Nuevos sacerdotes latinos de Arkansas cuentan sobre su vocación y su fé
7316A.jpg

En una emotiva misa de ordenación sacerdotal realizada el pasado día sábado 26 de mayo en la iglesia católica Cristo Rey en West Little Rock, tres seminaristas latinos fueron oficialmente ordenados como nuevos sacerdotes.

He aquí un poco sobre sus historias individuales:

• El padre Mauricio Carrasco, de la Iglesia San Rafael de Springdale, indicó:

 

“Mi vocación sacerdotal fue impulsada por un recorrido y trabajo para lograr una meta. De pequeño, mi meta era llegar a jugar en la NBA, la Liga Profesional de Basquetbol, donde me convertiría en el siguiente Michael Jordan. Más tarde , ya adolescente, la meta era convertirme en sacerdote, para llegar a ser alguien como la Madre Teresa. De joven adulto, la meta era ser un destacado ingeniero, proveer por una familia.

Es interesante que desde muy temprano la idea de lograr un objetivo no era suficiente para mí, sino que además quería ser alguien que ayudara a la gente. Mi vocación estaba impulsada por la necesidad de amar y ser amado.

Hoy en día me hallo todavía viajando, recorriendo, y muy enamorado de mi profesión sacerdotal. Como seminarista, tuve la oportunidad de atender las necesidades de trabajadores agrícolas migrantes, de impartir clases de catequismo, de participar en retiros espiritual de jóvenes, de visitar gente en el hospital, etc. En todas estas actividades existe un sentimiento de que estoy amando y se me está amando.

Hay un sentimiento de estar en casa y en paz. Durante mis días de seminarista, con frecuencia soñaba despierto y me veía a mí mismo diciendo misa, de estar en el confesionario, de estar predicando o dando un sermón, etc. Entre más se acercaba mi ordenación sacerdotal y me involucraba más y más en un mayor número de ministerios o servicios, el sacerdocio se estaba volviendo, para mí, en menos un concepto abstracto y más en una realidad concreta.

Desde entonces, mi trayecto hacia el sacerdocio se convirtió en algo más sagrado, ya que a menudo me sentía como que estaba en mi propia casa; así pues, me comenzó a proporcionar un sentimiento de paz y comencé a sentir cada día más el amor hacia mi iglesia y mi profesión.

• A su vez, el padre Alejandro Puello, de Paragould y de la Iglesia Santa María, señaló:

 

“Yo soy originario de Santo Domingo, República Dominicana. Antes de venir a Arkansas, yo no tenía una relación con Dios. Yo ni siquiera podía ver lo que faltaba en mi vida hasta que fui confrontado con ello. A veces no sabemos que nos falta algo hasta que lo encontramos, y cuando así es, nos sentimos sorprendidos.

Yo fui sorprendido con la alegría, el júbilo que sólo se puede encontrar en Dios. Por primera vez en mi vida llegué a reconocer que no había nadie más comprometido e interesado en mi bienestar y en mi plena realización que Dios. Es en la intimidad de la oración que le permitimos a Dios abrir nuestros ojos para

poder verlo en lo ordinario, en lo simple, en lo complicado, en lo extraño, y en las dificultades.

Cuando oímos que Él nos llama, ya sea al sacerdocio o al matrimonio, podemos confiar en que Él nos está llamando hacia ahí porque Él nos conoce mejor de lo que nosotros nos conocemos, y Él nos está apuntando hacia el camino que Él sabe que nos permitirá amar más fervientemente.

Yo encontré que, en mi camino hacia el sacerdocio, el Señor me ha permitido amar de maneras en las que nunca había pensado. Él también me ha permitido amar a gentes que, antes, no hubiera podido amar, y me ha permitido trabajar con, y apoyar a, aquellos con los que antes no hubiese podido trabajar o apoyar.

Cuando seguimos la voluntad que Dios tiene reservada para nosotros, abrimos los ojos a un nuevo mundo de posibilidades. Yo lo invito a preguntarle a Dios qué a donde lo está llamando a ir, y qué lo está llamando a ser, para que usted pueda descubrir cómo Cristo hace que todo sea nuevo”.

• Por su parte, el sacerdote Juan Manjarrez, de la Iglesia de la Inmaculada Concepción de Fort Smith dijo:

“Yo fui nacido y criado en Guanajuato, México, hasta la edad de 11 años, cuando mi familia se mudó a Arkansas. Fue acá que mi llamado al sacerdocio se hizo más fuerte, y donde finalmente decidí responder a ese llamado.

Fue durante mis años en la high school (preparatoria) cuando realmente empecé a pensar en el sacerdocio, y donde finalmente hice mi decisión de ingresar al seminario. Mi trayectoria hacia el sacerdocio ha estado llena de grandes alegría y experiencias maravillosas.

Yo maduré mucho durante todos esos años de mi formación sacerdotal. He conocido a tantos amigos maravillosos que me han enseñado cómo amar verdaderamente. Por otra parte, ha sido Dios quien me ha conducido durante todas las ocasiones maravillosas y los momentos difíciles que he tenido a lo largo de mi formación.

Mi ordenación al diaconado fue una de las cosas más extraordinarias que he experimentado en mi vida. El verano del año pasado, mientras servía a la gente, me quedé atónito de ver, tanto lo generosa que es la gente, como la irresistible gracia de Dios en responder también de manera generosa.

Estoy más que agradecido con Dios por haberme ayudado a hacer la decisión de seguirlo a Él hacia el sacerdocio. Yo quisiera aprovechar esta ocasión para alentar a todos a preguntarle francamente a Dios, en rezos, para que Él le muestre a cada persona cuál es la vocación de su vida, y también para pedirle a Él que le conceda la gracia de responder generosamente”.

 

Edición de esta semana
JORGE AGUIRRE GARCÍA: ALUMNO SOBRESALIENTE DEL 8º GRADO DE LA CLOVERDALE CHARTER SCHOOL EN LITTLE ROCK
Por Michel Leidermann
Jorge Aguirre García, de 14 años y alumno del 8º grado en la Cloverdale Aerospace Technology Conversion Charter Middle School en Little Rock, ganó la Distinción Nacional por su trabajo académico en Matemáticas completando MATH 180 II que es un sistema integral de instrucción, evaluación y desarrollo diseñado para equipar a los estudiantes con el conocimiento, el razonamiento y la confianza para prosperar en álgebra. Fue uno de tres jóvenes en la nación votados para este honor.   / ver más /
El sábado 9 a las 7 PM, agentes policiales fueron enviados al #8706 Stanton Road casi esquina con Baseline Rd por una denuncia de asalto. A su llegada, los oficiales se pusieron en contacto con José Ibarra, quien informó que había sido apuñalado por Carlos Umberto Ramos de 36 años. Ibarra sufría de una herida de arma blanca en el pecho. Los oficiales también localizaron una segunda víctima, Evedencio Ramón Ordóñez, de 33 años, con una aparente herida de arma blanca en el pecho quien fue transportado a UAMS donde murió más tarde como resultado de sus heridas.   / ver más /
Michel Leidermann
comentario
par Michel Leidermann
Trump está tratando de hacer que EE.UU. vuelva a ser blanco y los demócratas tienen demasiado miedo de denunciarlo tal cual. El ritmo agresivo de deportaciones de inmigrantes, la eliminación del programa DACA y las propuestas antiinmigrantes contra ciertos grupos, tendrán el innegable efecto de retardar la rápida diversificación racial de la población.   / ver más /