Se realizó en Little Rock foro sobre reforma de las leyes de inmigración
La actual situación de los indocumentados
Por Michel Leidermann
653A.jpg
El pasado jueves 9 de febrero a mediodía, se realizó en las instalaciones de la Escuela de leyes de UALR, un foro para presentar las distintas posturas de la ciudadanía, sobre la tan mentada y deseada reforma de las leyes de inmigración.
Ante una diversa e interesada concurrencia que incluyó a estudiantes de leyes, abogados, docentes, y miembros de la comunidad latina, los cuatro oradores hablaron cada uno sobre los puntos de vista de sus diferentes entidades e intereses.
El director de las oficinas de la senadora por Arkansas, Blanche Lincoln, el señor Steve Patterson, señaló en sus observaciones el gran impacto económico que acarreaba el atender el problema de la inmigración. Señaló que en la actualidad el costo de arrestar a un indocumentado, había subido de $300 en el año 1992 a $1,700 el año 2002, y que el costo de tramitar y deportar a los indocumentados que preferían hacerlo voluntariamente, ascendía a $41 billones de dólares por sólo el 20% del total de los indocumentados.
Argumentó que si no nada más que por razones de costo, era imprescindible  reformar las leyes de inmigración para poder hacerlas cumplir en la práctica. Agregó que la senadora Lincoln estaba a favor de un sistema para que los indocumentados  se ganaran la residencia legal. Este sistema consistía en la inscripción, pago de una multa, y espera de su turno para obtenerla.
Igualmente dijo que los empleadores deberían verificar la condición de residencia de sus trabajadores ya sea legales o inscritos para recibir su legalización, antes de poder contratarlos.
Advirtió Patterson que con la jubilación de casi 50 millones de “Baby boomers” (los nacidos en la década después de la segunda Guerra Mundial) en los próximos 10 años, aumentaba la necesidad de mano de obra importada, en todos los sectores productivos, algunos de los cuales (servicios, construcción, manutención, transporte, y agricultura) ya dependían fuertemente de los trabajadores inmigrantes.
El abogado y especialista en inmigración, John Yates, señaló que las leyes de inmigración eran demasiado complicadas y que no resolvían los actuales problemas, y que pocas gentes las entendían, comparándolas con las leyes de impuestos.
Dijo que para ingresar legalmente  como residente, se necesitaba de un patro-cinador/fiador, ya fuese un familiar o un empleador (cosa muy rara). En ambos casos, la demora para conseguir la aprobación demoraba por lo menos 2 años y generalmente 7 años.
En los casos de solicitar una visa temporal, había que demostrar en el consulado americano en su país, que el solicitante no tenía la intención de quedarse en los EUA de forma permanente y que había más de 70 visas diferentes en esta categoría.
Una de las visas de trabajo más fáciles de obtener, es la H1B por 3 años  para profesionales especializados, pero que sólo se otorgaban 58,000 de estas visas cada año, más otras 20,000 para profesionales avanzados, número de visas que estaba muy por debajo de las necesidades reales que la industria tenía en estos momentos. Además estas visas H1B se agotan con casi dos años de anticipación a la fecha de validez
La Directora de las Caridades Católicas de Arkansas, Sheila Gómez, señaló que además de ser la inmigración un problema político y económico, era un problema moral, sobre todo por la explotación y los abusos a los cuales eran sometidos los indocumentados y además por la separación de las familias, cuando el padre estaba en EUA trabajando para poder alimentar a sus hijos que quedaron en su país de origen.
Dijo que el proyecto de ley H.R. 4437 del representante James Sensenbrenner, criminalizaba a las personas y entidades que ayudaban a los indocumentados, incluyendo a las iglesias. Agregó que de aprobarse la ley, podría significar la cárcel para el personal de las Caridades Católicas y el término de su ayuda a los tan necesitados inmigrantes.
Sólo en el año 2005, las Caridades Católicas de Arkansas atendieron 12,000 casos de inmigrantes indocumentados.
El empresario y presidente de la compañía de construcción Hydco. Inc., Barry Hyde, también compartió la opinión de que el proyecto de ley H.R. 4437 era inaceptable para los empleadores, porque demandaba una responsabilidad demasiado grande de tener que verificar la condición migratoria de los trabajadores y con multas de hasta $25,000 por cada caso, de no cumplir.
