Los narcos toman por asalto frontera con México
635A.jpg
En la aletargada ciudad mexicana de Nuevo Laredo en la frontera con Texas, hay una expresión que sólo puede decirse en un susurro: "Los Zetas''. Los periódicos de la ciudad omiten a toda costa el nombre de combate de esta temible legión de ex militares, al servicio del narcotráfico.
Las actuales circunstancias de Nuevo Laredo y varias ciudades de la frontera que va desde Matamoros hasta Tijuana son realmente de incertidumbre y amedrentamiento. A lo largo de esta franja de 2,000 millas, la violencia del narcotráfico ha dejado una estela de víctimas inocentes, ya sea porque fueron alcanzadas por los proyectiles de las balaceras a campo abierto entre narcos, o secuestradas para cobrar un rescate.
Esta violencia, mezclada con las tensiones migratorias, ha desatado una crisis de seguridad entre los gobiernos de México y EUA, y al mismo tiempo una confusa batalla diplomática de repartición de culpas. Estados Unidos se queja de que el gobierno de México no ha tomado en serio el problema de seguridad en esta región y los mexicanos argumentan que gran parte del armamento que alimenta esta violencia es comprado libremente por los narcotraficantes en las ciudades norteamericanas de la frontera.
Las estadísticas no son materia de discusión. El año pasado la violencia del narcotráfico dejó en Nuevo Laredo un saldo de 150 personas asesinadas, entre quienes se encontraba el director de la policía local, muerto seis horas después de tomar posesión, un concejal y 13 policías. En toda la región se han reportado 170 personas desaparecidas, 43 de ellas de naciona-lidad estadounidenses y residentes de la vecina ciudad texana de Laredo.
Nuevo Laredo, con 335,000 habitantes, es el campo de batalla del narcotraficante en jefe de la Federación, Joaquín El Chapo Guzmán, y de sus enemigos del Cartel del Golfo, donde se disputa el control del transporte de miles de kilos de cocaína y marihuana.
El Chapo es un veterano narcotraficante que escapó de la cárcel en el 2001. Se le considera el pionero en la construcción de refinados túneles que atraviesan las fronteras para el paso de drogas e indocumentados.
Los Zetas son el brazo armado del Cartel del Golfo, una banda de ex militares mexicanos que fueron contratados desde 1998 para defender los intereses de esa organización y cuyo trabajo consiste en matar y secuestrar a narcotraficantes rivales y garantizar el paso seguro de la droga por este corredor fronterizo.
La disposición de los dos bandos a matar oficiales de ambos lados de la frontera, ''sitúa a estos paramilitares entre las empresas cri-minales más peligrosas de Norteamérica'', explicó el subdirector de la división criminal del Buró Federal de Investigaciones (FBI), Chris Swecker, al Congreso de Estados Unidos durante un debate sobre el tema en noviembre del año pasado.
La historia de Los Zetas es una prueba más de cómo el narcotráfico es un negocio con un extraordinario poder de corrupción que no respeta grupos élites de combate, ya sean de la policía, del ejército o de la marina.
Originalmente se conocía como Los Zetas a una fuerza especial del ejército que creó el gobierno mexicano para combatir el narcotráfico ante la creciente corrupción que había diezmado el poder de acción de la Policía Judicial.
Desmantelada esta división de la policía, el gobierno invirtió grandes recursos en la creación de esta fuerza. Algunos de los agentes recibieron entrenamiento de Fuerzas Especiales del Ejército de Estados Unidos. Informalmente fueron bautizados como Los Zeta a raíz de que se identificaban en las comunicaciones radiales con el código Z. A partir de 1998, alrededor de unos 30 de estos oficiales cayeron gradualmente en las redes del multimillonario negocio de las drogas.
