¿Quienes somos?

¿Quienes somos?

Si juntamos un grupo de latinos y tratamos de identificarlos como un conjunto homogéneo, fracasaremos, pues nos encontraremos con una ensalada de culturas, razas y nacionalidades.

El Pew Hispanic Center publicó un estudio que confirma que la mayoría de los latinos no se quieren llamar a sí mismos hispanos o latinos. Aproximadamente 51% de los latinos en EEUU prefiere identificarse según el país de origen de su familia - mexicanos, cubanos, dominicanos, puertorriqueños, etc.- en lugar de recurrir a términos pan-étnicos.

Sólo 24% de los encuestados dijeron que emplean más frecuentemente la designación “hispano” o “latino”. Además, apenas 21% dijeron que prefieren describirse como “americanos” (lo que causa pánico entre los conservadores de extrema derecha en este país). Esto no significa, sin embargo, que no deseemos ser estadounidenses, ni que queramos crear una nación separada dentro de ésta. Amamos a este país, y nos integramos muy rápidamente. Un 79% de los encuestados dijeron que “si tuvieran que hacerlo de nuevo”, igual vendrían a Estados Unidos.

En mayor grado que algunos otros grupos de inmigrantes que llegaron antes que nosotros, los latinos hemos logrado mantener muchas de las costumbres y tradiciones culturales, incluyendo nuestra comida, música y días de fiesta. La característica primaria que nos une, por encima de todo, es el idioma español (castellano para ser correcto pues era el idioma que se hablaba en los reinos de Castilla y León). El 95% de los latinos entrevistados por Pew creen que es importante que las generaciones futuras sigan hablando español (aunque 87% también cree que para tener éxito, los inmigrantes deben aprender inglés).

El término “hispano” quizá haya sido útil en su origen, pero ha dejado de serlo. El gobierno estadounidense puso en práctica este término general en la década de los 70, como reacción al incremento de inmigrantes latinoamericanos después de la Segunda Guerra Mundial y que hablaban “español”, la lengua principal de España (que se llamaba Hispania en la época romana).

La verdad es que somos muy difíciles de clasificar; venimos de muchos países y por razones muy distintas.

Mexicanos y centroamericanos están preocupados por la cuestión migratoria y suelen votar por el Partido Demócrata. No es el caso de los cubanos, que votan Republicano y que llevan más de cinco décadas dedicados a acabar con el régimen de los Castro.

Y aunque todos compartimos el español a veces ni siquiera nos ponemos de acuerdo en cómo llamar las cosas más sencillas. Es delicioso -e imposible de entender para los que aprenden español- que un autobús sea “guagua” para los cubanos y que “guagua” sea un bebé para los chilenos.

Además somos de todas las razas. En el Caribe, Colombia y Venezuela hay una enorme influencia negra. Hay presencia indígena en prácticamente todos los países del continente. Decir “hispano” debería ser específico para aquellos que llevan algo de sangre española. Y en toda Latino América hay inmigrantes alemanes, italianos, ingleses, yugoslavos, japoneses, etc., todos sin una gota de sangre hispana.

Resumidamente somos muchos los que estamos acá -quizá muchos más de los 50 millones que dice el Censo, porque los indocumentados no suelen contestar cuestionarios y porque muchos habitantes de este país no se quisieron identificar como “hispano” o “latino”- pero todavía no tenemos un nombre que nos guste y que todos aceptemos.

El futuro tiene muchos nombres. Para los débiles es lo inalcanzable. Para los temerosos, lo desconocido. Para los valientes es la oportunidad. (Victor Hugo)

Edición de esta semana
CIRUGÍAS DEL CORAZÓN POR VÍA SUBCUTÁNEA
Nuevas técnicas han permitido las cirugías mínimamente invasivas y tiempos de recuperación mucho más cortos para cientos de pacientes que han sido sometidos al reemplazo de la válvula aortica del corazón por vía de un catéter (cirugía percutánea a través de la piel) en lugar de las mayores cirugías de corazón abierto.    / ver más /
El 15° Festival Literario de Arkansas 2018 incluye en su la lista de autores y presentadores a una variada gama de escritores.   / ver más /
Michel Leidermann
comentario
par Michel Leidermann
En todo EE.UU. los maestros se cansaron del tratamiento que sus gobiernos estatales dan a la educación y a los educadores.  Los gobernadores y las legislaturas republicanas están ahora promoviendo aumentar los impuestos para apaciguarlos. Los legisladores están tratando de encontrar maneras de mantenerlos en las aulas, sin darles un aumento.    / ver más /