Duplican pagos mínimos mensuales de tarjetas de crédito
742A.jpg
Si durante las Navidades compró espléndidamente a crédito, asumiendo que no iba a tener que afrontar la deuda pronto, no se asuste cuando en la próxima factura le toque pagar más de lo que esperaba.
Forzadas por reguladores federales, que sostienen que los consumidores en Estados Unidos pagan sus deudas con demasiado atraso, las compañías emisoras de tarjetas de crédito comenzaron a subir desde el 1ro de enero el monto mínimo de pago obligatorio en los estados de cuenta de sus usuarios.
Los nuevos montos se duplicarán para millones de suscriptores de tarjetas de crédito, pues a partir de ahora el desembolso mínimo cubrirá los cargos y costos financieros, así como el 1 % del balance adeudado. Anteriormente, los abonos mensuales básicos ni siquiera incluían el interés gravado, por lo que la deuda continuaba inflándose bruscamente.
La deuda de los consumidores en el país, sin incluir sus compromisos hipotecarios, asciende a más de $2,000 millones, según la Reserva Federal.
Las nuevas regulaciones bancarias buscan acelerar los pagos mensuales de los préstamos en tarjetas, con el fin de proteger el endémico endeudamiento de los compradores. Pero los consumidores recibirán el golpe sin anestesia.
Para una persona con un balance de $10,000 en una tarjeta, el pago mínimo mensual podría dispararse a $400, de $200 en diciembre. El aumento --aprobado en el 2003 por el Departamento del Tesoro, entre otras entidades de banca gubernamental-- será más agudo mientras más cuantiosa sea la deuda y mayor número de tarjetas se tenga.
La situación de los consumidores para absorber la nueva carga financiera no podía ser peor: las tasas de interés continúan en una tendencia alcista, y cambios recientes en la legislación de bancarrotas han tornado mucho más complicada la declaración individual de quiebra.
Como se trata de una regulación federal, los portadores de las tarjetas no tendrán la opción de clausurar una tarjeta de crédito si están en desacuerdo con la nueva estipulación.
Grupos que defienden a los consumidores argumentan que pese a que la regulación proveerá, a largo plazo, una forma más realista de administrar la deuda en tarjetas, los bancos y otras firmas emisoras de los plásticos no notificaron a sus suscriptores con suficiente antelación para eliminar deuda no asegurada.
Antes de las regulaciones, muchos bancos sólo requerían que se pagara mensualmente un 2 % del balance pendiente. Si una persona debía $5,000 a un 18 % de interés, por ejemplo, le tomaría 32 años liquidar su deuda.
Cerca del 76 % de las familias estadounidenses poseía una tarjeta de crédito en el 2001, según los datos más recientes de la Reserva Federal. Por otra parte, 45 % de los estadounidenses pagan solamente el mínimo obligatorio o simplemente no pagan nada.
En meses recientes, los bancos también han aprovechado para subir los intereses punitivos de las tarjetas, por pagos retardados o sobregiros, así como por avances de retiro en efectivo. Algunas multas oscilan entre $35 y $40 por cada caso.
Los consumidores deben contactar a los emisores de sus tarjetas para determinar sus nuevos términos, pues los bancos y las instituciones financieras están adoptando una variedad de fórmulas para respetar las directrices federales, afirman expertos.
Lo esencial, es que cuando reciban sus estados de cuenta, contacten a la entidad emisora antes de que se venza el plazo de pago para tratar de negociar un abono. De lo contrario, el estado moroso les subirá su tasa de interés y terminarán pagando mucho más.
Edición de esta semana
CENTRO DE AYUDA A VICTIMAS LATINAS DE VIOLENCIA Y CRÍMENES
Por Michel Leidermann
EL LATINO visitó las oficinas del Centro de Asistencia a Latinos Victimas de Crimen en North Little Rock para conocer detalles sobre esta nueva organización que está ayudando a las victimas latinas (sin importar su condición migratoria) que han sido víctimas de crímenes y hablan poco inglés para ofrecerles ayuda con los tramites policiales/judiciales, apoyo emocional y desarrollar en la victima la confianza y la seguridad en sí misma para prevenir nuevos siniestros.   / ver más /
Michel Leidermann
comentario
par Michel Leidermann
La evidencia está a la vista: la Organización Trump, como decenas de otras empresas también habría contratado inmigrantes indocumentados, copiando de este modo una fórmula bastante conocida de beneficio económico al hacer uso de mano de obra sin documentos y, por ende, mal pagada y sin beneficios de salud. Unos necesitan de otros, cierto, pero la balanza siempre se inclina en favor de quien contrata.   / ver más /