La batalla del Cinco de Mayo de 1862
7195A.jpg

En los EEUU, la “Batalla de Puebla (1862)” se conoce simplemente, como el “Cinco de Mayo” y desafortunadamente, muchas personas la confunden erróneamente con la Independencia Mexicana, la cual fue el 16 de septiembre de 1810, con una diferencia de 50 años más tarde.

La ciudad de Puebla era un sitio estratégico, rodeada por fuertes ubicados en la cima de los cerros que dominan la ciudad. Ahí, el general Ignacio Zaragoza Seguín, mexicano nacido en Texas cuando ésta aún era provincia mexicana, al mando de unos 4500 hombres mal armados, derrotó de manera contundente a un ejército francés de 8000 soldados bien entrenados y bien armados.

La familiaridad de los soldados con el terreno hizo la diferencia. La irregularidad del terreno dificultaba el avance de los franceses, y gran parte de sus tropas se desbandaron cuando los habitantes de la ciudad organizaron una estampida de ganado para ayudar a los defensores. Para terminar de sellar la suerte de los franceses, se desató una tormenta, y el lodo impedía cualquier intento de avance de parte de los franceses, que terminaron tocando retirada y retrocedieron hasta Orizaba.

Zaragoza ganó la batalla que duró cuatro horas, pero no la guerra. Cinco meses después, en septiembre, Zaragoza, que acostumbraba elevar la moral de sus tropas visitando a los heridos y enfermos, cayó enfermo de fiebre tifoidea, muriendo el 11 de septiembre de 1862. Las tropas francesas, reforzadas con 30,000 soldados franceses, derrotaron a las fuerzas mexicanas y para 1864 ya ocupaban la Ciudad de México.

El presidente Benito Juárez continuó al frente del gobierno en el exilio y reorganizó las tropas mexicanas, que acabarían con los sueños franceses y con Maximiliano en 1867.

Aunque el ejército mexicano fue, eventualmente, derrotado, la “Batalla de Puebla” representa un símbolo de unidad mexicana y de patriotismo. Con esta victoria, México demostró al mundo que este país, y toda Latinoamérica, querían defenderse de cualquier intervención extranjera.

Edición de esta semana
MUERE GEORGE BUSH PADRE, EL PRESIDENTE QUE SELLÓ EL FIN DE LA GUERRA FRÍA
George Herbert Walker Bush murió el viernes 30 a la edad de 94 años. Hubo temores de que después de que su esposa, Barbara, muriera en abril, Bush también podría morir. Fue ingresado en el hospital con una infección de la sangre el 23 de abril, un día después del funeral de la exprimera dama, y permaneció allí durante 13 días.   / ver más /
Michel Leidermann
comentario
par Michel Leidermann
Donald Trump hizo campaña para los candidatos republicanos en las elecciones intermedias de noviembre con un solo logro legislativo importante: un gran recorte de impuestos para las corporaciones y los ricos.    / ver más /