estas cosas pasan porque el ayuntamiento no es representativo de sus pobladores y sus necesidades.

Una economía pobre es la menor de las preocupaciones del alcalde para ganarse el apoyo de los votantes y logra un aumento del impuesto a las ventas en la ciudad. La mayor preocupación debería ser el desgobierno de la ciudad en misma.

Edición de esta semana
CENTRO DE AYUDA A VICTIMAS LATINAS DE VIOLENCIA Y CRÍMENES
Por Michel Leidermann
EL LATINO visitó las oficinas del Centro de Asistencia a Latinos Victimas de Crimen en North Little Rock para conocer detalles sobre esta nueva organización que está ayudando a las victimas latinas (sin importar su condición migratoria) que han sido víctimas de crímenes y hablan poco inglés para ofrecerles ayuda con los tramites policiales/judiciales, apoyo emocional y desarrollar en la victima la confianza y la seguridad en sí misma para prevenir nuevos siniestros.   / ver más /
Michel Leidermann
comentario
par Michel Leidermann
La evidencia está a la vista: la Organización Trump, como decenas de otras empresas también habría contratado inmigrantes indocumentados, copiando de este modo una fórmula bastante conocida de beneficio económico al hacer uso de mano de obra sin documentos y, por ende, mal pagada y sin beneficios de salud. Unos necesitan de otros, cierto, pero la balanza siempre se inclina en favor de quien contrata.   / ver más /