Contrapuntos
Por Michel Leidermann

Palabras engañadoras

 Si hubiera un concurso para las palabras más engañadoras que se usan en la política, "pobreza" debiera ser una de las principales contendientes por el título.

   Cada uno de nosotros puede tener su propia idea de lo que significa la pobreza, especialmente aquellos que crecieron en la pobreza. Pero, ¿Cómo definen la pobreza los políticos?

   Esto no es sólo una cuestión de semántica. Todo el futuro del estado del bienestar social depende de cómo se define la pobreza. "Los pobres" son los escudos humanos tras los cuales los defensores de gastos cada vez mayores y de un gobierno cada vez más grande, avanzan hacia su meta.

   Examinemos lo que los "pobres" de hoy tienen en realidad y los hechos económicos que socavan completamente la retórica política.

   Los datos oficiales muestran que el 80 % de los hogares "pobres" hoy en día cuentan con aire acondicionado, que casi tres cuartas partes de los hogares en situación de pobreza tiene un vehículo y casi una tercera parte tiene más de  uno.

   Prácticamente todas las personas que viven en "pobreza", tal como la define por el gobierno, tiene televisión a color, y la mayoría tiene TV por cable o por satélite. Más de tres cuartas partes tienen ya sea un reproductor vídeo o de DVD, y casi 9 de cada 10 tienen un horno de microondas.

   En cuanto a  la mala vivienda, el promedio de los pobres de América tiene más espacio habitacional que la población general (no sólo de los pobres) en Londres, París y otras ciudades de Europa.

   Varios intentos se han hecho en los últimos años para representar a los estadounidenses  pobres, como mal alimentados, pero el "hambre en los Estados Unidos" que han gozado de tanta popularidad en las campañas políticas y los medios de comunicación, por lo general han utilizado algunas definiciones  y métodos muy creativos.

   Los estudios actuales sobre los "pobres" han encontrado que su ingesta de los nutrientes necesarios, no es menos que la de los demás. De hecho, la obesidad es ligeramente más frecuente entre las personas de bajos ingresos.

   Si los programas sociales de gobierno se limitaran a las personas que son realmente pobres en algún sentido significativo, se reduciría el monto de la beneficencia social, a una fracción de su tamaño actual. 

   Una cosa es prevenir que  las personas no sufran por cosas imprevisibles más allá de su control. Pero es algo distinto el simplemente subsidiar sus necesidades para que puedan gastar su dinero en otras cosas no esenciales y dejar un patrimonio más grande a sus herederos.

   Las personas que dicen que quieren un programa de gobierno porque "no quieren ser una carga para mis hijos", al parecer, creen que está bien ser una carga para otras personas, aquellos que pagan impuestos.

   Entre los gastos fuera de control detrás de nuestros problemas actuales de la deuda nacional,  está sin duda  el lujo extravagante de la retórica política.

 

Dalai Lama 

En cierta ocasión le preguntaron al Dalai Lama qué le sorprendía más de la humanidad, el respondió: 

"Los hombres... Pierden la salud para ganar dinero, luego gastan el dinero para recuperar la salud y por pensar ansiosamente en el futuro no disfrutan el presente, por lo que no viven el presente ni el futuro. Y viven cómo si no tuviesen que morir nunca...y mueren cómo sin nunca hubieran vivido".

 

RECUERDA…

Antes de Orar…PERDONA 

Antes de Hablar…ESCUCHA 

Antes de Escribir…PIENSA 

Antes de Gastar…GANA 

Antes de Criticar…ESPERA 

Edición de esta semana
CIRUGÍAS DEL CORAZÓN POR VÍA SUBCUTÁNEA
Nuevas técnicas han permitido las cirugías mínimamente invasivas y tiempos de recuperación mucho más cortos para cientos de pacientes que han sido sometidos al reemplazo de la válvula aortica del corazón por vía de un catéter (cirugía percutánea a través de la piel) en lugar de las mayores cirugías de corazón abierto.    / ver más /
El 15° Festival Literario de Arkansas 2018 incluye en su la lista de autores y presentadores a una variada gama de escritores.   / ver más /
Michel Leidermann
comentario
par Michel Leidermann
En todo EE.UU. los maestros se cansaron del tratamiento que sus gobiernos estatales dan a la educación y a los educadores.  Los gobernadores y las legislaturas republicanas están ahora promoviendo aumentar los impuestos para apaciguarlos. Los legisladores están tratando de encontrar maneras de mantenerlos en las aulas, sin darles un aumento.    / ver más /