¿Qué lo motiva para ir a trabajar aún en días difíciles?

Sergio González, mexicano, carnicero, Little Rock

A mí lo que me motiva a levantarme e irme a trabajar, aún en los días en que no quiero trabajar, es mi familia, ya que mis hijos y mi esposa no están aquí, y siempre tengo muy, pero muy presente que quiero que ellos estén bien y que no les falte nada. Ellos se encuentran en Allende, Nuevo León. Tengo un año viviendo y trabajando aquí, y durante ese tiempo no los he visto. En el corto plazo, lo que me motiva es salir de todas las deudas que tengo allá en mi tierra. Después de eso, también quiero comprar un carro. Luego, en un año o dos más, mi deseo es regresar a mi tierra, y por supuesto que eso también me motiva mucho.

Leobardo Chávez, mexicano, chofer, Rogers

Mi motivación de largo plazo es siempre tratar de proveerles un mejor nivel de vida a mis hijos y mi esposa. O sea, dar bienestar a mi familia. Por supuesto que también, en el corto y mediano plazo, me motiva adquirir un mejor carro y una mejor casa, ya que esas cosas contribuyen a proporcionar una mejor vida a mi familia. Y también continuar trabajando de manera estable para poder contar con el suficiente capital para seguir dando con regularidad los pagos de todos los servicios y deudas de crédito que he contraído.

 

Maricruz Acosta, mexicana, predicadora, Little Rock

Para seguir adelante, a mí me motivan mucho las enseñanzas que me da la Biblia. Por supuesto que también me motiva muchísimo el bienestar de mis hijos. Y para esto, creo que Jehová nos enseña cómo poder ser felices en este sistema de cosas un tanto difícil. Mire, yo salgo a predicar la palabra de Dios, yendo de casa en casa y tocando de puerta en puerta, y eso es algo que también me motiva mucho. Así pues, se podría decir que las dos cosas que más me motivan, aún en los días más difíciles, son: el bienestar de mi familia, y predicar la palabra de Dios como nos lo dicta la Biblia.

Mary Andrews, estadounidense, maestra, Little Rock

A mí lo que más me motiva es servir al prójimo. O sea, tratar de hacer a alguien feliz, o bien, tratar de hacer algo bueno para ayudar a alguien. Servir a los demás es para lo que nacimos. Y por otro lado, mi otra motivación, aún en los días más difíciles, es algo que se puede leer en la Biblia: ‘Si no trabajas, no comes’. Así pues, me voy a trabajar para poder alimentar a mi familia y poder solventar todos los costos relacionados a mi hogar. En el corto y mediano plazo lo que más me motiva es seguir trabajando para adquirir todos los beneficios o prestaciones de mi jubilación. Me faltan 8 años, ya que me pienso jubilar a los 60 años de edad.

Rosa Aquino, guatemalteca, aseo de hoteles, Little Rock

Lo que más me motiva es el bienestar de mis cinco hijos y mi esposo. Siempre, desde que nacieron mis hijos, ellos han sido mi mayor motivación en la vida. El hecho de estar aquí en este país es precisamente para que ellos tuvieran un mejor futuro. O sea, lo hice para que ellos tengan mejores oportunidades, ya que yo no las tuve allá en mi país. Por supuesto que uno siempre quiere lo mejor para sus hijos, y pues aquí estamos, luchando todos los días para que así sea. A corto plazo, mi motivación es regresar a Miami Beach, Florida, donde vivía antes de venirme para acá. Allá hay más dinero y los sueldos son mejores. Mi meta es regresar allá con el suficiente capital para comprarme una casita y establecerme de manera definitiva.

Edición de esta semana
DEBATE BILINGÜE ENTRE CANDIDATOS A ALCALDE DE LITTLE ROCK 
Un debate en el que participaron candidatos a la alcaldía de Little Rock, fue organizado por Rolando Ochoa de la cadena de televisión Univisión-Little Rock, Cesar Ortega pastor de la organización de servicio comunitario basado en la fe cristiana City Connections, y Michel Leidermann, director del periódico en español El Latino. El debate se realizó a las 7 PM del lunes 29 en la iglesia South City ubicada en la Baseline Rd con la I-30 en el Southwest de la ciudad.   / ver más /
El Obispo Anthony Taylor de la Diócesis de Little Rock, publicó una segunda carta el martes, 23 de octubre, actualizando información sobre la actual crisis de abuso sexual por clérigos y la ayuda para las víctimas.   / ver más /
Michel Leidermann
comentario
par Michel Leidermann
Cuando los jóvenes de la antigua Atenas alcanzaban la edad de 17 años, se marcaba un momento en el que pasaban de ser jóvenes a ser considerados hombres responsables para la toma de decisiones sobre la ciudad. De ahí en adelante se les permitía el ingreso a las filas militares para luchar en la guerra.    / ver más /