Contrapuntos
Por Michel Leidermann

¿Ética?

Los Estados Unidos, hasta hace poco, lograron mantener un fuerte núcleo moral en su reconocimiento del bien y del mal. Nuestras entidades políticas representaban una amplia gama de ocupaciones e intereses: agricultores, terratenientes, banqueros, médicos, abogados, hombres de negocios de todo tipo. Y como grupo, compartían un mutuo respeto por la verdad, el honor y el estilo americano de conducta.

Hoy en día la mayoría de nuestros políticos son abogados de oficio y por formación. A los abogados se les enseña que la ley es y puede ser la única constante. Desviaciones de la ley no pueden ser y no son toleradas por una razón muy válida. Sin embargo, dado que la mayoría de nuestros líderes políticos son abogados, hemos entrado en un ambiente donde la ética moral tiene poco o ningún peso. La cuestión se ha alejado de “¿Es correcto o es equivocado?” a “¿Es legal o es ilegal?”

Sin duda somos una nación de leyes y eso es bueno. Pero yo afirmo que la Estatua de la Libertad sostiene una balanza que está destinada a mantener el equilibrio entre el derecho y la justicia.

Y sin embargo cuando decimos que somos una nación de leyes, no somos un ejemplo en el respeto a las leyes. Los EE.UU. tienen la mayor proporción de encarcelados en relación a la población total. Millones de multas de todo tipo se pagan a diario por violar la ley. Y son incontables los millones que logran engañar al IRS o acelerar por encima de los límites de velocidad. ¿Leyes? Si, pero para los demás, no para mi.

Entonces, ¿hay alguna solución? Creo que la hay.

La era del político profesional debe llegar a su fin, el de aquel que se perpetúa en su cargo. Tenemos que restablecer la diversidad de nuestra representación. Se ha discutido establecer límites a los mandatos legislativos. Creo que puede ser una solución, pero sería muy difícil aprobarlos. Los titulares los resistirían con uñas y dientes. Argumentarían que disminuiría su eficiencia. Pero a largo plazo nos traería más diversidad representativa y sobre todo, legisladores jóvenes más al tanto de la realidad del mundo actual.

 

Reevaluemos el valor del fútbol universitario

Antes de que la Universidad de Arkansas contrate el reemplazo definitivo del entrenador Bobby Petrino, es el momento de evaluar el papel del fútbol en el mundo académico.

Si el fútbol es parte del departamento de atletismo de la universidad, entonces es el momento de hacer una distinción entre el fútbol como un deporte y una parte de los planes de estudio, o como un lugar de entrenamiento para los futuros jugadores profesionales.

Si el fútbol en la universidad es un campo para la formación de profesionales, entonces que sean los profesionales los que administren la actividad y paguen por ello.

Si es parte del programa de atletismo de la universidad, los entrenadores y el personal deben ser pagados en consonancia con los académicos y jefes de departamento.

Si un entrenador, como miembro del departamento de deportes, tiene un valor de $3 millones anuales, ¿cuánto más valen los jefes de los departamentos de ciencia, ingeniería y educación, etc,?

El valor de una universidad no debe medirse por su equipo de fútbol, __sino más bien por los egresados __que contribuyen mayormente al bien de la humanidad.

Entonces, ¿Cuál es la validez del éxito de los graduados que se convierten en atletas profesionales en comparación con aquellos que se convierten en buenos maestros, ingenieros, científicos, etc.?

 

Edición de esta semana
CENTRO DE AYUDA A VICTIMAS LATINAS DE VIOLENCIA Y CRÍMENES
Por Michel Leidermann
EL LATINO visitó las oficinas del Centro de Asistencia a Latinos Victimas de Crimen en North Little Rock para conocer detalles sobre esta nueva organización que está ayudando a las victimas latinas (sin importar su condición migratoria) que han sido víctimas de crímenes y hablan poco inglés para ofrecerles ayuda con los tramites policiales/judiciales, apoyo emocional y desarrollar en la victima la confianza y la seguridad en sí misma para prevenir nuevos siniestros.   / ver más /
Michel Leidermann
comentario
par Michel Leidermann
La evidencia está a la vista: la Organización Trump, como decenas de otras empresas también habría contratado inmigrantes indocumentados, copiando de este modo una fórmula bastante conocida de beneficio económico al hacer uso de mano de obra sin documentos y, por ende, mal pagada y sin beneficios de salud. Unos necesitan de otros, cierto, pero la balanza siempre se inclina en favor de quien contrata.   / ver más /