» La opinion de la calle

Oscar Saldaña, mexicano, soldador industrial, Little Rock

A mí los que más me molestan son los comerciales sobre ofertas o descuentos en las tiendas mexicanas o los talleres, ya que ofrecen hasta el 30% o 50% de descuento, y luego va uno a ver, y resulta que nada de eso es cierto. La verdad es que esos comerciales no son más que un vil engaño. Cuando acude a uno a esos negocios, resulta que no hay tal oferta o descuento. Y siempre salen con lo mismo: o ya se agotaron las existencias del producto en oferta, o el descuento ya se acabó o era un día antes,… en fin, cualquier excusa para no cumplir con lo prometido.

Jorge Valdez, mexicano, vulcanizadora, Little Rock

A mí lo que más me molesta son los programas que promulgan la inmoralidad y los vicios. En muchos programas de variedad o entretenimiento, e incluso ya hasta en las telenovelas, salen mujeres y hombres con muy poca ropa, aparentando lujuria; igualmente, salen mujeres en bikini o hasta en tanga, bailando y contoneándose sugestivamente. Todo eso me molesta bastante, como también el hecho de que salen personas jóvenes fumando y tomando bebidas alcohólicas, ya que la televisión también la ven muchos niños, y todo eso que se promueve en esos programas no es nada bueno para ellos.

 

Jorge Campos, mexicano, Cocinero de restaurante, Little Rock

Hay dos programas que no me gustan para nada: el primero es un comercial sobre un tratamiento para la próstata; y el segundo es el programa “Al Punto” dirigido por Jorge Ramos. En el caso del comercial el problema es que se alarga demasiado, casi una hora, y aparte, es aburridísimo. En el caso de “Al Punto”, me molesta que con demasiada frecuencia Jorge Ramos y sus invitados tratan el tema de la reforma migratoria. ¡Ya tienen dos años con eso y no pasa nada! En mi opinión ese tema ya no es noticia, y realmente no ha tenido ningún desarrollo interesante y sin embargo “Al Punto” insiste en seguir dedicando programas enteros para seguir hablando sobre la reforma, y todo eso no cambia nada, no hace nada, ni se aprueba nada.

David Hernández, mexicano, gerente de restaurante, Little Rock

Yo ya voy para un año sin televisión en mi apartamento, y la verdad no la extraño, ya que inicialmente me deshice de mi tele porque me disgustaba mucho el hecho de que casi toda la programación es de muy mala calidad. Mire, yo solo hablo y entiendo español, así pues veía únicamente los canales en español, y la verdad es que la gran mayoría de la programación no es más que pura basura. También existe un programa de radio que me molesta, es “La Hora de la Oración”, o algo así, por la radiodifusora 1440 AM, los fines de semana. La verdad es que dicho programa empieza bien, haciendo alabanzas al Señor y varios rezos, pero después el conductor empieza a echar habladas sobre diversas religiones, y es cuando yo le apago al radío.

Alfredo Ramírez, mexicano, mantenimiento, Little Rock

Acabó de llegar a Little Rock procedente de Alabama, y un programa que me molesta bastante es el de Carlos Chicas, que tiene un programa de deportes por Univisión los domingos por la noche. La verdad es que dicho programa está muy mal organizado, y Carlos Chicas como que habla demasiado y sobre temas que a nosotros los latinos no nos interesan. La verdad es que todo el programa está muy mal hecho. El colmo es cuando, en muchas ocasiones, los conductores están hablando de un deporte y el video que están mostrando nada tiene que ver con el mismo.

Edición de esta semana
CIRUGÍAS DEL CORAZÓN POR VÍA SUBCUTÁNEA
Nuevas técnicas han permitido las cirugías mínimamente invasivas y tiempos de recuperación mucho más cortos para cientos de pacientes que han sido sometidos al reemplazo de la válvula aortica del corazón por vía de un catéter (cirugía percutánea a través de la piel) en lugar de las mayores cirugías de corazón abierto.    / ver más /
El 15° Festival Literario de Arkansas 2018 incluye en su la lista de autores y presentadores a una variada gama de escritores.   / ver más /
Michel Leidermann
comentario
par Michel Leidermann
En todo EE.UU. los maestros se cansaron del tratamiento que sus gobiernos estatales dan a la educación y a los educadores.  Los gobernadores y las legislaturas republicanas están ahora promoviendo aumentar los impuestos para apaciguarlos. Los legisladores están tratando de encontrar maneras de mantenerlos en las aulas, sin darles un aumento.    / ver más /