Otorgan 20 becas a estudiantes del noroeste de Arkansas
7260A.jpg

La Organización de Mujeres Hispanas de Arkansas (HWOA) anunció a los veinte estudiantes latinos seleccionados para recibir becas de HWOA este año 2012. Quince estudiantes recibirán becas de $500 cada uno y cinco estudiantes recibirán becas de $1,000.

Los estudiantes premiados residen en las ciudades de Bentonville, DeQueen, Green Forest, Farmington, Fayetteville, Rogers, Siloam Springs, Springdale, Van Buren y Waldron y son Albero Eric Arroyo, Cyndi Brigett Beltran, Betzy Boche, Mayra Carolina Cortes, Adriana Belen Delpilar, Carina Escalante, Jamie Garcia, Sara Rebeca Guillen, Liobardo Ibarra Jr., Jesus Alberto Magaña, Humberto Marquez, Alix Montoya, Raul Najera-Bahena, Juan Elias Osorio, Jessica Ramirez, Jessica Rodriguez, Elvira Vianey Rodriguez, Manuel Enrique Tejada, Iverlin Deyanira Trejo-Moreno, y Gloria Estela Trinidad.

Todos los becados se distinguen por sus logros académicos, liderazgo y servicio a la comunidad. Las becas fueron presentadas el 5 de Mayo durante el festival del Cinco de Mayo en el Jones Center de Springdale.

Los fondos para las becas son recaudados en el festival del 5 de Mayo y el apoyo de patrocinadores como Wal-Mart Foundation, Endevor Foundation, Walton Family Foundation, Cox Communications, Tyson Foods, Arkansas National Guard, La Prensa Libre, ¡Hola Arkansas!, La Mas Mexicana 1140AM, Estero Rumba 1390AM, y Univisión, además de las donaciones de negocios locales y la participación de artistas y los muchos voluntarios quienes donan su tiempo y talento para el exito del festival.

La misión de HWOA es avanzar las oportunidades de educación para las mujeres latinas y sus familias, celebrar y enseñar a otros acerca de nuestras culturas latinas y ser parte activa dentro de la comunidad.

HWOA es una organización sin fines de lucro fundada en 1999 y está afiliada al Consejo Nacional de La Raza (NCLR)

Edición de esta semana
JOVEN CHIHUAHUENSE LUCHA CONTRA SU CANCER EN LITTLE ROCK
Por Michel Leidermann
Al encontrarnos en tierra desconocida, cierto sentimiento de orfandad se profundiza haciéndonos tal vez más irascibles y rebeldes ante el nuevo país que escogimos como destino. De ahí que, con relativa frecuencia, establezcamos interminables comparaciones en las que, por supuesto, nuestro propio país tiene todas las de ganar… Nuestros modos entonces, de pronto, se convierten en los mejores, apareciendo con ello las ganas de imponerlos, de, por ejemplo, acostumbrar a nuestros vecinos a nuestras costumbres, olvidando que al cambiar de territorio o de continente dos verbos debemos conjugar, aun en la aparente contradicción que ambos términos –puestos uno al lado del otro-  pueden prefigurar: aprender y desaprender.   / ver más /
Michel Leidermann
comentario
par Michel Leidermann
Al encontrarnos en tierra desconocida, cierto sentimiento de orfandad se profundiza haciéndonos tal vez más irascibles y rebeldes ante el nuevo país que escogimos como destino. De ahí que, con relativa frecuencia, establezcamos interminables comparaciones en las que, por supuesto, nuestro propio país tiene todas las de ganar… Nuestros modos entonces, de pronto, se convierten en los mejores, apareciendo con ello las ganas de imponerlos, de, por ejemplo, acostumbrar a nuestros vecinos a nuestras costumbres, olvidando que al cambiar de territorio o de continente dos verbos debemos conjugar, aun en la aparente contradicción que ambos términos –puestos uno al lado del otro-  pueden prefigurar: aprender y desaprender.   / ver más /