De acuerdo con la publicación What America's Users Spend on Illegal Drugs, los estadounidenses gastaron en el año 2,000, $35,000 millones en la compra de cocaína. De mantenerse estos ingresos, como lo reflejan otras estadísticas de consumo, la industria del alcaloide ilícito se sitúa en el puesto número 61 de las 500 empresas extranjeras más rentables del mundo de la revista Forbes.
Si se calcula que el 71% de la cocaína que ingresa a Estados Unidos, proviene de México, el resultado explica el poder de los admi-nistradores del negocio en este paso de frontera.
A partir de la aprobación de la extradición en Colombia en 1997, los carteles de la droga de ese país prefirieron dejar en manos de los mexicanos el ingreso de la mercancía a Estados Unidos y de esa manera reducir el riesgo de ser encarcelados en este país, resignándose a percibir menores ganancias.
De acuerdo con las autoridades de Estados Unidos y México, Los Zetas, una legión de 200 hombres armados con rifles de asalto AR-15 y AK-47, siguen órdenes desde la prisión del jefe del cartel del Golfo, Osiel Cárdenas Guillén, quien fue arrestado en marzo del 2003.
Vestidos completamente de negro, los miembros de la banda han impuesto su ley en las colonias de Nueva Laredo, respaldados por una legión de jóvenes entre 15 y 25 años, dispuestos a matar a sus enemigos en la vía pública sin reparar en la presencia de testigos.
La agrupación cuenta además con el apoyo de las maras o pandillas centroamericanas como Los Salvatrucha y la Hermandad de Pistoleros Latinos, así como el Sindicato de Texas.
El poderío de Estados Unidos no parece intimidar a Los Zetas. Un informe del FBI que se filtró al diario Dallas Morning News en julio del año pasado, advierte que la banda tiene influencia y control sobre la autopista
I-35, una ruta clave del tráfico de drogas e indo-cumentados que une a Laredo con Dallas. Según el informe, la organización cobra un 10 % del negocio a los traficantes que usan esa ruta. Lo más preocupante, según el reporte, es que existen indicios no corroborados de que en las filas de Los Zetas podría militar un enlace terro-rista árabe que usa el alias de El Español, aunque casi no habla este idioma.
De acuerdo con un informante del FBI, El Español habría forjado una alianza con Ernesto Zatarín Beliz, conocido como El Traca, miembro de los Zetas. El Español estaría reclutando conductores de camiones en rutas de Estados Unidos y expertos en explosivos en el estado de Coahuila. A cambio de la ayuda ofrecida por Los Zetas en esa tarea, El Español estaría dispuesto a ejecutar un plan para liberar de la cárcel a Cárdenas.
Desde la perspectiva del FBI, la violencia en esta región fronteriza es producto de los éxitos de las autoridades. ''Así que somos, de cierta manera, víctimas de nuestro propio éxito'', dijo un vocero del FBI. "Debido a esa ruptura ahora existen varios carteles que atacan al Cartel del Golfo porque perciben que está en un estado de debilidad. Y por eso es que se han pasado a su territorio y esa es la primera causa de la violencia''.
Edición de esta semana
CIRUGÍAS DEL CORAZÓN POR VÍA SUBCUTÁNEA
Nuevas técnicas han permitido las cirugías mínimamente invasivas y tiempos de recuperación mucho más cortos para cientos de pacientes que han sido sometidos al reemplazo de la válvula aortica del corazón por vía de un catéter (cirugía percutánea a través de la piel) en lugar de las mayores cirugías de corazón abierto.    / ver más /
El 15° Festival Literario de Arkansas 2018 incluye en su la lista de autores y presentadores a una variada gama de escritores.   / ver más /
Michel Leidermann
comentario
par Michel Leidermann
En todo EE.UU. los maestros se cansaron del tratamiento que sus gobiernos estatales dan a la educación y a los educadores.  Los gobernadores y las legislaturas republicanas están ahora promoviendo aumentar los impuestos para apaciguarlos. Los legisladores están tratando de encontrar maneras de mantenerlos en las aulas, sin darles un aumento.    / ver más /