Contrapuntos
Por Michel Leidermann
Puertos
Y este asunto de una empresa de los Emiratos Árabes Unidos (DPW) operando las terminales en los puertos más importantes (6 de unos 350 total con la llegada de 25,000 contenedores diarios) en los Estados Unidos.
Los legisladores de ambos partidos pusieron el grito en el cielo, para criticar al gobierno de Bush por haber aprobado la venta de los contratos ($6.8 billones), mucho antes de que los propios legisladores se hubiesen educado sobre el asunto.
¡Claro que suena mal! Como si el zorro fuese el encargado de cuidar el gallinero: ¡árabes trabajando en los puertos de los EUA!
Pero el tema es algo más complejo. Primero: esta empresa ya está trabajando en otros puertos de los EUA y en varios alrededor del mundo con buenos resultados. Segundo: la seguridad de los puertos seguirá en manos de las autoridades de los EUA. La empresa sólo carga y descarga los contenedores. No los revisa. Claro está que la seguridad que realizan las agencias federales y la Guardia Costera dejan bastante que desear por el escaso número de contenedores que revisan a fondo, manualmente o con máquinas detectoras, y por la falta de tarjetas de identidad para los trabajadores portuarios. Tercero: la empresa estaría comprando los contratos de una empresa británica que está haciendo este trabajo en varios puertos en el mundo y EUA.
El presidente Bush quiere respetar el contrato para demostrar que los EUA respaldan a sus "amigos" árabes en el Oriente Medio (va a necesitar apoyo con Irán, Irak y Palestina), y que no discrimina contra extranjeros. En esto los demócratas son los más hipócritas pues alegan ser contrarios a la xenofobia pero en esta, están todos unidos contra Bush.
El verdadero peligro es que el gobierno de Dubai se enterará de detalles de cómo opera la seguridad de nuestros puertos y de sus deficiencias, y si eso cae en manos de terroristas árabes de Al Queda, entonces estamos fritos.
FEMA
Y el caso de FEMA sigue sorprendiendo a muchos ya que esta repartición federal reúne al grupo más inepto de gerentes y burócratas. Un modelo de cómo NO se deben hacer las cosas y de cómo siempre encontrar la explicación para las cosas que por sentido común, no las tienen.
Por ahora miles de víctimas de Katrina siguen alojadas en hoteles que cobran más $300 por noche, mientras miles de otros desplazados viven en cruceros anclados en el puerto de Nueva Orleáns, al precio de $250 por cabina (mientras que un crucero turístico cobra menos de $100 por día por persona), más de 20,000 casas prefabricadas amuebladas por las que FEMA pagó $800 millones, están estacionadas por allá y por acá (10,000 sólo en Arkansas), dañándose por la lluvia y los temporales. Gasto excesivo en los alojamientos temporales cuando debería haberse negociado un precio menor, derroche en la compra de casas prefabricadas que más de seis meses después de Katrina aún siguen sin usarse porque a nadie se le ocurrió revisar los requerimientos necesarios tanto de FEMA como de los municipios para poder instalarlas (agua, electricidad, gas), y lo peor, sin que nadie de FEMA haya dicho en definitiva, lo qué se hará con estas viviendas que si no son utilizadas para las víctimas de Katrina, bien podrían usarse en otras zonas para los "sin casa".
Edición de esta semana
CENTRO DE AYUDA A VICTIMAS LATINAS DE VIOLENCIA Y CRÍMENES
Por Michel Leidermann
EL LATINO visitó las oficinas del Centro de Asistencia a Latinos Victimas de Crimen en North Little Rock para conocer detalles sobre esta nueva organización que está ayudando a las victimas latinas (sin importar su condición migratoria) que han sido víctimas de crímenes y hablan poco inglés para ofrecerles ayuda con los tramites policiales/judiciales, apoyo emocional y desarrollar en la victima la confianza y la seguridad en sí misma para prevenir nuevos siniestros.   / ver más /
Michel Leidermann
comentario
par Michel Leidermann
La evidencia está a la vista: la Organización Trump, como decenas de otras empresas también habría contratado inmigrantes indocumentados, copiando de este modo una fórmula bastante conocida de beneficio económico al hacer uso de mano de obra sin documentos y, por ende, mal pagada y sin beneficios de salud. Unos necesitan de otros, cierto, pero la balanza siempre se inclina en favor de quien contrata.   / ver más /