Dijo que en el caso de la industria de la construcción, era fundamental  un programa de trabajadores temporales ya que sólamente esta industria creaba medio millón de nuevos puestos al año, y ya muchas compañías estaban cortas de trabajadores. Desde su punto de vista, por lo menos el 5% y hasta el 25% de los trabajadores de la construcción son latinos y muchos de ellos indocumentados, los que de aprobarse la ley H.R. 4437, tendrían que abandonar sus trabajos creando un caos económico terrible de enorme consecuencias para el futuro desarrollo del país.
Sin embargo a medida que pasan los días en el calendario del 2006, crece la expectativa por la discusión de una reforma migratoria en el Congreso.
Desde la propuesta del presidente George W. Bush planteada en enero del 2004, no se han dado pasos positivos para una reforma migratoria.
 Ciertos legisladores anti-inmigrantes han propuesto leyes como la H.R. 4437 del representante James Sensenbrenner que fue aprobada por la Cámara de Representantes en diciembre del 2005. La H.R. 4437 o el proyecto “Protección Fronteriza, Antiterrorismo y Control de Inmigración Ilegal” convierte en un delito la entrada ilegal en el país, por lo que los inmigrantes podrían ser condenados a penas de cárcel, en lugar de ser simplemente deportados. También obliga a los patrones a verificar el estatus migratorio de sus empleados y aumenta las multas para quienes contraten o ayuden a trabajadores indocumentados.
Otra de las propuestas que rondan en el Congreso desde mayo del 2005, es la de los senadores John McCain y Edward Kennedy. Esta plantea concederle la residencia a los indocumentados que llevan al menos cinco años en el país, pagan impuestos y no tienen antecedentes criminales.
Este proyecto es el que estaría más de acuerdo con los principios por los que están a favor de una reforma inmigratoria, pero no es el ideal.
Los latinos en EUA consideran fundamental que toda reforma debe estipular la necesidad de legalizar a personas que ya están (no autorizados como se les llama ahora) en los EUA, con la meta de hacerlas residentes y después poder solicitar la ciudadanía; reducir el tiempo de espera en procesos de unificación familiar; proteger los derechos de los trabajadores indocumentados ya en el país y los de aquellos que vendrán en un futuro; ofrecer una forma  de venir legalmente, y aumentar el número de visas para suplir la demanda laboral actual que ya está corta de mano de obra.
El actual, es un sistema migratorio que no tiene nada que ver con la realidad socio económica estadounidense y el Congreso desafortunadamente no se está moviendo muy rápido para cambiarla.  En  este momento, el Senado es el que tiene la fuerza y la posibilidad de aprobar una reforma completa que resuelva todos los aspectos integrados a la inmigración legal e ilegal.
Pero, ¿cuánto puede durar la discusión en el Congreso? Y después ¿cuánto demorará la firma del presidente? Y por último ¿cuánto demorará la asignación de fondos, y la contratación y el entrenamiento del personal para manejar los nuevos trámites?.
Por ahora lo más difícil para cualquier legislador, es resolver qué hacer con los indocumentados  (unos 11 millones según estimaciones recientes) y hasta el momento, no han llegado a un acuerdo.
Activistas anti-inmigrantes consideran que el actual sistema migratorio no funciona en cuanto a la aplicación de la ley, dejando desprotegidas las fronteras del país en la guerra contra el terrorismo, y por ello exigen que la reforma migratoria sea real y garantice que todos los indocumentados y también los empleadores que les dan trabajo, sean castigados como criminales por haber violado las leyes estadounidenses.
Rechazan un programa de trabajadores temporales y apoyan proyectos como el de que los padres deben ser residentes legales para que sus hijos nacidos en EUA,  reciban beneficios federales que les corresponden bajo su condición  de ciudadanos.
Para que el Congreso discuta y resuelva prontamente una reforma inmigratoria total, es fundamental que las organizaciones de defensa de los inmigrantes, hablen con las oficinas de los senadores para educarlos sobre las consecuencias negativas para la comunidad de aprobarse las propuestas discriminatorias. Además hay que  hablarles acerca de las necesidades de la población no autorizada y de la manera en que se puede legislar una reforma más positiva que no vulnere los derechos humanos de los inmigrantes.
La construcción de  muros fronterizos no hará que el flujo migratorio decrezca mayormente (en particular el mexicano), pues el emigrar es una necesidad de supervivencia en aquellas economías inestables y pobres que ofrecen pocas oportunidades de trabajo, y de la exigencia por otro lado del empresariado de los EUA, ávido de mano de obra abundante y barata.
