Desigualdad y libertad
Por Michel Leidermann
6579A.jpg

 La afirmación de que la desigualdad de ingresos entre la población ha aumentado en las últimas décadas, es fundamental para los argumentos sobre la "equidad" y la necesidad de aumentar los impuestos a "los ricos".

    La diferencia de lo que esto significa para la política estadounidense y el principio más amplio de la igualdad, tiene mucho que ver en estos días, con la diferenciación entre la derecha (conservadores ) y la izquierda (liberales).

    Un primer punto es que los liberales y los conservadores ven la desigualdad de ingresos de manera diferente debido al disparejo énfasis que ponen en los conceptos de libertad y de igualdad.

    Los conservadores aceptan un mayor nivel de desigualdad en los ingresos, ya que ven la desigualdad como el resultado inevitable del ejercicio de la libertad. Para ellos, una cierta "natural" desigualdad surge cuando las personas que tienen diferentes talentos, ambición y carácter, son libres de hacer su propio camino en la vida. Aceptan la protección de la desigualdad en la adquisición de bienes porque equivale a la protección de la libertad misma.

    En marcado contraste, el principal pensamiento político de los liberales ha sido la de utilizar el poder gubernamental para redistribuir el ingreso y mitigar la desigualdad. Para los liberales, si la libertad lleva a la desigualdad, entonces es necesario limitar la libertad de varias maneras (regulaciones). Los liberales prefieren una sociedad algo más pobre en la que los ingresos se distribuyan equitativamente entre más.

    Un segundo punto, son las fuentes de riqueza.

    Para los conservadores, la riqueza se obtiene de manera que los que tienen más, merecen tener más porque han trabajado duro, arriesgado más y tomado mejores decisiones para llegar a donde están. La acumulación de riqueza se percibe en gran parte como consecuencia de las cualidades positivas que nos gustaría que nuestros hijos también posean. Ellos tienden a resistirse a "castigar a los ricos" con impuestos confiscatorios, no sólo porque creen que afectará a la economía, sino también porque no quieren "castigar el éxito".

    Los liberales, en cambio, son mucho más propensos a ver la situación económica menos como resultado del mérito y más como consecuencia de la buena o mala fortuna, en muchos casos "por accidentes de nacimiento." Para los liberales la gran riqueza se presume que es dinero mal habido y un juego en el que los ricos "roban" a los pobres. Los liberales se sienten justificados en la regulación del mercado y la redistribución del ingreso, porque los ricos en general, no merecen lo que tienen y los pobres en general, merecen más.

    Estos diferentes puntos de vista sobre la desigualdad y las fuentes de riqueza, también explican por qué los liberales y los conservadores tienen distintos puntos de vista sobre el gobierno. 

Para los liberales, el principal objetivo del gobierno es apoyar a los “afligidos” a través de la redistribución de la riqueza, o por lo menos darles ayuda de beneficencia a los que tienen menos. 

Los conservadores ven al gobierno activista con recelo, porque la mayoría de sus acciones en las últimas décadas, ha supuesto intrusiones en la libertad individual.

    Una concepción diferente de la moralidad está en la raíz de todo esto. Mientras que los conservadores ven como inmoral la idea de tomar dinero de los que lo han ganado y dárselo a los que no tienen, a los liberales les resulta moralmente ofensivo el no hacerlo. Incluso reducir los beneficios sociales, la izquierda lo ve como "la guerra" a los pobres.

    Mientras que la concepción liberal de la justicia se basa en la compasión y produce una demanda moral sobre los frutos del trabajo de otros, los conservadores definen la justicia en términos de personas que reciben lo que merecen en la vida, donde el libre mercado suele ser el mejor regulador. Mientras que los liberales ven a los pobres como víctimas de los ricos (o del capitalismo), los conservadores los ven demasiado a menudo, como víctimas de su propia irresponsabilidad y falta de esfuerzo. 

Por consiguiente, los liberales creen que dar dinero a los pobres mejorará sus perspectivas de vida, mientras que los conservadores creen que sólo los hará más descuidados y dependientes de las dádivas.

    La debilidad de los conservadores en un sentido político, es que abrazan una doctrina económica (capitalismo) y una filosofía de un gobierno restringido, que puede ser fácilmente caracterizado como insensible y cruel.

    La debilidad del liberalismo es menos política y mas económica con un gobierno que ayuda mayormente a los pobres, incluso si al hacerlo va a la quiebra.

¿De cual lado está usted?

 

Edición de esta semana
¡SUBIERON BANDERA EN OAKLAWN!
Ubicado en el Parque Nacional de Hot Springs, el Oaklawn Racing & Gaming (# 2705 Central Ave. Hot Springs.1-800-OAKLAWN) es uno de los mejores hipódromos en el país desde 1904, y hogar del afamado Arkansas Derby con un premio de $1 millón al ganador. Hoy en día, Oaklawn también ofrece una gran cantidad de diversión y conciertos y máquinas de juegos de azar, día y noche durante todo el año.   / ver más /
¡Nueva sección!   / ver más /
Michel Leidermann
comentario
par Michel Leidermann
El Partido Republicano (GOP) está en problemas más profundos de lo que sugiere la pérdida de un escaño en el Senado en la elección en Alabama. La fuente de ese problema se remonta al 19 de julio de 2016, cuando el GOP aceptó a Donald Trump como candidato a presidente.   / ver más /