FIFA aprueba el uso de la tecnología en la línea de gol
7421A.jpg

La FIFA dio el jueves 5 un paso decisivo en la modernización del fútbol al aprobar por unanimidad en la sede de la FIFA en Zúrich (Suiza), el uso de la tecnología en la línea de gol, una medida que puede acabar con una de las jugadas más polémicas de los partidos: el llamado gol “fantasma”.

Tras nueve meses de pruebas, que comenzaron en agosto de 2011, la International Football Association Board (IFAB) ha acordado, también por unanimidad, recurrir a la tecnología de las empresas ‘GoalRef’ (un chip alojado en la pelota) y ‘Hawk-Eye’ (cámara ojo de halcón), un sistema que cuesta hasta 250,000 dólares por estadio.

Esta aprobación queda pendiente de una prueba final de instalación en cada estadio antes de que los sistemas puedan ser utilizados en partidos ‘reales’ de fútbol, según la FIFA.

La IFAB explica que esta tecnología se usará sólo para la línea de gol y no en otras áreas del terreno de juego.

La nueva tecnología empezará a utilizarse en el Mundial de Clubes de Tokio, así como en la Copa de las Confederaciones de Brasil de 2013 y en la Copa del Mundo de Brasil de 2014.

Asimismo, la IFAB ha aprobado, también por unanimidad, la figura de los ‘árbitros asistentes adicionales’, tras dos años de pruebas en la Liga de Campeones, la Liga Europea y la Eurocopa 2012, así como en competiciones en Brasil, Francia, Marruecos y Catar.

La IFAB está integrada por las cuatro federaciones británicas (Inglaterra, Escocia, Irlanda y Gales), que tienen un voto cada una, y la FIFA, que posee cuatro votos en nombre de todas las asociaciones afiliadas.

El presidente de la FIFA, Joseph Blatter, que en principio era reacio a la aplicación de la tecnología en la línea de gol, cambió de parecer en la Copa Confederaciones de Sudáfrica 2009 y en el sucesivo Mundial.

En la final de la Copa Confederaciones de 2009 entre Brasil y Estados Unidos, un remate de cabeza de Kaká pudo entrar en la portería de Howard, pero éste sacó la pelota, que dio en el larguero, antes de que la atrapara definitivamente. El gol hubiera supuesto el empate a dos. La polémica se atenuó porque Brasil ganó 3-2.

Este “gol fantasma” tuvo una sucesión en el choque de octavos del Mundial de Sudáfrica entre Inglaterra y Alemania. Con el 2-1 en el marcador, al final del primer tiempo, un remate de Frank Lampard dio en el larguero y botó claramente dentro de la portería alemana. Los ingleses se lanzaron a celebrar la igualada, pero el árbitro no concedió el tanto.

La fortuna le devolvió el favor a Inglaterra en la reciente Eurocopa, en el duelo con Ucrania de la fase de grupos. Corría el minuto 62 del partido, remató Marko Devic y la hinchada amarilla se disponía a gritar el empate de Ucrania cuando John Terry sacó el balón, que había rebasado por completo la línea de gol. El gol no cambió el marcador y a Inglaterra le valió el tanto que había marcado antes Wayne Rooney.

El planteamiento de la FIFA para empezar a utilizar la tecnología y evitar posibles goles “fantasma” es que el sistema cumpla los principios de certeza al 100% y de inmediatez, con comunicación interna para los árbitros.

Las ligas u organizadores de competencias no están obligados a utilizar la tecnología o los cinco árbitros. Ambas son alternativas que pueden elegir, y tendrían que pagar.

La MLS estadounidense también ha dicho que quiere utilizar la tecnología.

Edición de esta semana
¡SUBIERON BANDERA EN OAKLAWN!
Ubicado en el Parque Nacional de Hot Springs, el Oaklawn Racing & Gaming (# 2705 Central Ave. Hot Springs.1-800-OAKLAWN) es uno de los mejores hipódromos en el país desde 1904, y hogar del afamado Arkansas Derby con un premio de $1 millón al ganador. Hoy en día, Oaklawn también ofrece una gran cantidad de diversión y conciertos y máquinas de juegos de azar, día y noche durante todo el año.   / ver más /
¡Nueva sección!   / ver más /
Michel Leidermann
comentario
par Michel Leidermann
El Partido Republicano (GOP) está en problemas más profundos de lo que sugiere la pérdida de un escaño en el Senado en la elección en Alabama. La fuente de ese problema se remonta al 19 de julio de 2016, cuando el GOP aceptó a Donald Trump como candidato a presidente.   / ver más /