En distintos estados, los legisladores locales se están moviendo con iniciativas para restringir las oportunidades iguales de los inmigrantes. De ser aprobadas en un estado, podrían ser copiadas en otros. En los primeros seis meses de 2005, congresos estatales discutieron cerca de 300 iniciativas sobre inmigración y aprobaron 36, según la Conferencia Nacional de Legislaturas Estatales. 
Frustradas por la pasividad del Congreso y presionadas por el creciente enojo que se viven en sus estados, legislaturas en varios estados están analizando el establecimiento de nuevas y severas restricciones contra los indocumentados. Durante años, los estados dejaron en manos del gobierno federal los asuntos migratorios. Sin embargo, debido a que los inmigrantes ilegales se han dispersado por todo el país y el Congreso no ha sido capaz de aprobar una reforma migratoria, la situación ha cambiado.
- Florida permitió que agentes estatales arresten a inmigrantes ilegales.
- Arizona prohibió que los centros de trabajadores temporales reciban fondos públicos. Este año, quiere eliminar todos los beneficios sociales a indocumentados; autoriza que la policía local identifique a los ilegales; y pretende enviar tropas de la Guardia Nacional estatal para proteger la frontera con México
- Virginia negó algunas prestaciones del estado a trabajadores indocumentados.
- En Georgia hay propuestas de ley afectarían a los inmigrantes indocumentados: prohibiendo servicios costeados por el estado; prohibiendo a cualquier departamento, agencia, institución del estado la contratación y subcontratación de personas que no sean ciudadanas, o que no cuenten con autorización de inmigración; ordenando que el Departamento de Motores y Vehículos, verifique el domicilio legal o residencia de los habitantes de Georgia, y asimismo, se especifica que las licencias de otro estado no serán aceptadas como prueba de residencia legal.
 Tradicionalmente, los inmigrantes se habían establecido en estados fronterizos como California y Texas, o grandes urbes como Nueva York. Pero desde 1990 el número de inmigrantes que vive fuera de estas áreas se ha incrementado 10 veces.
Quienes se oponen a la inmigración ilegal, esperan que las nuevas leyes representen un cambio en la manera en la que el país trata el problema, transformación que han estado esperando desde hace 12 años, cuando los votantes en California aprobaron la Propuesta 187 para excluir de cualquier beneficio social a trabajadores indocumentados, iniciativa que fue posteriormente anulada en las cortes.
 Estados Unidos requiere de una ley migratoria completa, adecuada, práctica y humana, que ponga fin al caos que se extiende por el país y que está llevando a autoridades locales a adoptar medidas equivocadas para frenarlo.
El actual sistema migratorio en este país no funciona y Washington ha fallado en controlar la crisis fronteriza nacional de una forma humana y conveniente para todos los involucrados.
Durante el año 2005 se produjeron los siguientes hechos importantes sobre inmigración:
- Febrero. Se aprueba la ley Real ID HR418. Incluye la creación de normas nacionales para las licencias de manejar y las tarjetas de identidad, a más tardar para el año 2008, y autoriza la construcción de nuevos muros parciales en la frontera con México. Bush la promulgó en Mayo.
-  Marzo. Una encuesta nacional señala que un 75 % de los estadounidenses está de acuerdo con que el Gobierno reforme las leyes migratorias. La encuesta muestra que el apoyo de los anglosajones a la reforma migratoria alcanza el 78%, en los latinos el 70% y en los afro-americanos el 67%.
- Mayo. Los senadores John McCain (Arizona) y Edward Kennedy (Massachussets) presentan una propuesta migratoria. El plan, conocido como “Un país seguro, una inmigración ordenada”, recomienda crear una nueva visa temporal para trabajadores indocumentados que llevan al menos 5 años en Estados Unidos, pagan impuestos y carecen de antecedentes criminales. Estipula que al término de un plazo de cinco años el trabajador deberá gestionar la residencia permanente con el respaldo del empleador, y el pago de una multa a ser determinada por el Congreso.
- Junio. Los senadores republicanos John Cornyn (Texas) y John Kyl (Arizona) presentan un plan que incluye un programa para que dentro de un plazo de cinco años todos los indocumentados salgan de EUA. Una vez fuera, podrán gestionar una visa temporal de empleo válida por dos años. El permiso podrá ser renovado dos veces cada una de ellas por dos años. Al término del último plazo el trabajador deberá irse y gestionar otro permiso de trabajo a través de la embajada y un banco de trabajo que será supervisado por el Departamento de Seguridad Nacional (DHS).
