Obama defiende a indocumentados y presiona al Congreso por una reforma
6193A.jpg

El presidente Barack Obama reiteró el martes 10 en El Paso, Texas, la necesidad de que el Congreso debata y apruebe una reforma migratoria que permita a miles de inmigrantes indocumentados regularizar sus permanencias en EE.UU.. Pero no aportó un plan específico ni fechas para un calendario de debate, situación que mantiene inquietos y alarmados a millones de inmigrantes en todo el país.

Los inmigrantes “han ayudado a hacer que este país sea más sólido y más próspero”, dijo Obama, al tiempo que reconoció que en Washington no están dadas las condiciones para un debate inmediato, pero prometió no abandonar una batalla que lleva librando desde 2008, cuando prometió una reforma en el primer año de su mandato, oferta que no ha llevado a buen término.

El discurso fue pronunciado el mismo día que en Texas entró en vigor una ley antiinmigrante inspirada en la polémica ley SB1070 de Arizona, que entre otras medidas otorga poderes extraordinarios a las policías para detener a individuos que se sospeche se encuentran indocumentados en el país.

Obama igualmente dijo al inicio de su discurso que volverá a empujar el debate del Dream Act que se introdujo nuevamente en el Senado el miércoles 11, una iniciativa que forma parte del paquete de reforma migratoria y que, de ser aprobado, daría residencia a cerca de un millón de estudiantes sin papeles.

Resaltó que muchos jóvenes que califican para el Dream Act entraron a EE.UU. siendo muy pequeños traídos a sus padres, y que muchos tienen un legado de esfuerzo y dedicación y merecen una vía a la legalización.

El mandatario recordó que EE.UU. es una nación de inmigrantes y que debe seguir dándole la bienvenida a aquellos que están dispuestos a aceptar las leyes de la nación, y reconoció el valioso aporte que la comunidad inmigrante ha hecho a EE.UU. durante décadas.

“No importa de dónde vienes; lo que importa es que creas en los ideales de nuestra nación; que creas que todos nosotros somos iguales y merecemos la libertad de ir en pos de la felicidad. Que al adoptar a EE.UU., puedes ser estadounidense. Y eso nos enriquece a todos”, subrayó el mandatario.

Tras explicar los logros alcanzados por su administración en materia de seguridad fronteriza, Obama citó que algunas veces “ha habido temor y resentimiento hacia los recién llegados, particularmente durante períodos de dificultad económica. Y ya que estos asuntos están relacionados con convicciones muy arraigadas –sobre quiénes somos como pueblo, sobre lo que significa ser estadounidense– estos debates a menudo suscitan emociones fuertes”. 

Según reportes del Departamento de Seguridad Nacional (DHS), en EE.UU. viven 11 millones de indocumentados, la mayoría de ellos originarios de América Latina.  “Algunos cruzaron la frontera ilegalmente. Otros evitaron las leyes de inmigración al permanecer aquí después del vencimiento de su visa”, dijo Obama.

Y apuntó que “independientemente de cómo vinieron, la gran mayoría de estas personas simplemente está tratando de ganarse la vida y mantener a su familia. Pero han trasgredido las normas y se han colado en la fila. Y lo cierto es que la presencia de tantos inmigrantes ilegales es una burla para todos aquellos que están tratando de inmigrar legalmente”.

En otra parte de su discurso, Obama instó al Congreso a abrir una vía de legalización bajo el argumento que la medida beneficiará a la economía de EE.UU.. Indicó que la reforma migratoria es "un imperativo económico" y que mediante ella “no habrá una inmensa economía subyacente que explote una mano de obra barata al tiempo que abarata los sueldos de todos los demás".

En cuanto a cómo debería ser la reforma migratoria, Obama dijo que en primer lugar el gobierno seguirá ejerciendo su responsabilidad de resguardar las fronteras y velar por el cumplimiento de la ley, y “en segundo lugar se debe hacer que las empresas que explotan a trabajadores indocumentados rindan cuentas por sus actos”.

Entre las medidas propuestas, el E-Verify se convertiría en un programa obligatorio. El sistema E-Verify, chequea el estatus migratorio de los empleados a través de una base de datos de internet administrada por el Servicio de Ciudadanía e Inmigración. "Se requerirá que los empleadores con más de mil trabajadores se unan al sistema primero, con fases adicionales se sumarán más empleadores en los años consecutivos.. 

“En tercer lugar, quienes están aquí ilegalmente también tienen una responsabilidad. Deben admitir que trasgredieron las leyes y además deben pagar impuestos y una multa, y aprender inglés. Y deben someterse a una investigación de antecedentes penales y un largo proceso antes de poder ponerse en fila para la legalización.”, explicó.

“Y en cuarto lugar, poner fin a la inmigración ilegal también requiere reformar nuestra anacrónica ley de inmigración legal”, dijo.

Asimismo la Casa Blanca dio a conocer un documento de 34 páginas titulado "Construyendo un sistema migratorio del siglo XXI", destacó las inversiones que se han realizado en la seguridad en la frontera, además del aporte económico de la comunidad inmigrante.  

Pero, el borrador presentado por la Casa Blanca, estuvo marcado por la necesidad de un trabajo legislativo serio. 

El optimismo de Obama, sin embargo, fue recibido con cautela por loa comunidad latina que ve sus palabras como importante y notable, pero en realidad no dijo nada concreto. 

 

Edición de esta semana
CÓMO EVITAR FRAUDES Y ESTAFAS CUANDO COMPRA UNA PROPIEDAD
Por Michel Leidermann
EL LATINO ha tomado conocimiento de frecuentes casos de fraude contra familias latinas (algunos hasta perpetrados por propios latinos), en los cuales estas inocentes familias han perdido todo o invertido en una vivienda, y hasta la misma morada.   / ver más /
El 17 de septiembre a las 4:30 de la madrugada, el cuerpo de bomberos de Midway, en el condado de Baxter (con su capital Mountain Home), tuvo que enfrentarse a una extraña llamarada que apareció de un agujero en la tierra. Después de que el fuego se extinguió por sí mismo expertos intentan entender la razón del fenómeno.   / ver más /
Michel Leidermann
comentario
par Michel Leidermann
Ninguna fuerza política tiene hoy el poder suficiente en EE.UU.  para cuestionar con éxito las bravuconadas de Donald Trump, pero hay un colectivo que está empezando a alzar la voz de forma espontánea y vigorosa: los estudiantes.    / ver más /