Se necesita una política que aproveche el talento de los inmigrantes
Por Michel Leidermann

El diario New York Times publicó el 11 de enero una editorial escrita por Dowel Myers, profesor e investigador de la Universidad del Sur de California, en el que asegura que gracias a la población de inmigrantes, que es el 12% del total, Estados Unidos podría mantenerse como el país más rico y poderoso del mundo por décadas, y asegura que el desarrollar una política migratoria que se enfoque en aprovechar el talento de los inmigrantes y de sus hijos, es la forma más segura de alcanzar este objetivo.

El comentarista afirma que la crisis en torno al tema de inmigración que ha enturbiado la política estadounidense por años, es cosa del pasado. La inmigración indocumentada se ha reducido y posiblemente ya nunca alcance los niveles que tuvo en el 2000. Tan importante como este descenso, es que los inmigrantes que llegaron en la década de los 90 y se establecieron en Estados Unidos, se han integrado de una manera extraordinaria e insospechada.

En la actualidad, sólo un tercio de los adultos inmigrantes tienen un diploma de secundaria, pero los hijos de los inmigrantes latinos siempre han superado a sus padres en logros educativos. Para 2030 se espera que el 80% de los jóvenes que llegaron en la década de los 90 y antes de tener 10 años de edad, hayan terminado su educación intermedia y el 18% tenga un grado de licenciatura.

Pero es su éxito para convertirse en propietarios de casa, casi siempre evitado en los debates sobre inmigración, la prueba más contundente de su deseo de adoptar a EEUU como su hogar. Mientras que en la década de los 90 sólo el 20% tenía casa, para la década del 2000 se estima subirá a 69%. Para el 2030 los propietarios latinos estarán por encima del promedio de todos los estadounidenses.

En realidad, con miles de personas nacidas después de la Segunda Guerra Mundial, los llamados “baby boomers”, jubilándose cada semana, la población inmigrante de Estados Unidos y sus hijos se vuelven cruciales para el futuro crecimiento económico del país. Los economistas predicen que la fuerza laboral caerá en 1% al final de esta década, debido a los “baby boomers” jubilándose.

Los miles de millones de dólares gastados en reforzar las fronteras deberían ser gradualmente redirigidas al presupuesto para educación, especialmente de los estudiantes de escasos recursos, y algo del presupuesto debería ser canalizado a asociaciones no-lucrativas que tienen programas para la integración de los inmigrantes a la sociedad.

Los Departamentos del Trabajo, Comercio y Educación de los Estados Unidos, necesitan jugar un papel más relevante en la política migratoria. El Departamento de Seguridad Nacional debería tener un componente de inmigración. Ningún inmigrante debería esperar para tener la oportunidad de estudiar inglés. Esto se traduciría en el desarrollo de sus habilidades laborales para competir mejor en una economía basada cada vez más en la información y el conocimiento.

Estos dos fenómenos juntos, y el futuro demográfico que se advierte, requieren de cambios resueltos y rápidos de forma en que os legisladores ven la inmigración legal e ilegal. Puesto de manera simple, hay que cambiar de una política de inmigración con énfasis en dejar fuera a los recién llegados, a una política de asimilación que anime a los inmigrantes y a sus familias a integrarse a la sociedad. El“muéstreme sus papeles” debería cambiarse por “bienvenidos a la clase de inglés”.

Edición de esta semana
CIUDAD DE LITTLE ROCK CELEBRÓ EL LANZAMIENTO DE LA TARJETA DE IDENTIFICACIÓN MUNICIPAL
El pasado sábado 7 de julio se inició oficialmente el proceso para que las personas mayores de 14 años que residen dentro de los límites de la ciudad de Little Rock, sin importar su estatus migratorio, puedan obtener oficialmente una tarjeta de identificación municipal. Será muy beneficiosa para personas que no tienen otro medio oficial de identificación y también les serán útiles para conseguir trabajo.   / ver más /
Michel Leidermann
comentario
par Michel Leidermann
La reunión entre los presidentes Donald Trump y Vladimir Putin en Helsinki será recordada por el bochornoso papel del presidente de Estados Unidos: indigno y lastimoso.   / ver más /