- Octubre. El  senador Chuck Hagel (Nebraska) reintrodujo el proyecto de ley denominado Reforzando la seguridad nacional, economía y familias (Strengthening America’s National Security, Economy, and Families), que busca beneficiar a indocumentados que tienen trabajo y tengan acumulado al menos un período de cinco años en el país. Establece  una ampliación en la cuota de visas H2 para trabajadores agrícolas y contempla otorgar fondos adicionales al Departamento de Servicios Humanos para investigar los antecedentes de los elegibles al programa. Recomienda un máximo de 350 mil visas H2 por año. Los que califiquen obtendrían una visa H2, un permiso de trabajo y luego de cinco años podrán tramitar la residencia permanente. Familiares inmediatos de un trabajador indocumentado (esposa e hijos menores de 21 años solteros), serán elegibles para una visa H2 y que también serán elegibles para la Tarjeta Verde.
- Noviembre. El presidente George W. Bush relanza en Texas, su programa de visas temporales de trabajo. El plan fue anunciado por primera vez el 7 de enero del 2004, pero a la fecha el Congreso no ha recibido una propuesta escrita formal. El pro-grama incluye la creación de una nueva visa temporal de trabajo para indocu-mentados que tengan empleo y un empleador dispuesto a gestionar el documento. Las visas tendrían una duración de tres años y podrán ser renovadas una sóla vez, pero al término del segundo plazo el trabajador debe salir del país. El programa incluye a los familiares del trabajador, pero éstos no tendrán permiso para trabajar.
- Diciembre. La Cámara de Representantes aprobó el proyecto de ley HR 4437 del representante James Sensenbrenner. La iniciativa penaliza la estadía indocumentada, elimina la lotería de visas y autoriza la construcción de nuevos muros parciales en la frontera con México, entre otras medidas. Ahora está en el Senado.
- “Dream Act. S. 2075”. Esta legislación fue reintroducida en noviembre del 2005 por el senador  Richard Durbin (Illinois) y está pendiente en el senado, regularizaría el estatus migratorio de los estudiantes que hayan ingresado al país antes de cumplir los 16 años de edad, hayan completado sus estudios secundarios y se comprometan a ir a la universidad en su estado de residencia.
- “Clear Act. HR 2671”. Proyecto introducido oficialmente en Julio del 2003 que busca otorgar poderes a los departamentos de policía locales y estatales (unos 600,000 agentes en el país) para que hagan cumplir las leyes migratorias. También pendiente en los subcomités.
Por ahora nuevas alianzas de grupos latinos y de otras minorías a favor de una reforma migratoria total,  han incrementado su campaña para que el Congreso apruebe sin más demoras un nuevo sistema de inmigración “seguro y humano”.
Al parecer algunos países centroamericanos cabildean por una reforma que permita la legalización de miles de sus ciudadanos indocumentados en Estados Unidos. Honduras, Nicaragua y El Salvador tienen interés en un plan migratorio estadounidense que legalice a los más de 300 mil de sus ciudadanos amparados actualmente bajo el Estatuto de Protección Temporal (TPS).
El TPS para 90 mil hondureños y 6 mil nicaragüenses caducará a principios de julio próximo, y el de 250 mil salvadoreños terminará el 9 de septiembre.
Ante la inminencia del debate legislativo estadounidense en los próximos días, también han incrementado sus actividades publicitarias las organizaciones que se oponen a los planes migratorios del presidente George W. Bush, especialmente a la iniciativa de “Trabajadores Huéspedes”.
Las demostraciones de rechazo a este programa de trabajadores extranjeros por parte del grupo de vigilantes Minuteman frente a la sede del Congreso el pasado miércoles 8, muestran lo amplio de la lucha.
Asimismo, el representante republicano, Tom Tancredo, ha pedido que se militarice con tropas del ejercito, toda la frontera con México de 3,200 kilómetros de longitud.
Por su parte, el estudio del Centro para Estudios de Inmigración (CIS) se basa en el sondeo poblacional del Censo para marzo de 2005 y encontró que el ingreso a EUA de 7.9 millones de inmigrantes legales e indocumentados entre enero del año 2000 y marzo de 2005, es el período de inmigración más alto en la historia de este país en un lapso de cinco años.
Los 35.2 millones de inmigrantes que viven en este país, dice el estudio, representan dos veces y media la cantidad de inmigrantes que arribaron a EUA en 1910 en la mayor oleada inmigratoria registrada.
El análisis indica que casi la mitad de los inmigrantes que ingresaron después del 2000, un total de 3.7 millones, son indocumentados. Es difícil determinar la cifra de indocumentados en el país y el análisis dice que fluctúa entre 9 y 13 millones.
