Un homenaje en el Día de los Veteranos
Por Michel Leidermann
6687A.jpg

Los latinos han participado en el Fuerzas Armadas de Estados Unidos  con honor y orgullo en todos los grandes conflictos militares desde la década de Revolución Americana. Miles de latinos fueron desplegados en las guerras de Irak, la guerra de Afganistán, y las misiones militares y bases de EE.UU en otras regiones. Los latinos se han distinguido en los campos de batalla, y a la fecha, 43 latinos han recibido la más alta distinción militar, la Medalla de Honor del Congreso.

Siempre que los Estados Unidos ha hecho un llamado para ir en su defensa, los latinos han prestado atención a la llamada y merecen el crédito defender la libertad y la democracia, luchando en las guerras contra el terrorismo, combatiendo enemigos en territorios distantes así como en el servicio de guardacostas, la patrulla de frontera, la Guardia Nacional, y en las reservas. 

Aunque es un hecho bien conocido que muchos latinos desempeñan servicios actualmente en las Fuerzas Armadas, es menos conocida la historia de latinos en las Fuerzas Armadas paralela al desarrollo de los Estados Unidos y de las guerras resultantes. En 1983, apenas un 4% de los nuevos reclutas eran descendientes de latinos. En el 2000, ese número saltó al 11,3%, según el Pentágono.

En la actualidad 162,395 latinos sirven en los componentes regulares de las Fuerzas Armadas.

A la fecha son 1.138.179 veteranos latinos vivos, de todas las guerras, de acuerdo con cifras de la Oficina del Censo.

La congresista Loretta Sánchez (CA), acaba de presentar en Septiembre un proyecto de ley  para honrar el servicio y los sacrificios de los latinos que sirven en las Fuerzas Armadas de Estados Unidos. La legislación también apoyará y fomentará el Secretario de Defensa para aumentar las oportunidades de promoción para los latinos en las Fuerzas Armadas.

Muchos latinos no terminan el colegio, no por razones académicas, sino por impedimentos o motivos económicos y al no tener un diploma de la escuela secundaria o la residencia legal, ambos requisitos para postular a las filas castrenses, no pueden ser reclutados.

Sin embargo los latinos han ido creciendo en número dentro de las Fuerzas Armadas pero aún siguen siendo muy pocos los que llegan a la cúpula militar.

Uno de los principales motivos, es la falta de educación superior: para ser oficial hay que tener estudios universitarios, y también inciden rasgos culturales, pero podría haber otros factores internos.

Esta preocupación llevó al Congreso a crear una Comisión para la Diversidad cuyo para evaluar las políticas de promoción y liderazgo militar para minorías. Los datos analizados muestran que 75% de los jóvenes estadounidenses no están calificados para unirse a los militares, principalmente por falta de educación o por tener antecedentes penales o un estado físico inadecuado.

Además de las exigencias académicas, hay otros factores que frenan a algunos latinos pues no quieren ir a las academias militares o incluso ir a la universidad lejos de su hogar, aun cuando tengan las calificaciones requeridas, porque quieren mantener a la familia unida. Sin embargo, la situación está cambiando y hay más hombres y mujeres latinos jóvenes que están buscando oportunidades en la Fuerzas Armadas.

Para ingresar en una academia el estudiante debe tener calificaciones altas y aprobar un examen académico y físico. También debe ser nominado por un legislador del distrito donde vive o por un funcionario federal de alto rango.

Pero hay nominaciones legislativas que quedan vacantes, ya sea porque no hay jóvenes que cumplen los requisitos o por simple falta de interés. Las tres principales academias militares son la del Ejército (en Nueva York), la Marina (en Maryland) y la Fuerza Aérea (en Colorado).

Aun así, la vía que más jefes militares produce es el programa Reserved Office Training Corps (ROTC), que capacita como oficiales a universitarios. Estos programas están disponibles en diversas universidades del país y ofrecen becas a cambio de años de servicio, así como la posibilidad de futuros ascensos.

Otra vía para convertirse en oficial es enlistarse e ir subiendo de rango desde abajo pero la educación sigue siendo fundamental: sin educación universitaria no hay oficial, y por esta vía cualquier candidato tendría que asistir a la Escuela de Candidatos a Oficiales, en Georgia.

La comisión establecida por el Congreso debe explorar cómo lograr que haya más oficiales de minorías provenientes de las academias y de ROTC, porque son estos dos programas los que permiten a los jóvenes militares ver a las Fuerzas Armadas como una opción de carrera, en lugar de sólo un medio de educación y entrenamiento.

Otra situación, es que los oficiales de las minorías tienden a concentrarse en áreas de administración y suministro, más que en operaciones tácticas, de donde surgen dos terceras partes de los generales.

A pesar de todo, cada año aumenta el número de latinos en las Fuerzas Armadas.

Pero las razones por las que muchos militares de origen latino decidieron alistarse son diversas: el no tener un trabajo, buscar sin encontrarlo y sobre todos en tiempos de crisis laboral, la opción de pertenecer a las Fuerzas Armadas, es tentadora.

Para unos aprovechan el beneficio de cuidados de salud asegurados y gratuitos para él y su familia (hijos, esposa). Para otros su atracción les viene de familia, sus padres, tíos o abuelos prestaron el servicio militar.

Y para otros, el poder encontrar las oportunidades que nunca habrían tenido en otro sitio o trabajo como comprar una casa, vivir en países diferentes y poder asistir a la universidad y convertirse en ciudadano estadounidense.

 

Edición de esta semana
EL ZÓCALO JUNTO AL CONSULADO CELEBRAN EL DÍA DE REYES
El pasado domingo 7, el Centro de Recursos para los Inmigrantes El Zócalo con el apoyo del Consulado de México en Little Rock, celebraron el Día de Reyes junto a varias familias y voluntarios. / ver más /
Al pastor Martin Luther King Jr. se lo recuerda en Estados Unidos el tercer lunes de enero de cada año, y quizás se le conozca mejor como el principal portavoz estadounidense del activismo no violento por su papel de liderazgo en el movimiento de los derechos civiles de Estados Unidos y su oposición a la discriminación racial.   / ver más /
Michel Leidermann
comentario
par Michel Leidermann
Muchos de nosotros empezamos 2017 esperando lo peor. Y, de distintas maneras, nos tocó lo peor.   / ver más /