México es el país de procedencia de la mayoría de los nuevos inmigrantes, seguido de Asia Oriental, Europa, el Caribe, Centroamérica y Sudamérica.
Los inmigrantes mexicanos tienen uno de los índices más bajos de escolaridad, y entre los latinos, los colombianos tienen el índice de escolaridad más alto.
El estudio cuestiona: “¿debemos permitir tanta gente con tan poca educación lo que incrementa la competencia laboral para los trabajadores estadounidenses más pobres y el tamaño de la población en necesidad de asistencia del gobierno?”
Pero mientras algunos sectores abogan por mayores controles migratorios y se oponen tenazmente a programas de trabajadores temporales, otros grupos dicen que llegó el momento de regularizar la situación migratoria de los más de 11 millones de indocumentados que viven y trabajan en este país. No se puede pretender que no existen y tampoco hay fórmulas mágicas, argumentan, para que desaparezcan del país.
Recientes encuestas de opinión, señalan que la mayoría de los estadounidenses quiere que se promulgue una nuevo sistema de inmigración, pero al mismo tiempo quieren que se apliquen de manera efectiva las actuales  leyes migratorias tanto en la frontera como en los centros de trabajo así como negar acceso a servicios que no deberían facilitarse a personas sin documentos, como las licencias de conducir, abrir cuentas bancarias, servicios hospitalarios y escuelas.
La próximas semanas serán decisivas para ver si hay intención verdadera de solucionar el problema de la inmigración de manera justa, práctica  y humana, o si seguiremos hablando sobre el tema por mucho tiempo más mientras siguen llegando miles de indocumentados al país.
NOTAS DEL EDITOR:
A. Algunas de las clasificaciones de visas más comunes son las siguientes:
- B-1 Visa de Negocios para extranjeros que trabajan para una entidad extranjera.
- B-2 Visa de Turista. Además emitidas a individuos viniendo a recibir tratamiento médico.
- B-1/B-2 Extensión de Visas para extranjeros con una visa de Negocios B-1 o visa de turista B-2.
- F-1 Visa de Estudiante en escuelas de idiomas, secundarias, universidades y otras instituciones de educación superior.
- J-1 Visa de Intercambio para visitantes patrocinados por escuelas, negocios, y una variedad de organizaciones e instituciones.
- H-1B Visa de Trabajo: para ocupaciones especiales.
- H-2B Visa de Trabajo: temporal no de agricultura.
- H-3 Visa de Entrenamiento  en una compañía Americana.
- K-1 Visa de Fiancé (novios) comprometido a casarse con un ciudadano Americano.
- L-1 Empresa Multinacional para Individuos que trabajan en empresas multinacionales fuera de los EUA como ejecutivos, gerentes o con conocimiento especializado.
- R-1 Trabajadores Religiosos para que puedan vivir y trabajar legalmente.
- TN NAFTA Visa de Trabajo temporal solamente para ciudadanos de México y Canadá.

B. Los derechos civiles fundamentales de los inmigrantes en EUA son:
- Derecho a la vida, a la libertad y la seguridad.
- No ser sujeto de arresto arbitrario, detención o exilio.
- Derecho a abandonar el país de origen y a regresar.
- Derecho al trabajo, a escoger libremente el empleo y a condiciones laborales justas.
- Derecho a la educación, servicios de salud y vivienda digna.
- Derecho al libre tránsito.
- Derecho a ser representado por un abogado y a presumir su inocencia.
* Derecho a una audiencia de deportación ante un juez de inmigración.
Edición de esta semana
¡SUBIERON BANDERA EN OAKLAWN!
Ubicado en el Parque Nacional de Hot Springs, el Oaklawn Racing & Gaming (# 2705 Central Ave. Hot Springs.1-800-OAKLAWN) es uno de los mejores hipódromos en el país desde 1904, y hogar del afamado Arkansas Derby con un premio de $1 millón al ganador. Hoy en día, Oaklawn también ofrece una gran cantidad de diversión y conciertos y máquinas de juegos de azar, día y noche durante todo el año.   / ver más /
¡Nueva sección!   / ver más /
Michel Leidermann
comentario
par Michel Leidermann
El Partido Republicano (GOP) está en problemas más profundos de lo que sugiere la pérdida de un escaño en el Senado en la elección en Alabama. La fuente de ese problema se remonta al 19 de julio de 2016, cuando el GOP aceptó a Donald Trump como candidato a presidente.   / ver más /